La línea de rayos gamma a 130 GeV de Fermi-LAT apunta a fluctuación estadística

Dibujo20131014 fermi lat gamma ray 130 GeV line versus montecarlo simulations

Muchos físicos creen que la famosa línea de rayos gamma observada a 133 GeV por el telescopio espacial Fermi LAT en el centro de la Vía Láctea es una señal de la aniquilación de partículas de materia oscura tipo WIMP. La búsqueda de líneas similares en cinco regiones de la Vía Láctea alejadas del centro ha sido infructuosa. Un análisis de los datos de los últimos 4,4 años basado en métodos de Montecarlo indica una significación local de 2,9 σ y significación global de 1,0 σ. Por tanto, todo indica que se trata de una simple fluctuación estadística. Nos ofrece todos los detalles técnicos del análisis Michael Gustafsson (for the Fermi-LAT collaboration), “Fermi-LAT and the Gamma-Ray Line Search,” arXiv:1310.2953 [astro-ph.HE], 10 Oct 2013.

Sigue leyendo

GRB 130427A, el mayor estallido de rayos gamma observado por Fermi LAT

Dibujo130529 GRB 130427A Fermi LAT before and after labels

El telescopio espacial de rayos gamma Fermi observó gracias a su mayor instrumento, el telescopio de gran área LAT, un estallido de rayos gamma cerca del polo note galáctico con una energía total de 94 GeV (el de mayor energía hasta el momento) y cuya emisión duró casi un día (la mayor duración hasta el momento). Se estima que su fuente está muy cerca, z=0,34 (sólo el 5% de los GRB está tan cerca). Un fotón con una energía de ∼72 GeV llegó a los 18,6 segundos tras el inicio del estallido GRB 130427A, lo que permite acotar las variaciones de la velocidad de la luz con la energía; pero el límite que se obtiene es peor que el logrado en 2009 gracias a un fotón de 31 GeV que llegó 0,73 segundos tras el inicio del estallido GRB 090510 [más información en este blog]. Ello no quita que el famoso Giovanni Amelino-Camelia y varios colegas hayan tratado de hacerlo utilizando un “truco” curioso. Más info sobre el estallido en “NASA’s Fermi, Swift See ‘Shockingly Bright’ Gamma-ray Burst,” NASA, 3 May 2013, y en múltiples fuentes.

Sigue leyendo

La misteriosa línea de 130 GeV de Fermi-LAT también se observa en el halo del Sol

Dibujo20130206 earth limb - sun - fermi-LAT photon spectrum - line 130 GeV

La liberación pública de los datos obtenidos por el satélite Fermi LAT de la NASA permitió descubrir una línea en el espectro de rayos gamma con una energía de 130 GeV situada en el centro galáctico. La primera hipótesis para su origen fue la materia oscura. Pero la señal también se observó en el limbo de la Tierra (con 4,29 sigmas), lo que llevó a pensar en un error instrumental. Un nuevo artículo observa dicha línea en el halo solar con 3,16 sigmas. La materia oscura no puede ser la responsable (si la hubiera en el halo solar en la cantidad necesaria ya habría sido detectada por otros medios). Todo apunta de nuevo a un error instrumental, aunque los expertos de la colaboración Fermi LAT no han logrado explicar aún cuál puede ser la causa y han afirmado en varias ocasiones que no puede ser causada por ningún defecto en sus instrumentos. El misterio continúa, pero la hipótesis de su origen en la materia oscura se puede descartar de forma definitiva; ni en el limbo terrestre ni en el halo solar hay materia oscura  capaz de causar esta línea en el espectro de rayos gamma de Fermi LAT. El nuevo artículo técnico es Daniel Whiteson, “Searching for Spurious Solar and Sky Lines in the Fermi-LAT Spectrum,” arXiv:1302.0427, 2 Feb 2013. Por cierto, quizás no lo sepas, pero sobre esta línea de 130 GeV, descubierta en marzo de 2012, ya se han escrito unos 100 artículos científicos.

El limbo de la Tierra visto en rayos gamma por el telescopio Fermi LAT de la NASA

La fuente más brillante de rayos gamma que puede observar el telescopio espacial Fermi LAT de la NASA es el limbo de la Tierra. Los protones de alta energía que inciden en la atmósfera terrestre producen los rayos cósmicos, cascadas de partículas, que observamos en la superficie, pero además producen partículas rayos gamma (fotones de alta energía) que abandonan la atmósfera en una dirección tangencial en el limbo de la Tierra. Nos presenta esta curiosa imagen (que yo no había visto hasta ahora) Igor V. Moskalenko (Stanford Univ.), “Cosmic Rays in the Milky Way and Beyond,” SpacePart2012, Nov. 6, 2012 [slides, vídeo 28 min].

