Otra vez el Dr. Wickramasinghe encuentra vida extraterrestre en la Tierra

Dibujo20130920 SEM diatom frustule - 25 km stratosphere - Nitzschia species - journal cosmology

Imagina que encuentras en algún lugar de la Tierra una diatomea, un fósil de una diatomita, un alga unicelular que vivió en el fondo de los lagos de agua dulce hace más de 70 millones de años. Imagina que la identificas como una diatomita del género Nitzschia sp. ¿Afirmarás en un artículo científico que has encontrado vida extraterrestre en la Tierra? Nalin Chandra Wickramasinghe, astrofísico británico de origen cingalés, lo hace todos los años varias veces y logra copar las noticias “científicas” de ciertos medios. Sus artículos se publican en “revistas” científicas de dudosa credibilidad, como el Journal of Cosmology (una página web con ISSN). Wickramasinghe encuentra sus diatomeas en meteoritos, en polvo de la estratosfera obtenido mediante globos sondas y en otros lugares exóticos. Su argumento es sencillo. Si no sé cómo ha llegado la diatomea a ese lugar en los últimos 70 millones de años, en lugar de tratar de investigarlo, afirmo con rotundidad que su origen es extraterrestre, como no, una prueba indiscutible de la panspermia. Por supuesto, Wickramasinghe lleva reclamando el Premio Nobel por su descubrimiento de vida extraterrestre en la Tierra desde hace varios años. ¡Qué tontos los de la Academia Sueca que no se lo han concedido aún! Tiene 75 años y acabará falleciendo sin recibirlo, craso error de la Academia Sueca, el descubridor del origen de la vida en la Tierra fallecerá sin el reconocimiento que todos le debemos. Menos mal que José Manuel Nieves, “Científicos británicos creen haber encontrado vida extraterrestre en la atmósfera,” Ciencia, ABC.es, 20 Sep 2013, le reconoce todo el mérito que merece. No tengo nada en contra de Nieves, pero sus artículos pseudocientíficos en ABC.es rayan lo histriónico, seguro que apunta al Carnaval de Iker Jiménez. Me apena mucho que Nieves no sea el único (RT Actualidad, NTN24, Quo, Europa Press, Discover, etc.). Me apena también que algunos críticos sean menos duros de lo que deberían y siembren cierta sombra de duda donde no hay ninguna (Bad Astronomer).

Por cierto, si algún despistado quiere leer el artículo original, para echar una risas, debe saber que es de acceso gratuito (open access): Milton Wainwright, Christopher E. Rose, Alexander J. Baker, Briston, K.J, N. Chandra Wickramasinghe, “Isolation of a Diatom Frustule Fragment from the Lower Stratosphere (22-27 km). Evidence for a Cosmic Origin,” Journal of Cosmology 22: 10183-10188, 2013. Por supuesto, las carcajadas son mayores cuando uno ojea otras joyas de la producción científica de Wickramasinghe. ¡Qué lo disfrutéis!

Perdona, estimado lector, porque en esta entrada me hago eco de la pseudociencia, pero ya lo hice en “La polémica del falso meteorito contaminado con diatomeas que apoya la hipótesis de la panspermia,” 13 marzo 2013, y supongo que no será la última vez que Wickramasinghe aparecerá en este blog. Lo siento mucho.

PS (21 Sep 2013): Recomiendo leer a Luis Alfonso Gámez, “¿Microbios alienígenas en la atmósfera terrestre? Más bien no,” Magonia, 21 Sep 2013.

PS (24 Sep 2013): Sobre cómo pudo haber llegado una diatomea a la baja estratosfera (huracanes, volcanes, etc.) recomiendo leer Richard Gordon, “Critique of a claimed discovery of a diatom from outer space,” Kurzweil, Sep 21, 2013 (en español en Prueba y Error).

Descansen en paz Sergio Focardi (1932-2013) y su E-Cat

Dibujo1300626 COMSOL results for E-cat simulation

El 22 de junio de 2013 falleció Sergio Focardi, físico italiano de la Universidad de Bolonia que ha aparecido en este blog junto a su colega Andrea Rossi por ser autores del timo de E-Cat (Energy Catalyzer). Uno de los lectores de este blog ya nos comentó la hipótesis de la conspiración (no podía ser menos, pues sus seguidores no saben hacerle mejor homenaje). Su última aparición en este blog “El “timo de la margarita” y el catalizador de energía E-Cat HT2 de Rossi,” vino a colación por un artículo que “demostraba” que E-Cat funcionaba, mostrando datos que avalaban todo lo contrario. No fui el único que se dio cuenta, pero quizás fui de los pocos que se molestó en leerse dicho artículo. Ahora dos físicos suecos hacen lo mismo que yo hice: Göran Ericsson, Stephan Pomp, “Comments on the report “Indications of anomalous heat energy production in a reactor device containing hydrogen loaded nickel powder” [arXiv:1305.3913] by G.Levi, E.Foschi, T.Hartman, B.Höistad, R.Pettersson, L.Tegnér, H.Essén,” arXiv:1306.636426 Jun 2013. Recomiendo la lectura de este artículo como homenaje a Focardi (para que su memoria quede libre de la sombra de Rossi).

Lo que nos dice el encéfalo de Einstein sobre su gran inteligencia y creatividad

Dos fotografías laterales (izda. y dcha.) del encéfalo de Albert Einstein. Click  para ampliar. (C) National Museum of Health and Medicine in Silver Spring, Maryland.

