El “efecto de los machos raros” en los guppies es debido a la selección natural y la sexual

Dibujo20131102 poecilia reticulata - guppys - acuarioadictos com

Los machos del pez guppy (Poecilia reticulata) despliegan una deslumbrante variedad de colores y las hembras prefieren aparearse con los machos más vistosos. La selección sexual de un rasgo debería reducir su variabilidad. En 2006 se propuso que actúa la selección natural ya que en un entorno natural los guppies machos con colores raros despistan a los depredadores y sobreviven más. Se publica en Nature que los guppies machos salvajes con rasgos raros se aparean más y dejan más descendencia. Por tanto, la gran variabilidad de color de los guppies machos tiene su origen tanto en la selección natural como en la selección sexual. Nos lo cuentan Jeffrey S. McKinnon, Maria R. Servedio, “Evolutionary ecology: Novelty makes the heart grow fonder,” News, Nature, AOP 30 Oct 2013, quienes se hacen eco del artículo técnico de Kimberly A. Hughes, Anne E. Houde, Anna C. Price & F. Helen Rodd, “Mating advantage for rare males in wild guppy populations,” Nature, AOP 30 Oct 2013. El artículo de 2006 es Robert Olendorf et al., “Frequency-dependent survival in natural guppy populations,” Nature 441: 633-636, 01 Jun 2006.

Dibujo20131102 The rare-male effect in a natural population - nature12701-f1

El llamado “efecto de los machos raros” (rare-male effect) corresponde a la selección sexual negativa de un rasgo, es decir, cuando el éxito reproductivo o la eficacia evolutiva (fitness) de cierto rasgo crece conforme el tamaño de la población de individuos con dicho rasgo se reduce. En laboratorio este efecto se ha estudiado sobre todo en los guppies machos. ¿Se observa también este efecto en las poblaciones salvajes de estos peces? Kimberly A. Hughes (Univ. del Estado de Florida, Tallahassee, Florida, EEUU) lleva más de una década estudiando las poblaciones de guppies en las piscinas naturales que se forman en los arroyos de la Isla Trinidad (una isla del mar Caribe, la mayor del Estado Trinidad y Tobago, situada a una decena de kilómetros de distancia de la costa oriental de Venezuela, cuya capital se llama Puerto España).

Dibujo20131102 Colour pattern variation among males from a single population - nature12717-f1

Esta figura ilustra la enorme variabilidad de colorido de los machos de una pequeña población que vive en una misma piscina natural. Para evaluar el éxito reproductivo de los machos se estudió el genotipo de más de 1.400 crías de hembras preñadas recogidas en la misma piscina natural. Los machos se clasificaron en machos comunes (parte izquierda de esta figura) y machos raros (parte derecha de esta figura) en función si la cola (aleta caudal) era blanca (o casi transparente) o estaba decorada con dibujos de vivos colores.

Dibujo20131102 Rare colour patterns have higher mating and reproductive success - nature12717-f2

Esta figura muestra el número de apareamientos (mates) y número de crías (offspring) para 124 machos comunes (barras blancas en el histograma) y 42 machos raros (barras negras en el histograma). Se observa que los machos raros lograron una mayor tasa de apareamientos y un mayor éxito reproductivo.

Por supuesto, este estudio no está exento de limitaciones. Un problema potencial es que en los guppies la fertilización es interna y las hembras pueden almacenar el esperma durante semanas o meses. En laboratorio, el “efecto de los machos raros” sólo se observa cuando las hembras se fertilizan con el esperma más reciente, pero no cuando usan el esperma que tienen almacenado desde hace más tiempo. Hughes y sus colegas sostienen que, en la naturaleza, las guppies hembras se aparean con frecuencia y rara vez se fertilizan con el esperma almacenado. Pero por supuesto se requieren estudios futuros para aclarar fuera de toda duda esta importante cuestión. Por otro lado, la técnica usada para estudiar el genotipo se basa en unas regiones variables del genoma llamadas microsatélites, cuya utilidad como test de paternidad no ha sido demostrada con absoluta fiabilidad.

El estudio de Hughes y sus colegas también plantea muchos interrogantes. ¿Por qué las guppies hembras prefieren a los machos con patrones de color poco comunes? Su hipótesis es que estos machos tienen una mayor tasa de supervivencia. Sin embargo, esta respuesta no resuelve el problema de por qué sigue habiendo más machos con colores comunes que con colores raros (es decir, por qué los raros son raros y la rareza no se extiende a la población entera). Hughes y sus colegas señalan que quizás las hembras evitan el apareamiento con machos cuyos patrones de color son similares a los de los machos con los que ya se han apareado en el pasado, un instinto que tiene como objetivo aumentar la diversidad genética de su descendencia. También proponen que esta preferencia podrían haber evolucionado para evitar una alta tasa de consanguinidad, ya que las poblaciones naturales de guppies suelen ser pequeñas. Pero, por ahora, esta cuestión aún no está resuelta.

Seguramente, Hughes y sus colegas lograrán publicar un tercer artículo en Nature sobre el guppies cuando puedan aportar respuestas firmes a esta cuestión.