Sigue leyendo

Fermi LAT confirma que el púlsar PSR J1311-3430 es de tipo “viuda negra” gracias a su emisión de rayos gamma

Los púlsares de milisegundos tipo “viuda negra” son estrellas de neutrones viejas que giran debido a su acreción de la materia de una estrella compañera. Su velocidad de rotación puede alcanzar cientos de revoluciones por segundo. Hasta ahora, todos las “viudas negras” habían sido descubiertas gracias a sus emisiones de radio. Gracias al telescopio de rayos gamma Fermi LAT (Large Area Telescope) se ha detectado por primera vez un púlsar tipo “viuda negra” de 2,56 milisegundos, llamado PSR J1311-3430, en la constelación de Centaurus. El púlsar está en una órbita circular (alrededor del centro de masas común con su estrella compañera) con un período orbital de solo 93 minutos, el más corto de todos los encontrados hasta ahora; durante esos 93 minutos, rota sobre sí mismo unas 2,18 millones de veces (uno de los más veloces entre los conocidos). La estrella que acompaña a PSR J1311‐3430 tiene un diámetro de solo 88 mil kilómetros, casi el 60% del tamaño de Júpiter, pero una masa unas ocho veces más grande, lo que implica una densidad altísima (equivalente a 30 veces la del Sol). Se cree que el núcleo de esta estrella es de helio y pierde materia por evaporación hacia el púlsar que se encuentra muy cerca de ella, a tan solo 520 mil kilómetros, lo que equivale a 1,4 veces la distancia entre la Tierra y la Luna. En este hallazgo han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), por ello nos lo cuentan en “Descubierta la viuda negra estelar con el periodo orbital más corto del cosmos,” SINC, 25 oct. 2012. El artículo técnico es H. J. Pletsch et al, “Binary Millisecond Pulsar Discovery via Gamma-Ray Pulsations,” Science Express, Published Online October 25 2012 [artículo].

Sigue leyendo

El problema de la línea de rayos gamma de 130 GeV observada por Fermi-LAT

En la región del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, el telescopio de rayos gamma Fermi-LAT (Large Area Telescope) ha observado un exceso a 4,6 sigmas locales (solo 3,2 sigmas globales) con una energía de 130 GeV que podría corresponder a la aniquilación de materia oscura en fotones (rayos gamma), con una sección eficaz de 10−27 cm3/s. Dicha observación se ha obtenido gracias a la publicación de los primeros 43 meses de observaciones de Fermi-LAT. Nos resume el análisis estadístico de la señal Christoph Weniger, “Tentative observation of a gamma-ray line at the Fermi LAT,” arXiv:1210.3013, Subm. 10 Oct 2012.

Una técnica de análisis estadístico sesgada para la búsqueda de picos en los datos de Fermi-LAT ha obtenido una señal aún más clara, con un confianza estadística de 6,5 sigmas para una línea espectral con una energía de 127,0 ± 2,0 GeV; aunque también podría tratarse de dos líneas más delgadas situadas en 110,8±4,4 GeV y 128,8±2,7 GeV compatibles con la desintegración de una partícula WIMP (un neutralino) con una masa de 127,3 ± 2,7 GeV en los canales γγ y γZ. Obviamente, esta segunda posibilidad está mucho menos clara en los datos. Nos lo contaron Meng Su, Douglas P. Finkbeiner, “Strong Evidence for Gamma-ray Line Emission from the Inner Galaxy,” arXiv:1206.1616, Subm. 7 Jun 2012.