La frenología es una pseudociencia cuyo objetivo es entender la mente, la personalidad y el comportamiento humanos gracias a la anatomía del cráneo y del encéfalo. Se ha publicado en la revista científica Brain un estudio sobre la anatomía del encéfalo de Albert Einstein basado en una serie de 14 fotografías recién descubiertas que Thomas Harvey tomó en 1955 antes de cortarlo en 240 rodajas. El objetivo de Dean Falk (Universidad Estatal de Florida en Tallahassee, EEUU) y sus colegas es frenológico, pues pretenden entender el origen de la gran inteligencia y creatividad de Einstein comparando su encéfalo con otros 85 publicados en la literatura científica. ¿Qué nos dice este encéfalo sobre la gran inteligencia y creatividad del gran genio del s. XX? Nada. Lo siento si pensabas que diría algo, pero nadie sabe qué relación pueden tener ciertos plieges y circunvoluciones con las asombrosas habilidades cognitivas de Einstein. Por ello, podemos concluir que este estudio pseudocientífico publicado en Brain solo ha servido para darle publicidad a dicha revista. El Editor Principal debe estar contento. El artículo técnico es de acceso gratuito, así que si quieres consultarlo, adelante: Dean Falk, Frederick E. Lepore, Adrianne Noe, “The cerebral cortex of Albert Einstein: a description and preliminary analysis of unpublished photographs,” Brain, First published online: November 16, 2012. Se han hecho eco de este estudio mucha gente, como Michael Balter, “Why Einstein Was a Genius,” Science NOW, 15 November 2012 (Findings, Science 338: 1015, 23 November 2012).

Sigue leyendo

La homeopatía y el centanario de la revista internacional impactada “Homeopathy”

Tengo amigos que se han suicidado homeopáticamente más de una vez. Tengo amigos que han ingerido una sobredosis de “medicamentos” homeopáticos sin sufrir efecto secundario alguno. Tengo amigos que han utilizado tabletas homeopáticas para evitar el jet lag sin éxito. Tengo amigos que son expertos titulados en homeopatía (lograron su certificado en tres minutos). Tengo amigos que ya han dicho tantas cosas sobre la homeopatía, que no sé qué más puedo decir yo. Bueno, firmé un manifiesto en contra del oscurantismo científico en la Universidad española. Y no, esta entrada no tiene por objeto explicar qué es la homeopatía

Pero también tengo un amigo que me ha recordado que la revista internacional Homeopathy de la Editorial Elsevier ha cumplido 100 años en 2011. Al principio no me lo creí, un siglo parece mucho tiempo. ¡Qué ignorante soy según mi amigo! Más aún cuando es una revista del ISI JCR con índice de impacto desde 2008 (1’041); en 2009 alcanzó 1’125, lo que la coloca en el segundo cuartil en el área Integrative & Complementary Medicine (17 revistas lideradas por Alternative Medicine Review con 3’515). Busqué la revista en ScienceDirect y me encontré con “100 years of Homeopathy,” Editorial, Homeopathy 100: 1-4, January-April 2011, y Anthony Campbell, “Social and historical: Reflections on 100 years of the journal,” Homeopathy 100: 5-8, January-April 2011. La revista ha publicado un número al año desde el número 1 en 1911 hasta el número 100 en 2011 (la cuenta no sale porque el volumen 45 se publicó durante dos años consecutivos 1955-1956). Ahora bien, en 1911 esta revista tenía otro nombre British Homoeopathic Journal. El nombre actual Homeopathy se cambió para el volumen de 2002 cuando la revista pasó a ser editada por Elsevier.

Me ha llamado la atención lo que dice Campbell sobre la evolución de la revista durante el siglo XX: “El énfasis de la revista no era científico, de hecho, antes de la Segunda Guerra Mundial el material clínico era anecdótico. Sólo en algunas ocasiones se discutió el tratamiento a los pacientes y siempre de forma cualitativa, nunca cuantitativa. (…) Los homeópatas han tardado en aceptar el reto de los ensayos aleatorios controlados con placebo (ECA). (…) Estas cosas empezaron a cambiar en 1977 con un artículo de R.H. Savage y P.F. Roe que presentaba un ensayo doble ciego del uso de la Arnica montana 30C  en accidentes cerebrovasculares. No se encontraron diferencias entre pacientes y controles. Repitieron el estudio el año siguiente, de nuevo con resultados negativos.” Me ha llamado la atención que hasta 1977 la revista “científica” más importante sobre homeopatía no publicara estudios científicos sobre homeopatía. Y más aún que los primeros artículos de corte científico en esta revista ofrecieron resultados negativos. Me ha llamado la atención que esto se destaque en un artículo que conmemora los 100 años de esta revista. Más aún cuando Campbell afirma que “hoy en día los ensayos aleatorios controlados con placebo (ECA) para medir la eficacia de la homeopatía en el tratamiento de enfermos todavía son escasos [en la revista]. (…) Pocos trabajos de investigación publicados en la revista son clínicos [la mayoría son estudios en laboratorio].”

