BaBar observa un exceso de 3,4 sigmas en ciertas desintegraciones de mesones B

Dibujo20130313 Evidence for an excess of Bbar into Dast tau nutau

En el modelo estándar el campo de Higgs es un doblete escalar, pero podrían ser dos dobletes escalares (modelo 2HDM por Two Higgs Doublet Model), en cuyo caso habría cinco bosones de Higgs, dos de ellos cargados. La búsqueda de bosones de Higgs cargados en Belle y BaBar gracias a la desintegración de mesones B muestra un exceso respecto a las predicciones del modelo estándar con un único Higgs neutro. El último resultado de BaBar, tras analizar 471 millones de eventos BBbar, muestra un exceso de 3,4 sigmas; en realidad, este exceso es combinación de dos excesos individuales uno a 2,0 sigmas en R(D) y otro a 2,7 sigmas en R(D*). Belle tras analizar 657 millones de eventos BBar mostró un exceso similar. Obviamente, puede tratarse de una fluctuación estadística, sin embargo, resulta sugerente que este exceso observado por Belle y BaBar está creciendo poco a poco. La causa aún no es conocida, pues el modelo 2HDM parece que no explica bien el exceso (salvo en una versión con ajuste fino del modelo 2HDM tipo III; el modelo 2HDM tipo II se excluye a más de tres sigmas). Me enteré gracias a Manuel Franco Sevilla (UC Santa Barbara / BaBar collab.), “Evidence for an excess of Bbar to Dast tau nu decays,” Wine & Cheese, Fermilab, 8 Mar 2013 [slides]; el artículo técnico es The BABAR Collaboration, “Measurement of an Excess of B -> D(*) Tau Nu Decays and Implications for Charged Higgs Bosons,” arXiv:1303.0571, 3 Mar 2013. También recomiendo consultar Dana Lindemann (BaBar Collaboration), “Recent BaBar results on BSM Higgs,” Higgs Quo Vadis, Aspen, Mar 11, 2013 [slides].

Sigue leyendo

La polémica del falso meteorito contaminado con diatomeas que apoya la hipótesis de la panspermia

Dibujo20130311 possible fossil diatom in possible Carbonaceous chondrites meteorite

La panspermia afirma que el origen de la vida en la Tierra fue extraterrestre (microorganismos que llegaron a ella hace miles de millones de años). Un supuesto meteorito que cayó en diciembre de 2012 en Sri Lanka (su porosidad y composición apuntan a que su origen es terrestre), muestra diatomeas (un tipo de alga unicelular microscópica) al ser observado en un microscopio electrónico. La belleza y la perfección de los supuestos microfósiles de diatomeas indican claramente que su fuente es la contaminación terrestre del falso meteorito (se habrá mojado con agua). Imaginar que estas diatomeas hayan sobrevivido en perfecto estado a la ablación del meteoro tras su entrada en la atmósfera es tener mucha imaginación. Más aún, el autor principal del estudio, N. C. Wickramasinghe, más pseudocientífico que científico, ha publicado su trabajo en su propia “revista” (una página web que “imita” una revista). Todo ello genera gran número de dudas. “Las afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias.” Quien defienda la panspermia tiene que reconocer que aún no existen pruebas a favor de esta idea y que sólo gracias al método científico, aplicado con rigor, se podrán obtener dichas pruebas.

Los interesados en este tipo de polémicas disfrutarán con N. C. Wickramasinghe, J. Wallis, D.H. Wallis, Anil Samaranayake, “Fossil diatoms in a new carbonaceous meteorite,” Journal of Cosmology 21: 37, 10 Jan 2013 (esta noticia ha renacido como ave fénix gracias a KFC, “Astrobiologists Find Ancient Fossils in Fireball Fragments,” The Physics arXiv Blog, Mar 11, 2013, por la aparición del artículo como arXiv:1303.2398) . Más detalles en N. C. Wickramasinghe et al., “On the cometary origin of the Polonnaruwa meteorite,” Journal of Cosmology 2: 38, 13 Jan 2013; N.C. Wickramasinghe et al., “Authenticity of the life-bearing Polonnaruwa meteorite,” Journal of Cosmology 21: 39, 4 Feb 2013; Jamie Wallis et al., “The Polonnaruwa meteorite: Oxygen isotope, crystalline and biological composition,” Journal of Cosmology 22: 2, 5March 2013; Chandra Wickramasinghe, “First Life: Discovering the Connections between Stars, Cells, and How Life Began,” BioScience 63: 141-143, 2013.

Sigue leyendo