El mayor problema de esta señal es que si la línea observada corresponde a partículas de materia oscura, éstas deberían haber sido observadas en los experimentos de búsqueda directa en curso. Por tanto, debe haber alguna otra explicación a la observación realizada por Fermi-LAT. Lo más razonable es que se trate de un error sistemático en los instrumentos de medida. Un estudio de los datos de Fermi-LAT que ha buscado sistemáticamente picos alrededor de 130 GeV ha encontrado uno asociado al limbo de la Tierra (la zona alrededor de la Tierra vista por este telescopio) con 4,7 sigmas locales. No existe ninguna fuente física real de esta señal, que obviamente es espuria (un error sistemático en los detectores). Aunque aún no hay ningún modelo que explique por qué los detectores pueden fallar de esta forma, los descubridores de esta anomalía creen que la señal observada en el centro galáctico podría tener el mismo origen, siendo un error sistemático de los instrumentos. Nos lo contaron Douglas P. Finkbeiner, Meng Su, Christoph Weniger, “Is the 130 GeV Line Real? A Search for Systematics in the Fermi-LAT Data,” arXiv:1209.4562, Subm. 20 Sep 2012. Un estudio posterior apunta a que no es un error instrumental, sino solo una fluctuación estadística, en concreto Andi Hektor, Martti Raidal, Elmo Tempel, “Fermi-LAT gamma-ray signal from Earth Limb, systematic detector effects and their implications for the 130 GeV gamma-ray excess,” arXiv:1209.4548, Subm. 20 Sep 2012.

No había hablado aún en este blog de la línea a 130 GeV observada por Fermi-LAT porque todo indica que se trata de una línea espuria, una fluctuación estadística o un error instrumental. Sin embargo, muchos físicos siguen desarrollando modelos para la materia oscura capaces de mostrar esta señal y no mostrar ninguna en el resto de los detectores directos de materia oscura. Así seguirá ocurriendo mientras no se descubra la solución definitiva a este problema. Quizás baste acumular más datos y la fluctuación estadística observada empezará a reducirse hasta desaparecer.

Por qué el satélite Planck no ha hallado la “primera prueba” de la materia oscura, como titula ABC

Me ha sorprendido la noticia de José Manuel Nieves, “Hallan la primera «prueba física» de la materia oscura,” aparecida hoy en la sección Ciencia del diario ABC.es. El subtítulo aclara que el titular es erróneo “Una neblina alrededor del centro de la Vía Láctea puede ser la primera evidencia directa de este fenómeno.” Aún así, la redacción de la noticia no me parece apropiada. Por ejemplo, la imagen que la ilustra no es de Planck, sino una composición de una imagen de Planck y otra de Fermi/LAT. ¿Por qué la aniquilación de materia oscura y la producción de pares electrón-positrón no puede explicar estas burbujas de rayos gamma? Porque las burbujas tienen bordes muy bien definidos que esta hipótesis no puede explicar de ninguna forma. La hipótesis más razonable ahora mismo es que la burbuja es resultado de la interacción del chorro de rayos gamma observado por Fermi LAT, ver la figura de abajo, cuyo origen es el agujero negro central de nuestra galaxia; el campo magnético galáctico al interaccionar con el chorro generaría estas dos grandes burbujas. Nuestro superagujero negro Sgr A* está inactivo porque no acreta materia de forma continua, sin embargo, de vez en cuando cae materia en su interior y se produce el chorro que ha sido observado por Fermi/LAT. Los interesados en el artículo técnico, que solo menciona la materia oscura en la introducción como una de las posibles hipótesis para explicar el fenómeno, es Planck Collaboration, “Planck Intermediate Results. IX. Detection of the Galactic haze with Planck,” Submitted to Astronomy and Astrophysics, arXiv:1208.5483, 27 Aug. 2012. Una explicación breve del porqué la materia oscura es una hipótesis poco razonable para explicar este fenómeno en Gregory Dobler, “A Last Look at the Microwave Haze/Bubbles with WMAP,” The Astrophysical Journal 750: 17-25, 2012 [arXiv:1109.4418]. Agradezco a César @EDocet que me comentara la noticia vía Twitter.

Más información en mi blog sobre este tema: “Fermi LAT descubre un chorro de rayos gamma que atraviesa el plano de la Vía Láctea,” 15 junio 2012; “El procesamiento de los datos del telescopio espacial Fermi y la doble burbuja galáctica de rayos gamma,” 10 noviembre 2010.

PS (6 sep. 2012): Recomiendo leer a Ricardo Génova Santos, “¿Se han hallado evidencias de materia oscura?,” Noticias de la RSEF.

La señal observada por Planck, Femit/LAT y WMAP “ha suscitado un gran interés en los últimos años en la comunidad científica. La explicación que se ha ido imponiendo es la de emisión sincrotrón, un mecanismo de radiación electromagnética que se origina por la interacción de electrones acelerados hasta muy altas velocidades con el campo magnético de nuestra Galaxia. El problema está en que la pendiente del espectro de la señal detectada, que ha sido ahora medida por Planck con mayor precisión, no coincide con lo que se espera para la radiación sincrotrón cuando ésta es originada por electrones que han obtenido su energía a partir explosiones de supernova.”

