Francis en Trending Ciencia: La física cuántica de la fotosíntesis

Dibujo20130519 Quantum Secrets of Photosynthesis Revealed

Sigue este enlace si quieres escuchar mi nuevo podcast en Trending Ciencia, que contesta una pregunta/petición formulada por Ces. Como siempre una transcripción del audio.

He elegido como tema para mi nuevo podcast sobre física la respuesta a una pregunta que me ha hecho uno de los lectores de mi blog, Ces, sobre la fotosíntesis y la física cuántica. Ces ha leído que la tasa de conversión de fotones en electrones en la clorofila alcanza el 90% gracias a la física cuántica. En realidad se trata de un mito. Igual que es falso que sólo usemos el 10% de nuestro cerebro, también es falso que la fotosíntesis tenga una eficiencia de más del 90%. La eficiencia máxima de la fotosíntesis como proceso bioquímico que produce biomasa a partir de radiación solar tiene una eficiencia máxima que ronda el 10%. Si sólo tenemos en cuenta los procesos que ocurren en las moléculas de clorofila, la eficiencia de la conversión de la energía de los fotones incidentes en el proceso de transferencia de electrones tiene una eficiencia que ronda el 50%. La eficiencia de más del 90% se refiere al proceso llamado “hopping” por el cual el fotón incidente en una molécula de clorofila produce una onda de tipo excitón que se mueve de forma sucesiva por varias moléculas de clorofila hasta alcanzar la molécula de clorofila “P” que realiza la transferencia de un electrón entre dos moléculas, una dadora de electrones y otra aceptora de electrones. Permíteme que explique todo esto en más detalle.

Dibujo20130519 The distributions of energy density of solar spectrum

La luz del Sol que es activa para la fotosíntesis es la que se encuentra en la banda entre 400 y 700 nm; recuerda que la luz con 400 nm tiene color azul y que la luz con 700 nm tiene color rojo. Como la clorofila absorbe mal en el centro de esta banda, los colores verdes, las hojas de los árboles son verdes (en lugar de negras). Se estima que como mínimos el 5% (y en muchos casos hasta el 10%) de la luz solar en la banda de 400 a 700 nm que incide sobre las hojas de las plantas se refleja y por tanto no es útil para la fotosíntesis.

Los fotones que inciden sobre la molécula de clorofila provocan su transición energética a un estado excitado, cuya relajación posterior se utiliza para producir energía. Los fotones en la banda activa para la fotosíntesis, entre 400 y 700 nm, tienen una energía media por mol de fotones de 205 kJ (kilojulios). La energía necesaria para activar el sistema fotosintético fotosistema II (PSII) es la de un fotón con una longitud de onda de 680 nm, es decir, de unos 176 kJ/mol. Por otro lado, para el sistema fotosintético fotosistema I (PSI) es la energía de un fotón de 700 nm, es decir, 171 kJ/mol. Por tanto, en promedio, el 6,6% de la energía solar incidente se pierde en forma de calor durante la relajación de los estados excitados de la clorofila.

También se pierde energía en el ciclo de Calvin que sintetiza los carbohidratos a partir de CO2 y la energía capturada. En la fotosíntesis C3, el ciclo de Calvin consume tres moléculas de ATP (adenosín trifosfato) y dos de NADPH (nicotinamida-adenina-dinucleótido-fosfato) para asimilar una molécula de CO2 (dióxido de carbono) en un carbohidrato (glucosa) y generar la molécula necesaria para cerrar el ciclo. La síntesis de las tres moléculas de ATP requiere 12 protones (4 cada una) y las dos  moléculas de NADPH requiere absorber 8 fotones.  Todo esto por cada molécula de CO2 asimilada, proceso que requiere una energía de 1388 kJ por mol. Un sexto de un mol de glucosa, es decir, el carbono que le aporta la molécula de CO2, contiene unos 477 kJ. Por ello, en el ciclo de Calvin para la fotosíntesis C3 se pierde el 24,6% de la energía solar incidente. Sumando todos los efectos, en la fotosíntesis C3 la máxima cantidad de energía solar que se transforma en carbohidratos es del 12,6%.

