Publicado en Science: Confirmación definitiva que la comunicación extracelular mediante cAMP inicia la agregación de las amebas sociales Dictyostelium

La ameba social, Dictyostelium discoideum, forma agregados multicelulares en forma de esporas cuando el alimento escasea que se descompone en células individuales cuando vuelve a estar disponible. Un nuevo estudio muestra los detalles bioquímicos de este proceso. Una ameba sintetiza de forma periódica AMP cíclico (cAMP) que segrega al medio extracelular para comunicarse con otras amebas y excitar en ellas una actividad similar, que en cadena, acaba provocando que todas estas amebas decidan agregarse formando una espora multicelular. El vídeo que abre esta entrada muestra este proceso gracias a imágenes por fluorescencia (se han marcado las moléculas de cAMP con moléculas fluorescentes de YFP). En el vídeo se muestran unas 180 amebas en una región de unos 0’42 mm cuadrados. Los flashes que parpadean en el vídeo corresponden a las oscilaciones transitorias en la concentración de cAMP citoplasmática (en el interior de la membrada de cada ameba). Más información en la página web de los autores. El artículo técnico es Thomas Gregor, Koichi Fujimoto, Noritaka Masaki, Satoshi Sawai, “The Onset of Collective Behavior in Social Amoebae,” Science, 22 April 2010.
 
Realmente es curioso comprobar los grandes avances que se han realizado en el conocimiento sobre el comportamiento social de la ameba Dictyostelium desde los trabajos pioneros en 1947 de John Bonner, ahora profesor emérito de la Universidad de Princeton. Hace 60 años, Bonner filmó por primera vez el comportamiento social de esta ameba (como muestra el vídeo de más abajo) y sólo ahora ha sido posible comprender los detalles bioquímicos de este proceso de agregación. Alguien me dirá, ¿cómo que ahora? Eso ya se sabía desde hace muchos años. Es cierto, la hipótesis de que el cAMP era el mensajero de la comunicación que iniciaba la formación de las esporas es ya clásica, se había propuesto en los 1970, pero sólo ahora ha recibido una confirmación experimental definitiva. Así es la ciencia. Una hipótesis, por muy plausible que sea, es sólo eso, una hipótesis, hasta que recibe una confirmación definitiva, una confirmación fuera de toda duda. Todos ya lo habíamos escuchado muchas veces, todos ya lo sabíamos, pero sólo ahora se ha confirmado definitivamente y por eso el artículo ha merecido publicarse en la prestigiosa Science.

Anuncios