“Una [alternativa] atractiva es que [la señal sea debida a] la aniquilación de partículas de materia oscura. Sin embargo, hay algunas características morfológicas de las observaciones de Fermi que no concuerdan con este modelo. Por otro lado, hay otras hipótesis que han sido propuestas para el origen de estos electrones de alta energía, como por ejemplo la presencia de chorros astrofísicos generados por acreción de materia hacia un agujero negro en centro de la Galaxia, la presencia de vientos galácticos, o la existencia de un ritmo de producción de energía a partir de explosiones de supernova en nuestra Galaxia mayor del habitual.”

“Por ello, aunque la posibilidad de la detección indirecta de materia oscura pudiera parecer la más atractiva, por sus implicaciones cosmológicas, parece claro que una confirmación de esta hipótesis requiere de datos más precisos, como los que puede producir Planck en el futuro, cuando se hayan recolectado más datos, u otros experimentos como Quijote-CMB, que es actualmente desarrollado en el Instituto de Astrofísica de Canarias.”

PS (9 sep. 2012): Recomiendo la lectura de la historia personal del investigador que propuso que la materia oscura podría explicar las burbujas observadas por WMAP. Él mismo nos la cuenta en “Guest Post: Doug Finkbeiner on Fermi Bubbles and Microwave Haze,” en el blog de Sean Carroll, Cosmic Variance, September 4th, 2012.

Fermi LAT descubre un chorro de rayos gamma que atraviesa el plano de la Vía Láctea

Recreación artística del nuevo chorro de rayos gamma descubierto en la Vía Láctea. (Credit: David A. Aguilar (CfA)).

El superagujero negro de cuatro millones de masas solares que se encuentra en el centro de la Vía Láctea está inactivo (“dormido”). Sin embargo, en el pasado no debería haberlo estado (como la mayoría de los observados en otras galaxias). El Telescopio Femi de Gran Área (Fermi LAT) ha descubierto dos enormes chorros de rayos gamma emitidos desde el centro galáctico con un ángulo de 15 grados y con una longitud de unos 27.000 años luz por encima y por debajo del plano galáctico. Estos dos chorros atraviesan las dos grandes burbujas de rayos gamma que ya había descubierto Fermi LAT, como muestra la recreación artística de esta imagen. La forma y estructura de estos chorros es muy parecida a la otros chorros que se han observado en los agujeros negros activos de galaxias distantes y se cree que se debe a la extracción de materia a partir de su disco de acreción. En el pasado el agujero negro de nuestra galaxia debía haber estado activo con un disco de acreción que ahora mismo no se observa. La opinión de los autores del estudio es que las grandes burbujas y el chorro debieron ser emitidos en la misma época y por tanto deben tener una causa común. El artículo técnico es Meng Su, Douglas P. Finkbeiner, “Evidence for Gamma-ray Jets in the Milky Way,” Accepted by Astrophysics Journal, preprint ArXiv:1205.5852.

Como muestra la imagen real de los chorros observados por Fermi LAT se intuyen más que se ven y tendrá que ser confirmados por estudios futuros. En otras galaxias se ha observado la emisión de radio y rayos X de estos chorros, siendo esta observación la primera vez que se observan en el espectro de rayos gamma. Obviamente, hay que confirmar en el espectro de radio y rayos X la existencia de los mismos.

Aclaración: El término “dormant” en inglés se puede traducir por inactivo, como yo he hecho, pero también como latente o aletargado. Este término se refiere a que el agujero negro no posee disco de acreción de materia a su alrededor (al menos no uno que sea visible en la actualidad). Como no tiene materia que “tragar” se comporta como si no estuviera tragando materia, no emite ningún chorro transversal y por eso se dice que está inactivo. Como bien dice @irreductible en Twitter, “no es que no tenga hambre, es que no tiene comida.” De hecho, “una gran nube de gas cae en espiral hacia Sgr A* (el agujero negro central de la Vía Láctea) y lo alcanzará en 2013.” La nube es muy pequeña, unas tres masas terrestres y se cree que alcanzará el horizonte de sucesos alrededor del verano de 2013. Estudiar en detalle qué le pasa a esta materia nos dará mucha información sobre Sgr A* y podrá confirmar, si alguien aún lo duda, de que se trata de un superagujero negro. Ya es contaré el próximo año qué pasa con todo esto. En este sentido, como bien dice @irreductible en Twitter, el agujero negro “está pendiente y esperando como un cocodrilo a que crucen los ñus” (por cierto, yo creía que lo correcto en español es escribir “ñúes” pero resulta que estoy completamente equivocado, como nos ha aclarado @Entomoblog para mi propio escarnio; como siempre, “papaíto” @irreductible tiene razón).