Algo parecido ocurre en el caso de la fotosíntesis C4. Hay tres subtipos para el ciclo de Calvin en este caso. Sin entrar en detalles, se pierde el 28,7%  de la energía contenida en la radiación solar incidente. Por tanto la eficiencia máxima de conversión de energía en la fotosíntesis C4 se estima en un 8,5%. Pero no queda todo ahí, también hay pérdidas adicionales en la respiración que se produce en la mitocondria. Estas pérdidas dependen de varios factores. De nuevo sin entrar en detalles, se estima que entre el 30% y el 60% del a energía se pierde.

Dibujo20130519 Minimum energy losses calculated for 1000 kJ of incident solar radiation at each discrete step of the plant photosynthetic process

En resumen, tomando el porcentaje mínimo para todas las pérdidas de energía que hemos indicado, la eficiencia máxima de conversión de energía del Sol en biomasa en la fotosíntesis C3 es del 4,6% (de cada 1000 kJ de energía incidente sólo se transforma en biomasa 46 kJ) y en la fotosíntesis C4 es del 6,0% (de cada 1000 kJ de energía solar incidente sólo se transforma en biomasa 60 kJ).

Artículo técnico para los interesados en los detalles de estos cálculos: X.G. Zhu, S.P. Long, D.R. Ort, “What is the maximum efficiency with which photosynthesis can convert solar energy into biomass?,” Curr. Opin. Biotechnol. 19: 153-159, 2008.

Por supuesto, los oyentes me dirán que he tenido en cuenta demasiados efectos y que Ces en mi blog sólo estaba interesado en la eficiencia de la conversión de fotones en electrones en la clorofila. Permíteme considerar este proceso en detalle.

Dibujo20130519 Three representative pigment protein complexes involved in natural photosynthesis

Un fotón incide sobre una “antena” molecular, un complejo proteíco formado por varias proteínas que contiene los pigmentos fotosintéticos (pongamos que sean moléculas de clorofila) y es absorbido excitando una molécula de clorofila, es decir, un electrón pasa desde un estado HOMO (siglas de orbital molecular ocupado de mayor energía) hasta un estado excitado no ocupado de mayor energía. Pocos picosegundos más tarde, esta molécula excitada decae, es decir, el electrón pasa desde el estado excitado a un estado LUMO (siglas de orbital molecular desocupado de menor energía) emitiendo un nuevo fotón. En este proceso la molécula vibra y pierde energía disipando calor. Obviando esta disipación térmica, la diferencia de energía entre los estados HOMO y LUMO debe corresponder a la energía del fotón absorbido por la molécula y a la energía del fotón emitido.

En las antenas moleculares fotosintéticas hay varias moléculas de clorofila que se excitan en secuencia a saltos (en inglés se habla de “hops” y al proceso se le llama “hopping” [también se utiliza el término “transferencian del excitón”]. Estos saltos acaban en una molécula de clorofila especial llamada clorofila “P” cuyo papel es la conversión del fotón en un electrón. La clorofila P está cerca de dos moléculas, una aceptora de electrones y otra dadora de electrones (DPA). Cuando la clorofila P se excita con un fotón (DP*A), decae en un proceso con dos etapas separadas: en la primera etapa transfiere un electrón a la molécula aceptora de electrones (DP+A-) y en la segunda etapa recibe un electrón de la molécula dadora de electrones (D+PA-), quedando en un estado no excitado tras este proceso.

La eficiencia energética de este proceso de conversión de energía la de un fotón en la transferencia de un electrón se puede calcular usando las leyes de la termodinámica. Podemos suponer que se trata de un ciclo de Carnot con un foco caliente, la energía de la molécula excitada, y un foco frío, la energía de la molécula en su estado fundamental. Asumiendo que la molécula de clorofila se comporta como una molécula en un gas, el cálculo resulta en una eficiencia máxima del 75%. Sin embargo, la clorofila in vivo no está en un gas y se encuentra acoplada a proteínas, lo que reduce la eficiencia a un valor entre el 57% y el 67%. Y en estos cálculos se ha omitido el trabajo requerido en las transiciones en las moléculas aceptora y dadora de electrones, lo que reduce la eficiencia de este ciclo de Carnot en como mínimo un 7% adicional.

En resumen, la eficiencia de la conversión de energía de un fotón a la de un electrón ronda el 60% en el mejor caso, siendo lo habitual que no supere el 50%. Pero entonces, ¿por qué comenta Ces en mi blog que ha leído que la eficiencia cuántica de la conversión de un fotón en un electrón en la fotosíntesis supera el 90%?

