El presidente de SIAM y la “ingeniería” del índice de impacto de revistas internacionales

El fraude en las publicaciones científicas no es sólo labor de los autores (plagio y falsificación de resultados) sino también de los editores principales y de las propias editoriales de las revistas internacionales. Lo hemos contado muchas veces en este blog, pero ahora nos lo recuerda Douglas N. Arnold, presidente de SIAM (Society for Industrial and Applied Mathematics). Un artículo que nos relata algunas de las malas artes de los editores de revistas internacionales, incluyendo los casos de Chaos, Solitons and Fractals (CSF) y el International Journal of Nonlinear Science and Numerical Simulation (IJNSNS), de los que ya nos hemos hecho eco en este blog. El artículo merece la pena ser leído por todos, no sólo por los matemáticos aplicados y está disponible gratuitamente antes de su aparición en la revista: Editorial, “Integrity Under Attack: The State of Scholarly Publishing,” SIAM News 42, December 2009 (el número actual de SIAM News es el de octubre de 2009). Permitidme que os abra la boca sobre este interesante artículo editorial.

El Naschie, ya lo hemos comentado en este blog, es un editor de revista que se autopublica en exceso. De sus 400 artículos en el ISI WOS, 307 están autopublicados en su revista CSF. Casi la totalidad como único autor. Artículos que autocitan a su autor, el propio El Naschie, de forma que del total de 4992 referencias en dichos artículos, unas 2000 son citas a artículos suyos aparecidos en CSF. El resultado, CSF es una revista de alto índice de impacto. En 2007, CSF era la revista #2 de un total de 65 en la categoría de “Mathematics, Interdisciplinary Applications.” ¿Por qué? El presidente de SIAM nos sugiere que gracias a las malas artes del propio editor.

La revista IJNSNS fundada en el año 2000 por Ji-Huan He y publicada por Freund Publishing House, en los últimos 3 años ha sido la #1 en la categoría “Mathematics, Applied,” del JCR del ISI. ¿Por qué tiene un índice de impacto tan alto? Arnold nos recuerda que el británico Institute of Physics (IOP) publica la revista Journal of Physics: Conference Series (JPCS) en la que los organizadores de conferencias pagan por publicar sus actas de congreso (bueno, en palabras del propio IOP, “JPCS asks Conference Organisers to handle the peer review of all papers”). La revista JPCS no tiene editores (editorial board) ni realiza ningún tipo de selección de las conferencias cuyas actas publica (siempre que paguen…). JPCS es una revista que está en el JCR del ISI y sus citas se cuentan a la hora de calcular el índice de impacto. En 2008, uno de los 49 volúmenes de JPCS fueron las actas de un congreso organizado por He, editor en jefe de IJNSNS, conteniendo 221 artículos con 366 citas a artículos de IJNSNS y 353 a artículos del propio He. ¿Qué significan estos números? Muchísimo. Si IJNSNS sólo hubiera recibido en 2008 las citas de esta conferencia, su índice de impacto sería más alto que el de todas las revistas de SIAM, salvo SIAM Review. Una conferencia dota a IJNSNS de un índice de impacto mayor que el obtenido por revistas de primerísimo prestigio internacional.

La “ingeniería” del índice de impacto nos recuerda que el índice de impacto no debe ser utilizado para medir la calidad científica de una revista, ni mucho menos de un investigador. Todo investigador debe ser honesto, no sólo con los demás, sino consigo mismo. Científicamente íntegro tanto en lo que escribe como en lo que revisa (en la revisión por pares de artículos de otros). Más aún, a la hora de valorar el trabajo de un investigador, debemos mirar con precaución el índice de impacto de las revistas donde publica, hay que valorar sus artículos por sí mismos, por su contenido, independientemente de la calidad “aparente” de la revista. En matemáticas, donde el número de citas de un artículo, aunque sea muy bueno, es bajo, estas normas deben ser siempre tenidas en cuenta.

Lo que todos sabemos, a veces, necesitamos que alguien nos lo recuerde. En matemáticas aplicadas, quien mejor que el propio presidente de SIAM.