Los agujeros negros que emiten chorros a partir de la materia que cae en sus discos de acreción se han observado a todas las escalas, desde la escala galáctica (núcleos galácticos activos o AGN) a la escala estelar (binarias en las que una de las “estrellas” es un agujero negro). Hay agujeros negros que llevan emitiendo chorros durante mucho tiempo (desde décadas a millones de años), pero no todos los hacen y en algunos la emisión parece ser pulsada. El mecanismo por el cual los agujeros negros se activan y desactivan (pasan de “on” a “off” y viceversa) no es conocido en detalle, pero se cree que podría estar relacionado con la tasa de nacimiento estelar de la galaxia. Sgr A*, el superagujero negro de nuestra galaxia, está rodeado de múltiples estrellas jóvenes y nubes gigantes de gas molecular. Varias investigaciones sugieran que en el pasado pudo estar activo, sin embargo, en la actualidad se encuentra “inactivo.”  Por ello, los autores del nuevo artículo han buscado reliquias (señales) de su actividad pasada aprovechando la sensibilidad y resolución angular de LAT (Large Area Telescope) a bordo del Telescopio Fermi de Rayos Gamma (Fermi Gamma-ray Space Telescope) make possible the search. Y no solo las han buscado, también la han encontrado en el rango de energías entre 0,3 GeV y 100 GeV, una estructura de dos chorros bien colimados que aparecen simétricamente respecto al centro galáctico.

Partículas WIMP de materia oscura ocho veces más pesadas que el protón observadas en el centro de la Vía Láctea

Dan Hooper, físico del Fermilab, y Lisa Goodenough, postgraduada de la Universidad de Nueva York, han descubierto pistas de la existencia de materia oscura en el centro de la Vía Láctea gracias al análisis de los datos observados por el Telescopio Espacial Fermi de rayos gamma. El único origen razonable es la aniquilación en un par de  tauones de una partícula tipo WIMP con una masa en el rango de 7’3 a 9’2 GeV/c², unas ocho veces más pesada que el protón, con un error del 10%. Esta partícula WIMP casa bien con las observaciones en tierra de los experimentos CoGeNT, experimento de la Universidad de Chicago en la mina de Sudán en Minnesota, y DAMA, un experimento italiano situado en las montañas del Gran Sasso, cerca de Roma. La figura que abre esta entrada muestra el buen ajuste entre los datos observados (puntos en rosa con una barra de error) y un modelo teórico para la materia oscura (curva negra). Según los autores del trabajo, ninguna fuente astrofísica conocida es capaz de generar el flujo anómalo de rayos gamma procedentes del centro de la Vía Láctea presentado en esta figura. Claro, salvo su modelo para la materia oscura formada por WIMP. Varios astrofísicos de partículas que han estudiado el artículo opinan que es un gran trabajo técnico. Craig Hogan, director del Laboratorio de Astrofísica de Partículas del Fermilab e investigador en la Universidad de Chicago, afirma que “el análisis de Dan y Lisa es muy sencillo e impecable.” Steve Ritz, investigador principal adjunto del Telescopio de Gran Área de rayos gamma del Telescopio Espacial Fermi, “cree que es un artículo muy interesante, pero el centro galáctico presenta el espectro de rayos gamma más complejo de todo el cielo y para proclamar nueva física hay que demostrar que las características sorprendentes en los datos no se explican por ninguna incertidumbre sistemática u otra causa astrofísica plausible.” Este comentario es importante porque la región estudiada se encuentra cerca de los límites de resolución de Fermi y quizás algún tipo de burbuja debida a múltiples supernovas podría ser una alternativa como explicación viable. Aún así, no será difícil refutar/confirmar los resultados de Hooper y Goodenough en los próximos años, ya que los experimentos como CoGeNT y DAMA están bien preparados para ver partículas WIMP de baja masa. Nos lo ha contado Rhianna Wisniewski, “Fermilab theorist sees dark matter evidence in public data,” Symmetry Breaking, October 22, 2010, haciéndose eco del artículo técnico de Dan Hooper, Lisa Goodenough, “Dark Matter Annihilation in The Galactic Center As Seen by the Fermi Gamma Ray Space Telescope,” ArXiv, 13 Oct 2010.

