Francis en ¡Eureka!: Los Australopithecus sediba y su relación con los Homo

Dibujo20130414 Australopithecus sediba reconstruction - compared to small-bodied female modern Homo sapiens and male Pan troglodytes

Ya puedes disfrutar del audio de mi sección ¡Eureka! en La Rosa de los Vientos, Onda Cero. Sigue este enlace y disfruta. Como siempre una transcripción libre del audio.

La evolución de los humanos a partir de los australopitecos aún no está del todo clara. Se afirmó que Lucy, un Australopithecus afarensis, era el antecesor del género Homo. Se publica esta semana nuevos datos sobre lo que podría ser el eslabón entre los australopitecos y los humanos. Los humanos somos homínidos del género Homo que nos caracterizamos por caminar erguidos sobre dos pies, por tener un cerebro grande (en relación con los demás simios) y un dedo pulgar que nos permite manipular objetos. Los homínidos más antiguos son los Australopithecus (palabra que significa “simio sudafricano”) cuya antigüedad está entre hace unos 4 millones de años y unos 2 millones de años. Se cree que el género Homo evolucionó a partir de los Australopithecus, gracias a un esqueleto muy completo de una mujer joven descubierto en 1974 en Hadar, Etiopía, bautizado como Lucy (para algunos la “abuela de la humanidad”) que podía trepar a los árboles y caminar sobre dos pies. Tenía una capacidad craneana pequeña, de unos 680 centímetros cúbicos y una altura de un metro y 55 centímetros. Se cree que caminaba erguida y tenía capacidad prensil en sus manos. Se cree que sabía usar el fuego, pero no producirlo y se protegía en cuevas. Se cree que vivía de recolectar semillas, raíces, frutos y ocasionalmente comía carne.

Colección especial de artículos en la revista Science sobre los Australopithecus sediba. Resumen de los seis nuevos artículos por Lee R. Berger, “The Mosaic Nature of Australopithecus sediba,” Science 340: 163-165, 12 April 2013.

¿Evolucionó el género Homo a partir de los Australopithecus afarensis (la especie de Lucy)? Hay muchas especies de Australopithecus, siendo los más antiguos los anamensis (que se encontraban en África hace 4 millones de años). Los mejor conocidos son los afarensis (gracias al esqueleto de Lucy). En sudáfrica también se encuentran los africanus (que parecen muy relacionados con los sediba), al este de África se encuentran los garhi. Los Australopithecus garhi, africanus y sediba han sido considerados posibles ancestros del género Homo. Cualquiera de ellos podría serlo, pues hay pruebas a favor y pruebas en contra. A partir de los Australopithecus (gráciles), además del género Homo, también evolucionaron los australopitecinos robustos (también conocidos como parántropos). Sus fósiles se han encontrado entre 2,6 y 1,1 millones de años antes del presente y convivieron con el género Homo. El eslabón “perdido” por llamarlo de alguna forma entre los Homo y los Australopithecus todavía no está claro, muchos expertos opinan que podrían ser los sediba, pero el asunto no está libre de polémica.

¿Qué se ha descubierto ahora respecto a los Australopithecus sediba? En
2009 se publicó su descubrimiento en una cueva de Sudáfrica, llamada Malapa. La datación es hoy en día muy precisa e indica que los indivudos encontrados vivieron hace 1.977.000 años. Estos homínidos son vivieron unos 100.000 años después del Australopithecus afarensis (la especie de Lucy), por lo que algunos expertos creen que están más relacionados con los humanos modernos que Lucy (afarensis), en concreto, en la anatomía de los dientes, del cráneo, de la mano y de la pelvis; todo sugiere que los sediba son un buen candidato para ser los antepasados ​​del género Homo. Sin embargo, hay otros rasgos anatómicos, como el pie, que parecen más primitivos que el de los afarensis (la especie de Lucy). Esta mezcla tan peculiar de rasgos anatómicos ha generado mucha polémica a la hora de colocar a los sediba en árbol genealógico de los Homo.

