El presidente de SIAM y la “ingeniería” del índice de impacto de revistas internacionales

El fraude en las publicaciones científicas no es sólo labor de los autores (plagio y falsificación de resultados) sino también de los editores principales y de las propias editoriales de las revistas internacionales. Lo hemos contado muchas veces en este blog, pero ahora nos lo recuerda Douglas N. Arnold, presidente de SIAM (Society for Industrial and Applied Mathematics). Un artículo que nos relata algunas de las malas artes de los editores de revistas internacionales, incluyendo los casos de Chaos, Solitons and Fractals (CSF) y el International Journal of Nonlinear Science and Numerical Simulation (IJNSNS), de los que ya nos hemos hecho eco en este blog. El artículo merece la pena ser leído por todos, no sólo por los matemáticos aplicados y está disponible gratuitamente antes de su aparición en la revista: Editorial, “Integrity Under Attack: The State of Scholarly Publishing,” SIAM News 42, December 2009 (el número actual de SIAM News es el de octubre de 2009). Permitidme que os abra la boca sobre este interesante artículo editorial.

El Naschie, ya lo hemos comentado en este blog, es un editor de revista que se autopublica en exceso. De sus 400 artículos en el ISI WOS, 307 están autopublicados en su revista CSF. Casi la totalidad como único autor. Artículos que autocitan a su autor, el propio El Naschie, de forma que del total de 4992 referencias en dichos artículos, unas 2000 son citas a artículos suyos aparecidos en CSF. El resultado, CSF es una revista de alto índice de impacto. En 2007, CSF era la revista #2 de un total de 65 en la categoría de “Mathematics, Interdisciplinary Applications.” ¿Por qué? El presidente de SIAM nos sugiere que gracias a las malas artes del propio editor.

La revista IJNSNS fundada en el año 2000 por Ji-Huan He y publicada por Freund Publishing House, en los últimos 3 años ha sido la #1 en la categoría “Mathematics, Applied,” del JCR del ISI. ¿Por qué tiene un índice de impacto tan alto? Arnold nos recuerda que el británico Institute of Physics (IOP) publica la revista Journal of Physics: Conference Series (JPCS) en la que los organizadores de conferencias pagan por publicar sus actas de congreso (bueno, en palabras del propio IOP, “JPCS asks Conference Organisers to handle the peer review of all papers”). La revista JPCS no tiene editores (editorial board) ni realiza ningún tipo de selección de las conferencias cuyas actas publica (siempre que paguen…). JPCS es una revista que está en el JCR del ISI y sus citas se cuentan a la hora de calcular el índice de impacto. En 2008, uno de los 49 volúmenes de JPCS fueron las actas de un congreso organizado por He, editor en jefe de IJNSNS, conteniendo 221 artículos con 366 citas a artículos de IJNSNS y 353 a artículos del propio He. ¿Qué significan estos números? Muchísimo. Si IJNSNS sólo hubiera recibido en 2008 las citas de esta conferencia, su índice de impacto sería más alto que el de todas las revistas de SIAM, salvo SIAM Review. Una conferencia dota a IJNSNS de un índice de impacto mayor que el obtenido por revistas de primerísimo prestigio internacional.

La “ingeniería” del índice de impacto nos recuerda que el índice de impacto no debe ser utilizado para medir la calidad científica de una revista, ni mucho menos de un investigador. Todo investigador debe ser honesto, no sólo con los demás, sino consigo mismo. Científicamente íntegro tanto en lo que escribe como en lo que revisa (en la revisión por pares de artículos de otros). Más aún, a la hora de valorar el trabajo de un investigador, debemos mirar con precaución el índice de impacto de las revistas donde publica, hay que valorar sus artículos por sí mismos, por su contenido, independientemente de la calidad “aparente” de la revista. En matemáticas, donde el número de citas de un artículo, aunque sea muy bueno, es bajo, estas normas deben ser siempre tenidas en cuenta.

Lo que todos sabemos, a veces, necesitamos que alguien nos lo recuerde. En matemáticas aplicadas, quien mejor que el propio presidente de SIAM.

Una broma de mal gusto del ISI Web of Science o esto va de castaño a oscuro

Los índices de citas son una navaja de doble filo. Premian solo a algunos, como la lotería. Pero no premian a quien se lo merece. Premian a quien le toca, como la lotería. No importa si premian basura. Si hay basura, también le puede tocar la lotería. Según el ISI, responsable de los índices de impacto de revistas internacionales, un artículo de Y. Tan y S. Abbasbandy, con más de 50 citas, se encuentra entre los artículos más candentes (New Hot Papers) del año 2009. Uno de los grandes avances en Matemáticas del año. ¿Qué han hecho? Derivar el desarrollo de Taylor de la función tangente hiperbólica (solución de cierta ecuación diferencial de Riccati). ¿No lo hizo ya Newton hace más de 300 años? Sí. ¿Y qué pasa? ¿No les puede tocar la lotería a Yan y Abbasbandy? ¿No tiene derecho a que les toque la lotería? ¿No tienen derecho a que el ISI responsable de la “calidad” en la ciencia actual les considere los productores de lo más candente del año?