Os recuerdo que las partículas WIMP (Weakly Interacting Massive Particles o Partículas Masivas Débilmente Interactivas) [wiki] son partículas neutras  similares a los neutrinos pero mucho más masivos que interactúan gracias a la interacción débil y a la gravedad, pero no vía el electromagnetismo ni la interacción fuerte. Son un firme candidato a explicar el problema de la materia oscura, pero no se pueden ver directamente y reaccionan poco con el núcleo de los átomos.

Más sobre partículas WIMP y materia oscura en este blog: “Jodi Cooley del CDMS: observados dos eventos tipo WIMP de 100 GeV con certeza al 77%,” 17 Diciembre 2009; “Qué pasó con los dos WIMP observados por CDMS en diciembre de 2009 (han sido descartados por XENON100 en mayo),” 5 Julio 2010; “XENON100 versus DAMA, guerra de cifras sobre la masa de las partículas WIMP de materia oscura,” 10 Mayo 2010; y “La materia oscura galáctica no puede explicar las observaciones de PAMELA, ATIC, Fermi y HESS,” 1 Mayo 2010.

Fermi LAT detecta por primera vez la emisión de rayos gamma de alta energía en un microcuásar (Cygnus X-3)

Los microcuásares son sistemas binarios en los que una estrella de neutrones o un agujero negro acreta materia de su compañera y que presentan un chorro relativista transversal al disco de acreción. Por primera vez el telescopio espacial Fermi de rayos gamma ha sido capaz de localizar sin ambigüedad uno de estos chorros de alta energía en un microcuásar, Cygnus X-3, una poderosa fuente binaria de rayos-X. Se trata de una emisión variable cuyo análisis detallado permitirá conocer mejor la dinámica y formación de estos chorros relativistas en discos de acreción. El artículo técnico es A. A. Abdo et al. (The Fermi LAT Collaboration), “Modulated High-Energy Gamma-Ray Emission from the Microquasar Cygnus X-3,” Science Express, Published Online November 26, 2009. Este artículo coincide esta semana con otro que proclama prácticamente el mismo descubrimiento pero realizado por el satélite de la Agencia Espacial Italiana AGILE (Astro-rivelatore Gamma ad Immagini Leggero) que estudia con detalle las emisiones de rayos X de la región Cygnus. M. Tavani et al., “Extreme particle acceleration in the microquasar Cygnus X-3,” Nature, Advance online publication 22 November 2009 [disponible gratis en ArXiv].

Cygnus X-3 (Cyg X-3) es una poderosa fuente binaria de rayos X en la que un objeto compacto entre 10 y 20 masas solares orbita una estrella de tipo Wolf–Rayet. El objeto compacto podría ser una estrella de neutrones con un disco de acreción extremadamente masivo o un agujero negro. El espectro de rayos X de Cyg X-3 es inusualmente complejo y muestra hasta 5 estados claramente diferenciados de emisión. Este espectro es mucho más complejo que el del microcuásar más famoso, Cygnus X-1, que no presenta emisión de rayos gamma de alta energía (GeV). El artículo en Nature afirma que la diferencia entre ambos es la existencia de un mecanismo de aceleración de partículas  que periódicamente produce emisiones miles de veces más energéticas que las emisiones que se observan en su estado de reposo.

Los dos estudios publicados esta semana en Nature y Science se complementan mutuamente. El trabajo de la colaboración Fermi demostrando unívocamente que la emisión de rayos X de alta energía tiene a Cyg X-3 como fuente es importante porque está separado sólo por 30 arcmin. de un púlsar muy brillante PSR J2032+4127. Los investigadores han evitado el efecto de dicho púlsar tomando datos de Cyg X-3 sólo cuando su emisión es mínima, lo que reduce a sólo el 20% el tiempo de exposición del Telescopio de Gran Apertura (LAT) de Fermi. Además, se ha requerido de un análisis estadístico de los datos muy cuidadoso pero evitar toda posible ambigüedad.

En resumen, dos trabajos que nos permitirán confrontar mejor los resultados de los modelos de simulación de microcuásares con los resultados experimentales que tanto Fermi como AGILE están obteniendo de Cygnus X-3.