En el número anterior de esta revista, se celebran los 200 años de la “biblia” de la homeopatía escrita por Samuel Hahnemann, con artículos como el de Josef M. Schmidt, “Social and historical: 200 years Organon of Medicine – A comparative Review of its six editions (1810–1842),” Homeopathy 99: 271-277, October 2010. Bueno, no es la primera vez que la homeopatía celebra sus 200 años. En 1990 se conmemoró el 200 aniversario del experimento de Hahnemann consigo mismo de 1790 del que nació la idea de la homeopatía. En 1996 se celebraron los 200 años de la publicación de los principios de la homeopatía publicados en el artículos “On a new principle” de Hahnemann. Y en 2007 se celebró la introducción del término “homeopático” por Hahnemann en 1807. La primera vez que Hahnemann utilizó el nombre “homeopatía” fue en 1810, junto con la máxima “similia similibus curentur.”

Claro que cuando uno ojea un poco más en esta revista se le quitan las ganas de seguir ojeando. Basta leer el comentario de John A. Ives, Wayne B. Jonas, Joyce C. Frye, “Do serial dilutions really dilute?,” Homeopathy 99: 229-230, October 2010, en el que los autores afirman que han demostrado que en una dilución 30C se retiene del orden del 1% del soluto. O es una dilución 30C, o no es una dilución 30C, porque la aritmética no engaña.

PS (03/08/2011): La homeopatía hay que entenderla en el contexto de la medicina del s. XIX. Os recomiendo P. Marcussen, “Homeopatia: mitos y realidades,” Ciencia, UNAM, 085, 2007.

Flaco favor a la ciencia, el premio Nobel Luc Montagnier se apunta a la homeopatía

Luc Montagnier, el virólogo francés que obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 2008 por descubrir el virus del SIDA (VIH),  se apunta a la investigación más avanzada en homeopatía, la dilución de moléculas de ADN vírico en agua (diluciones 10-18). Como en Francia todavía recuerdan el caso de Jacques Benveniste y la “memoria del agua,” Montagnier, con 78 años, ha decidido emigrar a Shanghai, China (liderará un nuevo Instituto de Investigación en la Universidad de Jiaotong). Los chinos están más abiertos a investigaciones tan “avanzadas” (ya publicó dos artículos en 2009 sobre este tema). La mejor curación posible para el autismo, que según Montagnier está provocado por las ondas electromagnéticas “almacenadas en la memoria del agua” que alcanza el cerebro tras haber estado en contacto con el ADN de ciertas bacterias intestinales. Estas ondas electromagnéticas pueden ser compensadas con las ondas electromagnéticas “almacenadas en la memoria el agua” en la que se han diluido moléculas de ADN de estas bacterias intestinales (el “medicamento homeopático”). La interferencia destructiva entre estas ondas electromagnéticas, según la hipótesis de Montagnier, destruye el efecto patológico de estas ondas en el cerebro y permitirá curar el autismo, algunos casos de Alzheimer e incluso otras enfermedades neurológicas. Qué “gran pena” que el gobierno francés no quiera financiar investigaciones tan relevantes de un “viejo chocho.” Nos lo ha contado Martin Enserink, “Interview to Luc Montagnier: French Nobelist Escapes “Intellectual Terror” to Pursue Radical Ideas in China,” News of the Week, Science 330: 1732, 24 December 2010. 

Montagnier, como Benveniste, afirma que el agua en contacto con una cierta substancia (en su caso ADN vírico) adquiere una serie de cambios estructurales (la “memoria” del agua) incluso en diluciones muy altas en las que se puede afirmar con rotundidad que ya no queda ninguna molécula en dilución. Afirma Montagnier que estos cambios estructurales se pueden medir gracias a las ondas electromagnéticas que producen y que su grupo de investigación las ha medido en autistas y algunos enfermos de Alzheimer, Parkinson y esclerosis múltiple. ¿Las han medido en bacterias del cerebro de estos enfermos? No, no, … las han medido en bacterias intestinales de estos enfermos. ¿Y cómo llegan del intestino al cerebro estas ondas electromagnéticas para provocar la enfermedad? Pues obvio, gracias a la “memoria del agua” en el plasma sanguíneo que acaba llegando al cerebro. 

Cuando Enserink le ha preguntado a Montagnier por Benveniste ha sido claro “creo que [Benveniste] tenía razón, el problema es que sus resultados no eran reproducibles al 100%.” ¿Homeopatía? Sí, claro, Montagnier afirma que “las diluciones altas de algo no son nada más que agua, son algo más ya que el agua presenta estructuras que “imitan” a las moléculas originales que tenía disueltas.” ¿Pseudociencia? No, “no es pseudociencia, no es charlatanería, se trata de fenómenos “reales” que merece la pena estudiar en más profundidad.”

Sin comentarios.

Por cierto, si algún homeópata es lector de este blog: Luc Montagnier et al., “Electromagnetic signals are produced by aqueous nanostructures derived from bacterial DNA sequences,” Biomedical and Life Sciences Interdisciplinary Sciences: Computational Life Sciences 1: 81-90, 2009; y Luc Montagnier et al., “Electromagnetic detection of HIV DNA in the blood of AIDS patients treated by antiretroviral therapy,” Biomedical and Life Sciences Interdisciplinary Sciences: Computational Life Sciences1: 245-253, 2009.

 Y ya que estamos, para los demás, J.R. Mora, “Humorpatía,” Amazings.es, 01 Dic. 2010; Eugenio Manuel, “Mi primer suicidio homeopático,” Amazings.es, 27 Nov. 2010; ¿Qué es la homeopatía? “La pseudomedicina que está más de moda en los últimos tiempos; la creación de una Cátedra de Homeopatía en la Universidad de Zaragoza o la programación por parte de la UNED de tres cursos de máster en los que se enseña esta pseudociencia son pruebas de ello.”