Más información sobre estos cálculos en Jérôme Lavergne, Pierre Joliot, “Thermodynamics of the Excited States of Photosynthesis,” BTOL-Bioenergetics, 2000 [pdf gratis].

La razón es sutil, pero sencilla. La eficiencia superior al 95% en la transferencia de energía en la fotosíntesis que mucha gente escribe en artículos de divulgación (yo mismo lo he escrito en mi blog en 2009) se refiere a la transferencia de los fotones entre moléculas de clorofila cercanas. El proceso que lleva los fotones desde la molécula de clorofila que ha capturado el fotón de la luz solar y la molécula de clorofila “P” que realiza la transferencia del electrón. El proceso de “hopping” tiene una eficiencia cercana al 95% gracias a la física cuántica, como se publicó en la revista Nature en el año 2007. Podemos decir que en este proceso de “hopping” se ejecuta un algoritmo cuántico de búsqueda que canaliza el fotón hasta la clorofila “P”.

En mi blog puedes leer “La conexión entre la fotosíntesis y los algoritmos cuánticos,” 2009, y “Publicado en Nature: Biología cuántica y computación cuántica adiabática en la fotosíntesis a temperatura ambiente,” 2010.

En 2007, Gregory S. Engel (de la Universidad de California en Berkeley) y sus colegas estudiaron la fotosíntesis en la bacteria fototrópica verde del azufre (Chlorobium tepidum). Según su estudio experimental mediante espectroscopia bidimensional utilizando la transformada de Fourier, el proceso de “hopping” corresponde a la propagación coherente de una onda cuántica de tipo excitón que transfiere la energía del fotón capturado hasta el centro químico activo donde se realiza la transferencia del electrón [por eso al “hopping” también se le llama transferencian del excitón]. La onda cuántica se propaga por las moléculas de clorofila durante cientos de femtosegundos y se comporta como si “visitara” de forma simultánea varios caminos posibles y eligiera el óptimo para llegar al centro activo. Engel y sus colegas afirmaron en su artículo de 2007 que el proceso es análogo al algoritmo cuántico de Grover, capaz de buscar un elemento dado en un vector de n componentes desordenadas en un número de pasos igual a la raíz cuadrada de n (cuando un algoritmo clásico requiere mirar al menos todos los elementos, es decir, un tiempo proporcional a n). Aunque el estudio experimental publicado en el año 2007 se realizó con a baja temperatura, unos 77 Kelvin, los autores afirmaron que el mismo mecanismo debe ocurrir a temperatura ambiente.

Recomiendo leer a Roseanne J. Sension, “Biophysics: Quantum path to photosynthesis,” News and Views, Nature 446: 740-741, 12 April 2007. El artículo técnico original es Gregory S. Engel et al. “Evidence for wavelike energy transfer through quantum coherence in photosynthetic systems,” Nature 446: 782-786, 12 April 2007.

De hecho, en el año 2010, se publicó en Nature otro artículo que comprobó dicho hipótesis, demostrando que el que dicho mecanismo también se da a temperatura ambiente. Elisabetta Collini (de la Universidad de Padua, Italia, aunque realizó la investigación trabajando en la Universidad de Toronto, Canadá) y sus colegas demostraron en un alga fotosintética que el mecanismo de “hopping” utiliza la coherencia cuántica incluso a temperatura ambiente. Pero repito, estos estudios, no implican que la eficiencia de la conversión de los fotones en electrones sea superior al 90%, como me preguntaba Ces en mi blog.

Recomiendo leer a Rienk van Grondelle, Vladimir I. Novoderezhkin, “Photosynthesis: Quantum design for a light trap,” Nature 463: 614-615, 4 Feb 2010. El artículo técnico es Elisabetta Collini et al., “Coherently wired light-harvesting in photosynthetic marine algae at ambient temperature,” Nature 463: 644-647, 4 Feb 2010.

