El efecto de la contaminación en la India sobre los ciclones en el Mar Arábigo

Mucha gente achaca al cambio climático la intensificación de los fenómenos climáticos que se ha observado en las últimas décadas. Sin embargo, la contaminación también es culpable de muchos de estos cambios. Un nuevo artículo publicado en Nature afirma que la contaminación está propiciando ciclones más intensos en el Mar Arábigo. La contaminación por la combustión de carbón (quema de madera y emisiones de vehículos) y la emisión de aerosoles en la atmósfera sobre la India ha cambiado los patrones del viento predominante en la zona, viento que evitaba que ciclones en el Mar Arábigo se convirtieran en grandes tormentas; el debilitamiento de los vientos en los últimos 30 años ha provocado que fenómenos que eran raros o inexistentes, como la formación de ciclones de verano, estén provocando grandes pérdidas (incluyendo vidas humanas). El artículo técnico es Amato T. Evan et al., “Arabian Sea tropical cyclones intensified by emissions of black carbon and other aerosols,” Nature 479: 94–97, 03 November 2011; en español podéis leer “La contaminación en la India activa ciclones en el desértico mar Arábigo,” Europa Press, 2 Nov. 2011.

Este tipo de estudios se basa en la combinación de correlaciones estadísticas observadas en los datos experimentales junto a simulaciones por ordenador. En este estudio se ha utilizado el simulador NCAR/CCM3 (National Center for Atmospheric Research Community Climate Model Version 3) para estudiar el efecto de la contaminación durante el periodo entre 1951 y 2002.  Los resultados son robustos ante perturbaciones, aunque tendrán que ser corroborados por futuros estudios independientes que utilicen otros simuladores. Uno de los grandes problemas de todos los estudios relacionados con el cambio climático es que dependen del simulador utilizado; yo soy un poco escéptico ante los estudios que utilizan un solo simulador, por muy bueno que parezca. Todos sabemos que la contaminación es mala para el clima, pero medir cuán mala no es nada fácil.

Anuncios