PS: Me recomiendan que os recomiende la lectura de Shora, “Los patinazos de los Nobel de Ciencia (I),” MedTempus, Blog de Medicina, 25 octubre, 2010; “Los patinazos de los Nobel de Ciencia (II),” MedTempus, Blog de Medicina, 2 noviembre, 2010.

¿Es homeopática la propuesta de Luc Montagnier? No, pues usa ondas electromagnéticas, como nos contaron en Harriet Hall, “The Montagnier “Homeopathy” Study,” Science-Based Medicine, Oct 20, 2009.

Bombazo en la Universidad de Colima, México: Hay humanos en Marte

Alfred Lambremont Webre, organizador de la Semana de la Exopolítica en la Universidad de Colima, México, inauguró el evento con su charla “Exopolítica: Las Civilizaciones Inteligentes en el Multiverso,” donde afirmó para deleite de los asistentes al Auditorio del Paraninfo de dicha universidad que le consta de fuentes “fiables” que hay 600 mil personas viviendo en Marte. Su fuente es la investigación “rigurosa” de Andrew D. Basiago, autor de “Project Mars” (Proyecto Marte). Basiago fue teletransportado a Marte gracias al Proyecto Pegaso de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) de EE.UU. El aparato de teletransporte fue entregado a la CIA por miembros de otras civilizaciones que conviven con los seres humanos en el multiverso. Varios periódicos locales se han hecho eco de este “histórico” evento, que pasará a los anales de la divulgación científica en México como el evento que nos abrió los ojos a los poderes “ocultos” que atesora la CIA para desgracia y envidia del resto del mundo. Fuentes de la noticia: Arturo Aguilar Huerta, “Hay humanos en Marte, asegura experto invitado por UdeC,” Ecos de la Costa; John Doe, “Exopolitica México/Colima se lanza con Conferencia extraterrestre en la Universidad de Colima, México,” El Mundo con mis Ojos, 16 de noviembre de 2010; “Mexican universities/unions welcome ET/UFO education, even as USA rejects it,” Examiner, 13 Nov. 2010; Vídeo youtube, “Exopolítica Universitaria, por Alfred Webre,” 14 Nov. 2010.

Uno de los lectores de este blog, Paolo, me ha comunicado esta noticia. Me hago eco aquí de ella porque espero con ello que a ninguna “mente pensante” de alguna universidad española se le ocurra repetir el evento en nuestras tierras. Y no creáis que pienso mal de las grandes “mentes pensantes” que rigen la Educación Superior en España. ¡Que no has firmado el Manifiesto! El “manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo,” Amazings.es, 29 Oct. 2010. Espero que todos los lectores de este blog lo hayáis firmado ya. “Cada vez es más abundante la proliferación de conferencias, cursos, seminarios y todo tipo de actividades que diferentes corrientes pseudocientíficas están desarrollando dentro del marco de las universidades españolas y latinoamericanas, tendencia que cristaliza en la reciente creación de una Cátedra de Investigación sobre Homeopatía en la Universidad de Zaragoza. (…) Nos preocupa que la Universidad pueda convertirse en un mercadillo que de cabida a cualquier alternativa irracional al conocimiento científico. Sólo una mal entendida apertura de mentalidad puede justificar que se enseñe alquimia en las Facultades de Química, ufología en las de Física o el diluvio universal en las de Historia.”

FIRMAR EL MANIFIESTO

Me apenó que en una exposición sobre astronomía en un centro comercial financiada por un Banco español (hace poco más de un par de años) apareciera un panel con la famosa “esfinge” de Marte (ver foto que abre esta entrada) y propusiera a niños y mayores la idea de que aún no se sabía si se trataba de restos de una civilización marciana ya desaparecida. Me alegró que mi hijo no supiera leer y no viera en la susodicha foto nada más que una montaña con forma de cara.

Me apena que “Fernando Cuartero, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos y subdirector académico del Vicerrectorado de Investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), haya sido condenado a pagar una multa de 204 euros como autor de una falta de injurias por haber calificado en una carta de “vulgares estafadores” a los organizadores de un seminario espiritista celebrado en esa institución académica, en Albacete, el 31 de octubre y 1 de noviembre del año pasado.” Me alegra que los compañeros de Amazings.es le hayan pagado los “204 € por darnos el gustazo…,” 03 Nov. 2010. Más sobre la noticia en Luis Alfonso Gámez, “Condenado un catedrático de Universidad a 204 euros de multa por llamar “estafadores” a unos espiritistas,” Magonia, 03 Nov. 2010.

Me apenaría que le pasase lo mismo que a Fernando a los compañeros de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Colima que han convocado el “Premio J. Jesús Muñiz Murguía, a la persona que presente evidencia de vida inteligente en Marte, en particular sobre la comunidad terrícola que habita bajo su superficie. El ganador del premio recibirá la suma de $100,000.00 M.N., que serán teletransportados desde Marte a la cuenta bancaria de su elección. La decisión del jurado calificador será inapelable.” En el jurado calificador se encuentra nuestro lector y amigo Paolo Amore, junto a sus compañeros Alfredo Aranda Fernández, Elena Cáceres Sánchez, Luis Enrique Garza Gaona, Carlos Moisés Hernández Suárez, Andrés Pedroza, Ricardo Alberto Sáenz Casas, y César Terrero Escalante, a quienes desde aquí deseamos mucha suerte es sus duras deliveraciones para juzgar el gran número de propuestas que recibirán en los próximos años. Se han hecho eco de este Premio varios blogs mexicanos como Alfredo Aranda (Fefo), “Premio J. Jesús Muñiz Murguía o sobre los efectos secundarios de la tele-transportación,” ConCiencia en Colima, 18 Nov. 2010.

