Atención, pregunta: ¿Qué es más eficiente un coche convencional, uno híbrido o uno de hidrógeno?

Flujo de energia en un vehiculo con un motor de combustión interna convencional (ICE), con un motor hibrido (HICE) y con una célula de combustible (AFC).

Flujo de energía en un vehículo con un motor de combustión interna convencional (ICE), con un motor híbrido (HICE) y con una célula de combustible alimentado por hidrógeno (AFC).

Buena pregunta. He encontrado un artículo de hace unos años que trata de contestar dicha pregunta: Nurettin Demirdöven y John Deutch del prestigioso M.I.T., en “Hybrid Cars Now, Fuel Cell Cars Later,” Science, 305: 974-976, 2004, compararon la eficacia energética de vehículos de combustión interna convencionales, vehículos híbridos, con un motor eléctrico basado en baterías que complementa al motor convencional, y vehículos basados en células de combustible (fuel cells) alimentados con hidrógeno.

El análisis de los autores muestra que energéticamente lo más conveniente tanto para la industria como para los gobiernos es favorecer prioritariamente el desarrollo de los vehículos híbridos. Por supuesto, en 2004 la tecnología de vehículos basados en células de combustible estaba en pañales y los autores hicieron su comparación basándose en un modelo teórico para la eficacia energética en lugar de probar tres vehículos diferentes en el mismo circuito.

El artículo/charla de Reinhold Wurster, “Pathways to a Hydrogen Refueling Infrastructure Between Today and 2020,” Fuel Cell Teach-in European Commission DGTren, Brussels, July 11/12, 2002, considera las expectativas de la tecnología de vehículos a motor con células de combustible en el contexto de la legislación y el mercado europeos (con énfasis en Alemania). En una visión positiva. El peor caso puede ser mucho más descorazonador.

¿Cómo influirá la evolución del precio del crudo en estas expectativas? Hoy está por debajo de los 70$ y aunque se espera que suba (reunión “urgente” de la OPEP en noviembre para reducir la producción) creo que tendremos un petróleo alrededor de los 75$ durante un par de años. La peor noticia posible para las energías alternativas.

¿Cuándo notará en su bolsillo el españolito de a pie la reducción del precio del crudo? En las gasolineras, la evolución “natural” de los precios del crudo debería notarse en enero de 2009, pero coincide que entonces dejará de venderse la gasolina “super” (97 octanos) por normativa europea. ¿Cómo afectará al precio de los otras? Lo que está claro, hasta el Ministro Montilla lo tiene claro, es que el gasóleo volverá a ser significativamente más barato que la gasofa. ¿Quién se acuerda de las protestas de los camioneros que sesgarón vidas humanas?

El motor de agua, utopía o realidad (o la conspiración de las petroleras en contra de la “energía gratis”)

¿Es fiable una noticia publicada en BBC Mundo Ciencia.com? “Sólo agua en mi tanque, por favor” afirma que un automóvil que funcione con agua será una realidad próxima. Aluden a un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota en EE.UU. y del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot, Israel. La noticia no es original, apareció en la revista NewScientist “A fuel tank full of water“. Con 45 litros de agua y “boro” como reactivo, se liberan 5 kg de Hidrógeno. Como el motor de hidrógeno es una realidad. El resultado es “energía gratis” para todos. Afirman que el físico argentino Juan Carlos Bolcich (especialista en energía basada en Hidrógeno) cree que la iniciativa es viable. “El boro, el sodio o el calcio son elementos que en contacto con el agua son muy reactivos y permiten separar el oxígeno del hidrógeno que intervienen en la composición molecular del agua”, explica. En este proceso, queda un residuo (hidróxido de boro) que debe ser reciclado para “volver a obtener un tipo de boro en la composición química, dimensión y características debidas para ser cargado nuevamente como reactor junto con el agua en el vehículo”.

El artículo va más allá y afirma que la compañía “PowerBall Technologies espera conseguir una máquina que vaya alimentándose de hidrógeno liberado de un tanque de agua gracias a unas pelotitas plásticas cargadas con sodio” [PowerBall Technologies es una compañía que “parece un timo”, no encuentro su página web y referencias como esta de Fuel Cell Today, llevan a una página web “timo”; debe ser que yo soy “inútil e incapaz” de encontrarla]. La empresa israelí Engineuity “promete tener un prototipo en tres años cuyos costos de funcionamiento serán comparables a los de un automóvil cuyo motor funciona con combustible convencional derivado del petróleo”. En la página web de esta compañía se afirma que usando un hilo metálico ligero (como aluminio o magnesio), agua y un dispositivo “especial” de conversión, la compañía ha conseguido un flujo continuo de hidrógeno, que puede ser usado como combustible en un autómovil especialmente preparado.

El problema del petróleo ya está resuelto ¡ Aleluya ! Será sustituido por “el problema del boro”.

Recordad que el motor de gasolina también necesita oxígeno (que extrae del aire). El motor de boro (si preferíis de hidrógeno, aunque lo que se le echa al tanque es boro, el reactivo) necesita agua (que no se extrae del aire). El boro con el agua produce hidrógeno y óxido de boro. El óxido de boro se recicla aportando energía (¿de dónde?) para recuperar el boro original. El hidrógeno es buen combustible (el primer motor de hidrógeno es de 1807), pero el petróleo será sustituido con toda seguridad por el hidrógeno como vector energético. La economía del hidrógeno será la economía del s. XXI.

Conocerán estos periodistas (de NewScientist) y estos inventores (americanos e israelíes) al extremeño Arturo Estévez Varela (a quien Franco mandó parar el motor de agua). Bueno, ¡¡ eso dicen !! “El invento del extremeño quedó en punto muerto por orden del dictador tras recibir un informe desfavorable de la Escuela de Ingenieros (…) porque «ya se ha hecho bastante el ridículo»”. Mucho se ha escrito sobre este inventor (“El revolucionario invento de un extremeño cobra actualidad 30 años después“) cuyo ‘motor de agua’ “fue acogido con desdén y escepticismo pese a las numerosas pruebas que realizó por toda España ante auditorios repletos de personas, en las que utilizaba agua a la que se añadía un producto nunca revelado”. “Su creador alcanzó la notoriedad y se hizo popular entre la gente llana”. “Después de fallecer en el anonimato, Arturo Estévez Varela ha vuelto a adquirir el renombre que tuvo tres décadas atrás”.

“El domingo, 29 de abril de 1971, (…) vertió (…) en un pequeño motor de explosión (…) un litro de agua de la que previamente había bebido un niño (¿ pobre niño !). Tras algunas manipulaciones y de algunas intermitentes explosiones el motor se puso en marcha. El inventor acercó su nariz al tubo de escape y aspiró el gas que salía para exclamar ante la sobrecogida concurrencia: ¿oxígeno!.” En realidad el motor funcionaba a “trompicones” (según testigos) y no se le podía someter a esfuerzos, pues se calaba.

¡ Qué bonito es soñar ! Investigar cuesta mucho trabajo, muchas horas de esfuerzo, … pero qué bonito es soñar que uno puede resolver uno de los grades problemas de la Humanidad. Os auguro que volverán muchos Arturo más.