Mi opinión, desde la envidia, me da vergüenza publicar desarrollos de Taylor en revistas internacionales de alto índice de impacto como si fueran contribuciones originales de primer nivel, es que “es una broma de mal gusto por parte de los responsables del ISI, que se están riendo de todos nosotros, pobres investigadores, en nuestra propia cara.” Los interesados (con acceso pagado al ISI) pueden consultar NEW HOT PAPERS – March 2009 – Mathematics. El artículo técnico es Yue Tan, Saeid Abbasbandy, “Homotopy analysis method for quadratic Riccati,” Communications in Nonlinear Science and Numerical Simulation 13: 539-546, June 2008.

Me da vergüenza ajena repetir aquí el gran avance para la matemática aplicada logrado por estos matemáticos de primer orden de magnitud mundial, que han logrado un artículo tan citado que ha merecido una entrevista en ScienceWatch del ISI. Pero, sonrojado, os presento su gran avance. Estudian la siguiente ecuación diferencial de Riccati. Cuya solución es conocida. Y obtienen mediante el método HAM (Homotopy analysis method, descubierto por el “genial” Liao en 1992) el desarrollo de Taylor de dicha solución. Observadlo. Recreáros en él.

Dibujo20090616_hot_paper_mathematics_march_2009_source_isi_web_of_science_and_sciencewatch

Una obra de arte de la matemática aplicada. Un artículo de 8 páginas para hacer esto. Un artículo que incluye tres figuras que comparan este desarrollo hasta orden 10 y hasta orden 20 con la solución exacta. ¡Qué logro! Hay que quitarse el sombrero ante tanta sabiduría matemática. ¿Estudian la convergencia de dicha serie? No, faltaría más. No le pidas a Tan y Abbasbandy que se molesten en esas minucias. ¿Pero no muestran las figuras que este desarrolo diverge? ¡Sí y qué pasa! No puede un artículo de matemática aplicada “basura” presentar figuras “basura.”

El entrevistador de ScienceWatch (obviamente no merece el calificativo de periodista) le pregunta a Abbasbandy:

“¿Por qué crees que tu artículo ha sido altamente citado?” Su respuesta es clara: “porque presenta un método muy poderoso para resolver ecuaciones diferenciales” (poderoso, ser, lo es; tan poderoso es el desarrollo de Taylor que hasta se estudia en cualquier curso de cálculo de primero de carrera de cualquier carrera científico-técnica en cualquier universidad del mundo).

“¿Es un nuevo descubrimiento, una nueva metodología, o una síntesis de conocimientos pasados?” Contundente (y autocontradictorio). “Sí es una nueva metodología, ya publicada por Liao en 1992.” ¿Nueva en 2006 si se publicó en 1992? ¿Nueva en 1992 si la conocía Newton?

“¿Podría resumir su importancia para un hombre de la calle?” Difícil pregunta, pues el hombre de la calle no sabe matemáticas. “En el artículo encontramos el desarrollo de Taylor de la solución de una ecuación de Riccati por el método HAM y lo comparamos con métodos anteriores.” Se refiere al método de Adomian. Obviamente, cualquiera de la calle entiende su explicación. Faltaría más. ¿Quién en la calle no conoce el método HAM de Liao?

“¿Cómo llegó a involucrarse en este trabajo de investigación?” Contundente: “Antes de publicar este artículo ya había publicado varios artículos sobre la ecuación de Ricatti.” Por si no lo sabes, Riccati murió en 1754. Poco se puede decir sobre la ecuación de Riccati que no dijera ya el propio Riccati. “Aprendí el método HAM en China gracias al prof. Shijun J. Liao y desde entonces me he concentrado en esta área de investigación.”

“¿Qué queda por descubrir en este campo de investigación?” Al menos parece sincero: “Continúo investigando en “matemática numérica borrosa” (“Fuzzy Numerical Mathematics”). Quiero combinar HAM y matemática numérica borrosa y aplicarla a ecuaciones en derivadas parciales borrosas.” Quiere engañar a los que investigan en fuzzy. ¿Lo logrará? ¿Se dejarán engañar? ¿Logrará “fuzzy-índices” de impacto más altos aún?

Palabras de Saeid Abbasbandy, Professor of Applied Mathematics, Department of Mathematics, Imam Khomeini International University, Ghazvin, Iran.

Palabras de uno de los autores de uno de los artículos más candentes en matemática aplicada durante el año 2009.

Eugene Garfield se tiene que estar descojonando de risa de todos nosotros (aunque parezca serio en la foto, es un cachondo mental).

PS (18 junio 2009): Había escrito mal Ricati y Ricatti, cuando es Riccati. No sé por qué pero tengo tendencia a escribir ortográficamente mal los nombres de los italianos. Por cierto, me refiero a Jacopo Francesco, Conte Riccati, el primer matemático de la saga de los Riccati (tres de sus hijos fueron matemáticos y dos entre ellos de cierto renombre).

Más en este blog sobre “basura” en la matemática aplicada (y continuará…):

El editor que se autoedita, buen autoeditor es (salvo que le corten la cabeza como a El Naschie) Publicado el Noviembre 27, 2008

La cruzada de Francisco M. Fernández contra Ji-Huan He y los He-sianos, un ejemplo de la “basura” que se publica en revistas “respetables” Publicado el Febrero 5, 2009

La revistas internacionales están perdiendo todos los papeles Publicado el Abril 11, 2009

El arte de “colar” un artículo “basura” en una revista internacional de “prestigio” Publicado el Mayo 25, 2009