Para facilitar a todos los magufos su participación en este loable evento, reproduzco sus bases (que podéis encontrar en pdf aquí).

1) La evidencia deberá ser presentada físicamente en las instalaciones terrícolas de la Facultad de Ciencias.

2) La fecha límite para su presentación es el 4 de febrero de 2301, a las 10:00 (GMT).

3) No se admitirá evidencia que haya sido presentada con anterioridad.

4) No se admitirá evidencia de vida en planetas distintos a Marte.

5) La evidencia teletransportada deberá encontrarse en buen estado, libre de polvo, y en compañía de su propietario, quien deberá presentarse voluntariamente.

6) La evidencia deberá contar con toda la documentación migratoria y aduanal en regla, aquí y en Marte.

7) Por “vida inteligente” se entiende seres vivos que no responderían a esta convocatoria.

Me alegraría que todo el mundo disfrutara con unas risas y buen humor, pero con conciencia, esta incursión de la Mula Francis en el “farragoso” mundo de las pseudociencias y que sea la última vez que así tenga que ser porque las universidades españolas y latinoamericanas decidan relegar la pseudociencia al “honrroroso” lugar donde deben estar.

PS (19 nov. 2010): Como bien nos indica UnMarciano en los comentarios el anuncio de la charla apareció en “El Comentario” que es el periodico oficial de la Universidad de Colima, el enlace es http://elcomentario.ucol.mx/Noticia.php?id=1290060404.

Por otro lado, Paolo Amore nos informa que aunque algunos periódicos, medios y blogs están informando que la Facultad de Ciencias de la Universidad de Colima invitó al magufo, esto es completamente falso (un ejemplo, http://www.ecosdelacosta.com.mx/index.php?seccion=15&id=91718&encabezado=Organiz%F3%20Fac.%20de%20Ciencias%20conferencia%20sobre%20ovnis). La persona que invitó al magufo fue el Dr. Jesús Muñíz, en cuyo honor la Facultad de Ciencias ha instituido el Premio indicado más arriba. Él fue el anterior coordinador de investigación científica de la Universidad de Colima.

Finalmente, desde la Facultad de Ciencias se han enviado notas de prensa a los periódicos locales que se han hecho eco de esta noticia, en señal de queja y para dejar claro que ellos no han organizado esta magufada, pero ningún medio, por ahora, ha aceptado publicarlas. Sirva este medio para dejar constancia de este hecho.

Rizar el rizo: la masa del bosón de Higgs calculada gracias al teorema de los cuatro colores es igual a 125,992 GeV/c²

El 28 de diciembre es el día de los inocentes y de las inocentadas en España. El 28 de diciembre pasado dos indios enviaron un artículo a ArXiv que parece una inocentada, aunque como son indios y el artículo tiene 60 páginas y 63 figuras, no lo será. Afirman que el Modelo Estándar se puede interpretar en el marco de una demostración del teorema de los cuatro colores descubierta por uno de los autores y no aceptada como correcta por el resto de los matemáticos. Una curiosidad pseudocientífica, obviamente, pero que llega al extremo de predecir la masa del bosón de Higgs con 6 dígitos significativos, ¡6 dígitos nada menos! Una predicción numerológica sorprendente. Según estos autores, la masa en reposo del Higgs es de 125,992 GeV. ¡¿Qué pasaría si se descubriera en el LHC del CERN un Higgs que tuviera una masa de 126 GeV?! Soñar es fácil. La vida es sueño y los sueños vida son. Los interesados en esta curiosidad, que raya lo esotérico, quizás disfrutarán del artículo de Ashay Dharwadker, Vladimir Khachatryan, “Higgs Boson Mass predicted by the Four Color Theorem,” ArXiv, 28 Dec 2009. Eso sí, antes deberían hacer los deberes y leerse los artículos de A. Dharwadker, “A New Proof of the Four Colour Theorem,” (2000), y “Grand Unification of the Standard Model with Quantum Gravity,” (2008). He de confesar que para mí ha sido imposible leerme estos documentos y que sólo he leído algunas páginas del primero. Lo que está claro es que los autores “tienen más moral que el Alcoyano.”

Para los que no quieran molestarse en leer el documento buscando la fórmula que da la masa del Higgs (está en la página 56) me permito el placer de repetirla:MH0 = ( MZ+MW+ + MW- )/2 = (91,1875 +80,398+80,398)/2 = 125,992 GeV/c2. Más sencilla, imposible.

Menéame, la mecánica cuántica y la incomprensible levedad del ser

Dibujo20090818_Tim_N_Palmer

Tim N. Palmer

En Menéame, la mayoría de los usuarios opina que mis artículos son incomprensibles, aunque menean muchos de ellos porque vienen avalados por grandes meneadores como mezvan y porque a veces los comentarios aclaran algo el asunto (pocas veces en mi opinión, desafortunadamente). Me ha llegado el momento de “sufrirlo en mis propias carnes.” Una noticia científica divulgativa en Menéame de la que no entiendo absolutamente nada “Nueva Ley Física puede explicar los misterios de los saltos cuánticos [Eng],” que enlaza el artículo de Lisa Zyga, “New Law of Physics Could Explain Quantum Mysteries,” PhysOrg.com, August 17th, 2009, que se hace eco del artículo técnico de un climatólogo, que hizo un doctorado en física relativista, y que ahora nos muestra su lado más cuanticometafísico, Tim N. Palmer, “The Invariant Set Postulate: A New Geometric Framework for the Foundations of Quantum Theory and the Role Played by Gravity,” Proceedings of the Royal Society A, Accepted for publication, 2009 [gratis en ArXiv].