En resumen, espero haber contestado la pregunta de Ces de forma satisfactoria, aunque haya omitido muchos detalles técnicos. La fotosíntesis como proceso de conversión de energía solar en biomasa tiene una eficiencia máxima alrededor del 10%. El proceso fundamental que ocurre en la clorofila que permite la conversión de la energía de un fotón en la transferencia de un electrón tiene una eficiencia del orden del 50%. Y el proceso cuántico que tiene una eficiencia superior al 90% es el proceso de “hopping” por el que el fotón capturado en una molécula de clorofila recorre varias moléculas hasta llegar a la molécula de clorofila “P” que realiza la transferencia del electrón como tal.

Y esto es todo por hoy. Si te ha gustado la trancripción y quieres oír el podcast, sigue este enlace en Trending Ciencia.

Anuncios

18 pensamientos en “Francis en Trending Ciencia: La física cuántica de la fotosíntesis

  1. Francis, magnífico artículo. A la luz de lo escrito, no parece tan importante publicar en las revistas canónicas de ciencia, al menos el ciudadano de a pie aprende un montón con tu trabajo de divulgación.

    “El proceso fundamental que ocurre en la clorofila que permite la conversión de la energía de un fotón en la transferencia de un electrón tiene una eficiencia del orden del 50%”.

    Aunque cito de memoria, la eficiencia de los paneles fotovoltaicos (al menos los de silicio) ronda el quince por cien.

  2. Impresionante artículo. Una pequeña corrección: no se utiliza el término “sistema fotosintético”, sino “fotosistema”, hay dos fotosistemas, el I y el II. Me queda la duda de cúantos fotones tienen que llegar a las clorofilas P para que el fotón/fotones se transforme en un electrón ¿sólo uno?. En el artículo dices que uno, pero no se, me parece poco, se supone que el electrón es “más grande” que el fotón, aunque claro está que hay que tener en cuenta la energía del fotón, el equivalente masa-energía supongo. También me gustaría añadir que en el caso del fotosistema II, la molécula dadora de electrones (D+PA-) es el H2O, al escindirse en 2 protones, 2 electrones y 1 átomo de oxígeno.

    • No es que el fotón se transforme en un electrón, sino que lo excita y al volver al estado anterior el electrón libera un fotón.

      • Ya, por eso puse luego el comentario de abajo. La expresión original de Ces “tasa de conversión de fotones en electrones” debe entenderse como “aprovechamiento de fotones para la energización de electrones”. Sutilezas del lenguaje. Pero eso que dices de que el electrón libera el fotón solo vale para las antenas moleculares, que captan los fotones del sol, porque cuando el fotón llega a los fotosistemas, en concreto a las clorofilas P, el electrón no se limita a captar el fotón y liberarlo, sino que el electrón es expulsado del centro de reacción y es aceptado por el primer miembro de la cadena de transportadores electrónicos. La energía de más que lleva el electrón se va perdiendo a medida que éste recorre la cadena de transportadores electrónicos hasta el nivel más bajo de energía, el nivel normal del electrón. El aceptor final del electrón es el NADP+, que al recogerlo pasa a NADPH.

    • Gracias, Pachu, me lo miro.

      PS: Una de las últimas figuras aclara que se trata de un timo. Si la potencia eléctrica consumida no es pulsada, pero se engaña a quienes la miden para que así lo crean, el COP de 2,9 se reduce a un valor por debajo de 1,0 y hay muchas reacciones químicas que explican la curva de energía radiada. El artículo deja muy claro (si lees entre líneas) que Rossi no les dejó comprobar este detalle. Por tanto, el artículo, en mi opinión, demuestra claramente que se trata de un timo.

  3. ¿Se puede decir que el fotón se convierte en un electrón? Porque tenía entendido que al recibir el fotón, el electrón (externo) se convierte en un electrón más energético y salta de la clorofila hacia el aceptor, dejando un hueco electrónico que es rápidamente ocupado por el electrón procedente del dador (el agua en el fotosistema II). Sería más bien que el fotón se convierte en parte de un electrón excitado.

    • Daniel, no, no se puede decir que el fotón se convierte en un electrón, lo único que se puede decir es que la energía del fotón se convierte en la energía necesaria para transferir un electrón de un molécula a otra.

