Casi más oscuro que un agujero negro (o “el lado oscuro” de los nanotubos de carbono)

dibujo08feb2008oscuro.jpg

Un material negro es un “tragaluz” (se traga la luz), como hace a otra escala un agujero negro. Un material negro “ideal” es el que aborbe “toda” la luz que recibe en cualquier dirección (ángulo) y con cualquier “color” (longitud de onda). Normalmente consideramos sólo el espectro visible (los “colores” del arco iris). Un material negro es una esponja que en lugar de absorber agua, absorbe luz.

En el artículo Experimental Observation of an Extremely Dark Material Made By a Low-Density Nanotube Array“, Yang et al., Nano Letters, 2008, se presenta un material formado por un “bosque” (distribución alineada) de nanotubos puestos en vertical sobre un sustrato que parece ser el material “más” oscuro fabricado hasta el momento. El índice de refracción (teórico) de este material es extremadamente bajo que combinado con la rugosidad del bosque de nanotubos dotan a este material de una reflectancia difusa ultrabaja (un orden de magnitud por debajo del carbón de baja reflectancia comercial) y de una reflectancia total de 0.045% (sólo este tanto por ciento de la luz incidente es reflejada), es decir, el nuevo material absorbe más del 99’9% de la luz que recibe.

Las aplicaciones del nuevo material son múltiples: células solares, generatión de electricidad termofotovoltáica, detección infrarroja, e incluso observación astronómica (“Blacker Than Black: Darkest Manmade Material Ever Made“). A pie de calle, lo más que nos interesa es que permitirá el desarrollo de células solares más eficientes, es decir, mejores paneles solares (“‘Darkest ever’ material created“) . Este nuevo material es el mejor “tragaluz” conocido.

By the way, los investigadores quieren que el nuevo material se incluya en el Libro Guinness de los Récords (“Negro mas negro que el Negro” y “Blacker Than Black: Darkest Manmade Material Ever Made“). “Veta comercial” no le falta al profesor Shawn-Yu Lin.