Me he leído el artículo de Lisa y aunque no me he enterado de nada, me ha llamado la atención. Me ha recordado ideas de Penrose mezcladas con el universo fractal subyacente a la mecánica cuántica de Ord y Nottale, así como a las esotéricas “chorradas” de El Naschie y sus seguidores. Así que he pensado, será que Lisa no se ha enterado muy bien de qué va el artículo, habrá que recurrir a la fuente original. Un artículo publicado en una revista de mucho prestigio. He decidido leerme el artículo técnico (más tarde he descubierto que estaba en ArXiv desde hace mucho tiempo). Me he leído el artículo y no me he enterado. He releído el artículo y me he enterado de menos aún. No puedo entender cómo se ha podido publicar este artículo en esta revista. El artículo no dice absolutamente nada pero afirma que sin decir nada resuelve todos los problemas de la mecánica cuántica. Palabras sobre el ser, vacías de contenido… Será que se cumplen las palabras de Feynman “Nadie comprende realmente la mecánica cuántica.”

¿Qué he entendido del artículo de Palmer que pueda contar aquí? Que habrá que esperar que el propio Palmer u otra persona se entere de lo que él mismo quiere decir y lo formalice matemáticamente. A mí me parece una labor imposible… Creo que hasta el propio Palmer se da cuenta de que se la ha colado al editor de esta revista internacional.

“Future papers will attempt to provide the mathematical detail required to develop this exploratory analysis into a rigorous physical theory.” [Palabras finales del artículo de Tim N. Palmer]

Bueno, al grano, ¿qué creo que propone Palmer? Vayamos despacio…

Los atractores extraños de sistemas dinámicos disipativos caóticos (como el famoso en forma de mariposa en el atractor de Lorenz) son conjuntos fractales invariantes bajo la dinámica no lineal del sistema. Hay atractores extraños no computables, para los que es imposible calcular su dimensión fractal, algo equivalente al problema de la parada de Turing, que demostraba que los números reales con probabilidad uno son no computables. El atractor de Lorenz no está entre ellos y se puede calcular rigurosamente su dimensión fractal. Investigadores del prestigio de Roger Penrose creen que esta no computabilidad podría ser el origen de la incertidumbre en mecánica cuántica.

Bajo la realidad cuántica del microcosmos hay una realidad precuántica. Dicha realidad está constituida por un atractor extraño de una dinámica no lineal disipativa “desconocida” y “que no se puede conocer” (Palmer propone que es el resultado de una clase de equivalencias, aún por definir, de sistema dinámicos de origen gravitatorio, pero sin ofrecer ningún tipo de idea “de peso” que apoye su idea). Si se pudiera conocer dicha dinámica habría una teoría de variables ocultas que las desigualdades de Bell y teoremas como el de Bell-Kocken-Specker prohíben que exista. Dicho atractor extraño está embebido en un espacio de dimensión mayor, de tal forma que los puntos de dicho atractor, trayectorias del sistema dinámico, que no son calculables, corresponden a las trayectorias “reales” observables experimentalmente. Los puntos del espacio que no corresponden al atractor son puntos o trayectorias que son “irreales” (unrealistic). Un estado de superposición cuántico es una combinación lineal de estados que corresponden a trayectorias “reales” (puntos del atractor extraño) pero que describen estados “irreales” (puntos del espacio “irreal” que se encuentran geométricamente entre puntos del atractor extraño). 

El autor propone como “Nueva Ley Física” que se añada a los postulados de la Mecánica Cuántica uno nuevo, el Postulado del Conjunto Invariante, que afirma que existe una precuántica como he descrito en el párrafo anterior.

“A new law of physics is proposed … motivated by nonlinear dynamical systems theory and black-hole thermodynamics, the Invariant Set Postulate proposes that cosmological states of physical reality belong to a non-computable fractal state-space geometry, invariant under the action of some subordinate deterministic causal (i.e. relativistic) dynamics. World states of physical reality are those, and only those, lying precisely on this invariant space.” [Palabra de Tim N. Palmer]

¿Cómo resuelve esta idea tan “tonta” todos los “problemas” de la mecánica cuántica y de su interpretación “intuitiva” desde un enfoque clásico? Pues muy fácil, con palabras. Pura palabrería. Palmer afirma que tras leer su artículo debe ser obvio para todo el mundo que su propuesta es una teoría de variables ocultas contextual que describe a la perfección la física cuántica. Mi opinión, la dicha, pura palabrería. Sus argumentos son casi “religiosos.” Quizás a los metafísicos les guste tanta metafísica… a los físicos, tanta “levedad” y tanto “ser” nos resulta incomprensible.