Esta semana se han publicado nuevos datos sobre los sediba. ¿Qué nos dicen sobre la evolución del género Homo? Se han encontrado restos de los esqueletos de dos individuos y se han publicado nuevos artículos con nuevos hallazgos sobre esta especie relacionados con la dentición, las mandíbulas, las extremidades superiores, la columna vertebral, el tórax y los miembros inferiores de esta especie de Australopithecus. Los sediba tienen un talón similar al de un chimpancé, mucho más pequeño que el de Lucy. En este talón la parte que toca el suelo se estrecha, lo que no es un problema para los chimpancés que no son bípedos. Sin embargo, Lucy tenía una talón muy grande, que ayuda a disipar energía durante la locomoción bípeda. Los dos sediba encontrados tienen este rasgo en el talón, lo que significa que este homínido no estaba bien adaptado al bipedalismo. Sin embargo, el resto de su esqueleto indica que era bípedo.

Si el talón es similar al de un chimpancé, un animal que no es bípedo, ¿no indica esto que no se trata de un ancestro del género Homo? El asunto no está nada claro pues hay otras características anatómicas que apuntan al bipedalismo y vistas en conjunto apoyan esta posibilidad. No se sabe si Australopithecus sediba pasaba mucho tiempo en los árboles, pues no se ha encontrado ningún detalle de su dedo gordo del pie (para ver si puede agarrar algo o no). Los Australopithecus, en general, no están muy bien adaptados a la vida en los árboles como los chimpancés. Aún así, se cree que sediba era un buen trepador de árboles. Lo más importante es que en los Australophitecus sediba se mezclan rasgos humanos con otros más propios de los simios. Las manos y los dientes son claramente humanos, mientras que los pies se asemejan a los de los chimpancés. 

¿Qué otras características de los Australophitecus sediba los asemejan a los humanos? Los dos esqueletos analizados muestran un cerebro pequeño cerebro y una forma primitiva de caminar pero con dentadura y manos similares a las humanas. En cierto sentido se trata de “una especie a caballo entre humanos y simios, por lo que algunos expertos creen que pudo dar origen al hombre.” Por ejemplo, la dentadura de Australophitecus sediba es un auténtico “collage” de características primitivas y humanas. Como los humanos cuentan con molares de cinco picos, o cúspides. La mayor diferencia está en su forma única de caminar, entre la de los chimpancés y de los humanos modernos, que les permitía tanto caminar erguidos, como nosotros, como trepar a los árboles, a la manera de los chimpancés. Esto los diferencia de otros Australophitecus, que o bien caminaban o bien trepaban. Los sediba era capaz de desplazarse de las dos maneras, algo también indicado por sus extremidades superiores y sus manos.

¿Se puede afirmar que se ha encontrado el “eslabón perdido” entre australopitecos y humanos? En realidad no se puede estar seguro. Los autores de los artículos técnicos publicados esta semana indican que los Australopitecos sediba están en la línea evolutiva de Homo, el género que incluye a los humanos modernos (con gran número de características primitivas que no comparten los humanos de la actualidad). Sin embargo, muchos otros expertos aún dudan al respecto. La evolución del género Homo es más complicada de lo que parecía hace unas décadas, lo que no quita que sea apasionante.

Como siempre, si aún no has escuchado el audio, te animo a seguir este enlace.

Anuncios

8 pensamientos en “Francis en ¡Eureka!: Los Australopithecus sediba y su relación con los Homo

  1. Para aquellos que les apasiona el tema de la evolución (como a mí je je) les dejo este artículo sobre la evolución que deja muy claro los caminos evolutivos que pudo haber desarrollado el género homo en el linaje evolutivo de los homínidos.

      • Carlos, no entiendo tu pregunta. Se trata de 6 artículos técnicos en Science y 1 artículo review. En mi entrada tienes enlace al review y a la página web de Science con los seis artículos (he omitido enlace a las 6 artículos por separado por brevedad).

  2. Iba a decir que es mejor decir “bipedismo” en lugar de “bipedalismo”, que es una transcripción del inglés “bipedalism”. La wikipedia inglesa sobre bipedalism dice: “An animal or machine that usually moves in a bipedal manner is known as a biped”. De “bipedal” procede “bipedalism”. Nosotros en cambio decimos “moverse de forma bípeda”, y de ahí sale “bipedismo”, no tiene sentido añadir el “al”. Pero he visto que la RAE no recoge bipedismo y sí bipedalismo, y en bipedalismo te remite a “bipedación”. http://lema.rae.es/drae/?val=bipedismo Pero se usa mucho más bipedismo que bipedalismo. Bipedalismo me suena a bicicletas.

    • Gracias, Daniel, sin embargo el DRAE dice que “La palabra bipedismo no está registrada en el Diccionario. La que se muestra a continuación tiene formas con una escritura cercana: bipedalismo.”

Los comentarios están cerrados.