Atención, pregunta: La financiación duplicada de la investigación, ¿una oportunidad o una amoralidad?

Dibujo20130130 duplicated grants for research

Imagina que un investigador logra financiación para el mismo proyecto desde dos fuentes diferentes, que no saben de la existencia una de la otra. ¿Crees que ha cometido una falta por no informar de este hecho? Concretemos con un ejemplo. El neurólogo Steven McIntire (Universidad de California, San Francisco) ya no se dedica a la investigación, por ello confiesa que obtuvo en el año 2001 un proyecto del NIH (Institutos Nacionales de Salud de EEUU) por 1,6 millones de dólares para estudiar la respuesta al etanol del nemátodo Caenorhabditis elegans (un animal modelo), pero “olvidó” mencionar al NIH que ya había recibido cinco meses antes 1,2 millones de dólares del DoD (Departamento de Defensa de EEUU) para estudiar lo mismo (él dice que era “casi” lo mismo, pero no lo mismo). ¿Hubiera recibido la financiación del NIH si hubiera confesado que ya había recibido la ayuda del DoD? La política del NIH trata de evitar la duplicidad en la financiación de proyectos, pero no tiene medios para evitarla (salvo que sea confesada por el propio investigador). En el caso de McIntire, el DoD descubrió la duplicidad en el informe final del proyecto, pero el contestó que ambos proyectos se solaparon en parte y que hubo “sinergia” entre ambos, pero que más tarde se separaron lo suficiente para justificar la doble financiación.

Nos cuentan Eugenie Samuel Reich, Conor L Myhrvold,” Funding agencies urged to check for duplicate grants. Nature probe reveals lack of oversight of researchers who win two grants for similar projects,” Nature 493: 588-589, 31 Jan 2013, que un estudio reciente ha mostrado que entre unas 850.000 solicitudes de financiación solicitadas al NIH había al menos 1.300 que “parecían” duplicadas (se utilizó un programa informático antiplagio). Un chequeo manual confirmó que 167 lo eran. Una auditoría del Congreso de EEUU realizada por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental concluyó que tanto el NIH y como el DoD deben hacer todo lo posible para evitar las duplicidades en la financiación. Más información sobre este estudio en Harold R. Garner, Lauren J. McIver, Michael B. Waitzkin, “Research funding: Same work, twice the money?,” Nature 493: 599-601, 31 Jan 2013.

Dibujo20130130 twice money - same work - duplicated grants for research

La cuestión importante es que hay muchos investigadores que piensan que recibir financiación para un proyecto es equivalente a recibir un premio y nadie le hace ascos a recibir varios premios, aunque sea por lo mismo. ¿Quién debe ejercer la responsabilidad, la agencia o el investigador? ¿Actúa de forma amoral quien se aprovecha de la oportunidad? ¿Cualquiera la aprovecharía? ¿Harías tú lo mismo en plena crisis financiera y con fuertes recortes para la investigación? ¿Qué opinas? Si te apetece, utiliza los comentarios.

8 pensamientos en “Atención, pregunta: La financiación duplicada de la investigación, ¿una oportunidad o una amoralidad?

  1. Cuando se solicita un proyecto, se presenta un presupuesto que desglosa el coste previsto para la investigación. Si el proyecto es aprobado y el presupuesto aceptado, la financiación de la investigación ya está cubierta, y solicitar financiación adicional para ese mismo proyecto es un fraude además de un abuso insolidario que resta recursos para otras investigaciones que pueden ser igual o más relevantes. Eso sin entrar en que la mayoría de las agencias financiadoras requiren la declaración explícita del investigador responsable de que el proyecto presentado no recibe financiación por otro lado. Otras veces lo que pasa es que se aprueba el proyecto con una “subfinanciación” significativamente menor a la que solicitaba el investigador. Aquí se supone que el investigador al aceptar la propuesta de financiación está asumiendo que puede desarrollar los objetivos previstos con ese coste reducido. Habitualmente, no hay más remedio que aceptarlo porque son “lentejas”, y hay que buscar financiación adicional. Este tipo de prácticas de alguna manera “empujan” a ese fraude de la duplicación de propuestas a diferentes agencias de financiación.
    Los grandes grupos de investigación lo que hacen es solicitar diferentes propuestas a diferentes agencias, aunque en el fondo no son “tan” diferentes.
    Algo que sería realmente útil para valorar el coste real de la investigación y la productividad efectiva sería considerar la productividad real de los grupos corregida por la financiación real que reciben. Sería sorprendente ver lo que cuestan algunos trabajos publicados…

  2. Humildemente no sería inmoral.
    Amoral es; Dicho de una persona: Desprovista de sentido moral.
    Y inmoral; Que se opone a la moral o a las buenas costumbres.

    • Cierto, Tenchi, pero quería decir que quizás el investigador no se cuestiona “moralmente” si está bien o está mal hacerlo, sencillamente lo hace porque así lo hace todo el mundo, sin “sentido moral” (pues creo que “inmoral” conlleva que la persona sabe que lo está haciendo mal).

      • Es inmoral hacer algo porque todo el mundo lo hace sin cuestionarse nada más. Amoral es preferir los churros a las porras. O que te gusten más las mulas que los asnos. Yo prefiero los rocines, claro.

  3. Estoy de acuerdo con Jesus. Y pienso que tendría que regularse mejor el tema de la financiación. Y si, por alguna razón, una institución te concede una financiación insuficiente y te ves en la necesidad de aceptarla, lo que de por sí representa un fallo del sistema, habría que crear mecanismos eficaces de control y justificación del gasto para que otras entidades comprueben todos los proyectos financiados en ese campo en tal intervalo de tiempo, de modo que no tengan reparos en completar la financiación inicial, sin duplicarla. La responsabilidad debería ser tanto del investigador, que debe proporcionar toda la información, como de las agencias u otros organismos, que deben comprobar que dicha información es completa y veraz. Se pueden emplear protocolos sencillos y homologados para la aprobación de presupuestos, de modo que las agencias no puedan conceder financiaciones por debajo de dichos presupuestos, y, si fuese preciso, que sean las propias agencias las que cofinancien los proyectos desde un principio.

  4. No es tan sencillo: la tardanza en resolver los proyectos y la falta de seguridad tanto en la concesión como en el recorte final ace que pidas lo mismo por varios sitios con tal de aumentar probabilidades. Además, planificar los gastos al dedillo de los próximos 4-5 años se me antoja bastante complicado. Para evitar el desmadre es necesaria una mejor organización de las ayudas: financiación por objetivos, solicitud de gastos corrientes a corto plazo con concesión “inmediata”, premiar a los ahorradores extendiendo el plazo de ejecución de un proyecto hasta que se agote el dinero… no se, pero algo se puede hacer para evitar el despropósito en que se esta´convirtiendo pedir financiación (y justificar gastos).

  5. Pedir dinero más de una vez para un mismo proyecto no es justo. No es ético. Y no está bien. Que todos lo hagan o que aumente la posibilidad pedirlo varias veces al mismo tiempo no es excusa. Yo no lo he hecho y no lo haría. Sería como enviar el mismo artículo a revisión a varias revistas al mismo tiempo a sabiendas que no se debe. Es mi opinión. Saludos a todos.

    • Es una inmoralidad. Es quitar dinero a otros grupos de investigación. Es más ético cortar la cabeza al ministro de turno.

Los comentarios están cerrados.