¿Está vivo el gato de Schrödinger, está muerto, o está en un estado vivo-muerto? La pregunta del millón de dólares. El primer problema de la mecánica cuántica que resuelve Palmer. Según la mecánica cuántica antes de que se observe el estado del gato, su estado es vivo-muerto. ¿Qué afirma Palmer al respecto? [La tensión se respira en el ambiente… ¿qué dirá Palmer?] Como la “teoría” de Palmer es contextual, el gato o está vivo, o está muerto, pero no puede estar en ambos estados al mismo tiempo. El estado vivo-muerto sólo tiene realidad ontológica, describe nuestra ignorancia, y no se puede describir como “real” (es un estado “irreal” en el espacio de fases precuántico). A muchos les gustará esta respuesta…

“Schrödinger’s cat is alive or dead, and not both.

In the context of the invariant set postulatey, the superposed quantum state α|A〉+β|B〉has no fundamental ontological significance; it indeed describes a probability of ignorance, here ignorance of the intricate structure of the invariant set based on a sample space of trajectory segments in some neighbourhood on the invariant set.” [Palabra de Tim N. Palmer]

¿Os gusta esta respuesta? Sin matemáticas, sin física, sin ideas complicadas, sin contenido, sin nada de nada… Palmer ofrece una respuesta, que si te gusta, maravilloso, que si no te gusta, pues te jo… Los predicadores como Tim N. Palmer son así. Predicar, predican…

El segundo “problema” de la mecánica cuántica que “resuelve” Palmer en su artículo es el Problema de la Medida. En mecánica cuántica se produce un colapso de la función de onda (cuando el observador mide un estado α|A〉+β|B〉observará o bien |A〉o bien |B〉con probabilidad |α|2 y |β|2, respectivamente). Para Palmer el colapso de la función de onda no existe. No hay “saltos cuánticos” ni nada por el estilo. La medida nos da información sobre el estado “real” del sistema descrito por un estado “irreal” obteniéndose conocimiento donde antes había solo ignorancia. ¿Ya está? ¿Problema resuelto?

“The Invariant Set Postulate provides a straightforward resolution of the measurement problem. By performing measurements we humans acquire information about the world state. A measurement outcome ‘merely’ labels a quasi-stationary quasi-stable region of the invariant set. There are no ‘jumps’ in the world state as a result of measurement, since the world state was never in a superposition in the first place.” [Palabra de Tim N. Parker]

Y así sucesivamente, Palmer logra resolver todos los “problemas” de la mecánica cuántica. Sin matemáticas, sin física, sin ideas complicadas, sin contenido, sin nada de nada… resuelve todos los problemas con tal nivel de genialidad que ha merecido que sus ideas sean publicadas en la prestigiosa revista Proceedings of the Royal Society A.

¿Einstein contra Bohr? ¿Quién tenía razón? Según Palmer, gana Einstein, la mecánica cuántica es una teoría incompleta… la versión completa es la mecánica precuántica de Palmer, la mecánica cuántica más el postulado del conjunto invariante. ¡Qué maravilla! ¡Qué ciegos hemos estado todos los físicos durante el último siglo!

“Consistent with Einstein’s view, the Invariant Set Postulate indicates that quantum theory is incomplete in the sense that it is blind to the fractal structure of the invariant set.” [Palabra de Tim N. Parker]

¡Aleluya! ¡Aleluya! !Aleluya!

PS (19 agosto 2009): “El Naschieros” no podían esperar para reinvidicar las ideas de Palmer como propias: “El Naschie ya lo dijo” podría titularse su artículo, pero han preferido “Strange non-dissipative and non-chaotic attractors and Palmer’s deterministic quantum mechanics,” escrito por G. Iovane y S.I. Nada, habiéndose publicado, como no, en Chaos, Solitons & Fractals 42: 641-642, 15 October 2009.

Por cierto, para los interesados en quién es Tim N. Palmer, deciros que tiene más de 250 artículos de investigación en climatología, que ha publicado varias veces en Nature y que sus artículos más citados según Scopus son “Monsoons: processes, predictability, and the prospects for prediction” (571 veces), “The ECMWF ensemble prediction system: Methodology and validation” [464 veces] y “Sahel rainfall and worldwide sea temperatures, 1901-85” [312 veces].

¿Se puede demostrar que el cerebro funciona cuánticamente preguntándole a una persona lo que ve?

La conciencia humana es un fenómeno cuántico. Así lo creen muchos. El cerebro es más poderoso que un ordenador convencional porque utiliza procesos cuánticos. Así lo creen otros muchos. Elio Conte y sus coautores creen que han demostrado la existencia de procesos de interferencia cuántica en el cerebro humano gracias a experimentos en los que muestran ambigramas (figuras ambiguas) a personas y les pregunta que es lo que ven. Pseudociencia, obviamente. Pero quizás algún lector de este blog esté interesado en leer dicho trabajo. Así que sin más comentarios, aquí va la referencia pseudotécnica: Elio Conte, Andrei Yuri Khrennikov, Orlando Todarello, Antonio Federici, Leonardo Mendolicchio, Joseph P. Zbilut, “Mental states follow quantum mechanics during perception and cognition of ambiguous figures,” ArXiv, Submitted on 26 Jun 2009 (Published on Open Systems and Information Dynamics, 16: 85-100, 2009).

Un filósofo convertido en “neuroteólogo” (o sobre “Dios está en el cerebro”)

Dibujo20090912_cover_book_dios_esta_en_el_cerebroLo confieso, a veces leo libros siguiendo las recomendaciones de revistas. MUY INTERESANTE recomendaba “Dios está en el cerebro. Una interpretación científica de Dios y la espiritualidad humana” de Matthew Alper, Granica, mayo 2008.

