Tecnocracia para la Técnica: Obama apuesta por la ciencia dirigida por un politólogo científico

Si fueras presidente de Estados Unidos y tuvieras que nombrar a un  destacado científico como el próximo asesor científico de la Casa Blanca, ¿a quién nombrarías? ¿Nombrarías a un Premio Nobel? ¿Nombrarías a alguien con un gran índice-h o un gran número de citas? ¿Nombrarías a alguien con muchas publicaciones científicas? ¿Nombrarías a un especialista en Física, en Química, en Biología, o en Ingeniería?

Barack Obama tiene su propio estilo y ha nombrado a John Holdren. ¿No lo conoces? Que “tonto” eres. Es especialista en Política Científica de la Universidad de Harvard y es “muy famoso”: tiene 10 artículos en el ISI Web of Science y un índice-h de 2. ¡Gran Curriculum Vitae científico!

Bueno, seamos serios. Es una buena apuesta. Un especialista en Política Científica es lo mejor para un cargo de Política Científica. Holdren como politólogo científico (no como científico) está muy bien considerado. En este campo no se publica mucho, se ejecuta desde puestos de alto rango. Holdren estudió Ingeniería Aeronáutica en el prestigioso M.I.T.  y obtuvo su doctorado en Física Teórica de Plasmas en 1970. Ha trabajado en los Livermore Laboratories, en Caltech y en UC Berkeley. Seguramente será una gran elección por parte de Obama aunque es de la cuerda de Al Gore y el Cambio Climático como prioridad científica y la Energía Nuclear como “visión de futuro”.

¿Quiénes acompañan a Holdren? Ha nombrado a la bióloga marina Jane Lubchenco. Esto es otra cosa. Con 77 artículos en el ISI Web of Science, un índice-h de 31 y con un paper en Science citado más de 1300 veces en 10 años, su prestigio científico está fuera de toda duda (por cierto “Human domination of Earth’s ecosystems,” Science 277: 494-499, JUL 25 1997). Ella será la próxima directora de la Agencia para la Protección de los Océanos y la Atmósfera (NOAA), que dirige buena parte de la investigación del Gobierno sobre medioambiente. Es una apuesta fuerte y por lo seguro.

Obama no quiere equivocarse con sus asesores científicos. Acompañan a los medioambientalistas anteriores dos prestigiosos especialistas en Biología aplicada a la Salud. Obama también anunció como asesor a Harold Varmus, Premio Nobel, especialista en retrovirus y en el virus del SIDA, exdirector de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), tiene un índice-h de 30 aunque ha hecho gran parte de su carrera en altos cargos de política científica. También anunció a Eric Lander, índice-h de 22, con un paper con más de 3200 citas y especialista en la investigación del genoma humano.

Medioambiente, Salud y Energía parecen las apuestas fuertes de Obama en Ciencia.

Según Obama, “si volvemos a comprometernos con el descubrimiento; si apoyamos la educación científica para crear la próxima generación de científicos e ingenieros aquí mismo en Estados Unidos; si tenemos una visión para creer e invertir en cosas que aún no hemos visto, podremos dirigir el mundo hacia un futuro de paz y prosperidad.”