  4. En el modelo clásico el fotón transmite energía cinética al electrón, es el fotón el que da un empuje electromotriz al electrón. Lo que ocurre en el cable (conductor) de cobre que da luz a nuestros hogares, fábricas y oficinas es un desfile de electrones (corriente eléctrica). En un circuito eléctrico los electrones se mueven con lentitud, la velocidad depende de la intensidad de la corriente (amperaje) y de la sección del conductor. Por lo general, la velocidad es de algunos milímetros por segundo, aunque al activar el interruptor eléctrico un bombillo se enciende al instante porque todos los electrones del conductor se mueven a la vez. A la pregunta de si el fotón se convierte en un electrón no sé qué decir; supongo que a efectos prácticos lo que tiene relevancia es el empuje electromotriz que uno, dos o millones de fotones aportan a uno, dos o millones de electrones para excitarlos y producir corriente eléctrica.

  5. Muchas gracias. Me ha interesado de sobremanera el fenómeno de hoping, que se parece bastante a un Quantum Random Walk, por lo de que visita n nodos en raiz de n nodos pasos. hoping, algotitmo de Grover, y excitones = mil cosas que tengo que mirar !!

    Muchas gracias, en serio, es que estoy preparando un trabajo, y me interesa de sobremanera el QRW

  6. Lo que tu llamas “hopping” es lo que yo estudié en fisiología vegetal como “transferenciandel excitón. Puntualizo que yo lo estudié porque tenía la costumbre de ampliar contenidos por mi cuenta, y no porque me lo impartieran. Y estoy hablando del año 94.

    Lo cierto es que este asunto fue una llamada de atención para que los biólogos moleculares nos pusiéramos las pilas en mecánica cuántica. Lamentablemente creo que muchos colegas han ignorado ampliamente esa llamada, y el asunto no es demasiado popular.

    Y sin embargo, cada dia es más importante para comprender los mecanismos catalíticos de muchas proteínas. Por ejemplo, crecen mucho los modelos en los que está presente la llamada “tunelización de sustrato”. Recuerdo que un compañero de equipo me lo explicaba con los chaurones de Stargate… ¡si es que somos de frikis XD!

    No, Francis, en serio: tengo un ataque de cuernos de cuidado y espero que te animes a hacer un artículo igual que este pero con el complejo I mitocondrial. (NADPH deshidrogenasa). Y así me compensas, que no tienes corazón, chato :P

    • Gracias, Gustavocarra, supongo que tu última frase se refiere a la transferencia de electrones por efecto túnel en las mitocondrias y su relación con su eficiencia energética. Me lo apunto.

  7. Hola!
    Muy bueno el artículo y la explicación, pero hay algo que no me ha convencido. Es un pequeño detalle. Cuando dices:
    “Pocos picosegundos más tarde, esta molécula excitada decae, es decir, el electrón pasa desde el estado excitado a un estado LUMO (siglas de orbital molecular desocupado de menor energía) emitiendo un nuevo fotón. En este proceso la molécula vibra y pierde energía disipando calor.”

    Si el paso del estado excitado al fundamental se produce mediante fluorescencia, como pareces indicar en el texto, toda la energía extra de la molécula se pierde en forma de fotones. Existen otros caminos de desexcitación distintos a la fluorescencia, como por ejemplo Internal Vibrational Redistribution (IVR) donde la energía adquirida por la molécula se disipa entre los distintos modos vibracionales accesibles, o el cruce por Intersecciones Cónicas donde se transforma energía potencial en vibracional por el acoplamiento entre distintos estados electrónicos. En estos procesos sí se podría decir que se “disipa calor”, en una fluorescencia pura y dura es incorrecto. El camino de desexcitación de moléculas tan complejas suele ser un compendio de todos estos mecanismo.

    Un saludo! y enhorabuena por tu trabajo!

    RIBAP

    • Cierto, RIBAP, en la entrada también lo comento. En el artículo que menciono le asignan un porcentaje pequeño a esta energía disipada (menor del 5%); por ello, las estimaciones son de eficiencia máxima, y no de eficiencia promedio.

  8. Felicitaciones, un artículo muy interesante y esclarecedor sobre todo para los que pensabamos que la fotosíntesis era un proceso más eficiente.

    P.D. Un pequeño detalle: Si “hopping” proviene del verbo hop=saltar entonces debe escribirse con 2 pes, porque “hoping” con una sola p deriva de hope=esperanza

  9. Qué curioso.
    Según las teorías del loco este al que sigo, los núcleos atómicos “canalizan” fotones por su interior.

Los comentarios están cerrados.