El libro se lee fácil y puede recomendarse como lectura veraniega. En los capítulos 1 y 2 el autor busca convencernos de su necesidad de hacer una carrera científica (en realidad estudió Filosofía) para tratar de comprender la esencia detrás del concepto Dios, o sea, a Dios.

El capítulo 3 es una historia del universo desde el Big Bang hasta la aparición del hombre sobre la Tierra, que deja mucho que desear. Me parece que se ha visto la serie documental Cosmos de Carl Sagan, la primera edición, y ha copiado de allí todo lo que presenta. En casi 30 años han cambiado muchísimas cosas y me hubiera gustado que el autor estuviera un poco más actualizado al respecto.

El capítulo 4 se centra sobre Kant (yo hubiera trabajado más este capítulo citando también a Hegel) y el 5 sobre “Dios como palabra”. Ambos están muy flojos, pero supongo que el autor (siendo filósofo) no quiere escribir un libro sobre filosofía.

En el capítulo 6 empieza el “grano” del libro. Hay patrones de conducta universales en las diferentes cultura humanas. El autor expone su hipótesis de que dichos patrones de conducta están determinados por nuestros genes (como llorar cuando uno está triste). El capítulo 7 tratan sobre las conductas universales de la creencia en la “espiritualidad” y de la práctica de ritos religiosos. Cita a Freud y sobre todo a Jung, con su inconsciente colectivo, como aval para sus ideas.

¿Por qué nuestro cerebro tiene partes dedicadas a la espiritualidad y a la religiosidad? En el capítulo 7 el autor trata de dar las razones para ello. Básicamente “el miedo a la muerte”. El ser humano es el único animal que sabe que va a morir (todos los animales le tienen miedo a la muerte). ¿Cómo vivir con dicho miedo? La evolución a generado una “función espiritual” en nuestro cerebro que nos hace concebir que nuestro “yo” es eterno, inmortal y que nos conforta dicho miedo. El autor se recrea en el capítulo 8 en dichas ideas y en la importancia del “ego” en la percepción humana del mundo.

¿Alguna prueba empírica de que Dios está en nuestro cerebro? Ciertas experiencias “místicas” se pueden provocar mediante drogas (cap. 10); la religiosidad en gemelos que se han criado separados respecto a mellizos en las mismas circunstancias le hacen aludir a un “gen” de la religiosidad (cap. 11); las propiedades curativas de la oración sobre todo en enfermedades psicosomáticas ampliamente contrastadas en la literatura médica (cap. 12); los beneficios del ritual de la conversión religiosa, que salva a muchos “desamparados” que en otro caso deberían recurirr a un psicólogo (cap. 13); las experiencias cercanas a la muerte, que se pueden provocar con drogas (cap. 15); y la glosolalia, “hablar en lenguas desconocidas” (cap. 16), este último muy flojo. Todos estos datos, según el autor, ratifican su hipótesis “neuroteológica” o “bioteológica”.

Si la religiosidad es una necesidad humana que tenemos imbricada en nuestro genes, ¿por qué hay ateos? Igual que hay personas con mejores actitudes para la música que otras, también hay personas con mejores actitudes para la religiosidad o la espiritualidad (cap. 15). En la mayoría de los países de la OCDE el ateismo y el agnosticismo son muy numerosos, porcentajes superiores al 30% de la población, sin embargo, EEUU es la excepción que confirma la regla (más del 90% de la población se confiesa creyente en Dios). El autor trata de explicarlo aludiendo a que los inmigrantes originales buscaban en América la “libertad religiosa” que se les negaba en Europa, luego tenían el “gen de la religosidad” especialmente “desarrollado” (cap. 17).

En un libro escrito por un filósofo sobre Dios no puede faltar un capítulo sobre “el bien y el mal” (cap. 18). El autor afirma que en su opinión hay regiones en el cerebro para lo religioso, lo espiritual y lo moral, separadas y en diferente grado de expresión en cada individuo. La componente moral es muy importante para mantener la cohesión de grupo en un animal tan social como el humano.

Los tres últimos capítulos (19-21) se dedican al siguiente problema: bien, Dios es un producto de nuestro cerebro, de nuestra evolución por selección natural como seres inteligentes y sociales, ¿y qué? ¿pasa algo? ¿afecta ello a quienes tienen fé en su existencia? Pues no. El autor considera que las sociedades modernas deberían aceptar como un hecho la necesidad humana de la religión y lo espiritual y que deberían ponerse de acuerdo todos los credos religiosos para desarrollar un corpus común que evite las guerras entre religiones (alude entre otros a la tragedia del 11 S y a los fundamentalistas de diferentes bandos). Todo esto me suena a la “cienciología”.

El irriosorio apéndice “Experimentos que podrían demostrar la existencia de una función espiritual” es un pésimo colofón para este libro. Que lo dicho, dejarse leer, se deja leer.

Yo me considero “humanista racional” (que el autor confronta a agnósticos y ateos) y las ideas expresadas en el libro no me desagradan, pero en el presente estado de la ciencia son sólo pseudociencia. Aún así, prefiero las ideas de Alper a las que sugieren el “carnicero” von Daniken y sus seguidores sobre unos extraterrestres que convirtieron a los monos en hombres para usarlos de esclavos, se les escaparon de las manos y acabamos surgiendo nosotros (el único animal de inteligencia probada (por él mismo) sobre la Tierra).

Si te parece curiosa esta entrada, te recomiendo la lectura del libro “Dios está en el cerebro. Una interpretación [pseudo]científica de Dios y la espiritualidad humana.”