Francis en Naukas: ¿Por qué los huracanes tienden a formar una espiral logarítmica?

“La clave está en que la velocidad del aire forma un ángulo aproximadamente constante con el campo de las isobaras (curvas de presión constante alrededor del ojo del huracán). En una tormenta tropical completamente desarrollada, que mantiene su forma y se mueve lentamente, el campo de presión adopta una forma radial casi simétrica, es decir, las isobaras son casi circulares. (…) La trayectoria en espiral logarítmica aparece cuando el ángulo de cruce α es constante. (…) La función del ángulo de cruce α con la distancia es decreciente con dos partes bien diferenciadas. En gran parte del área cubierta por el huracán es una función lineal que cae lentamente, manteniéndose casi constante. Pero cerca del ojo del huracán cae más bruscamente, también de forma casi lineal, hasta cero. Para un huracán con un radio de unos 800 km cuyo ojo tenga un radio de unos 20 km, el ángulo de cruce es casi constante entre 150 y 800 km, cayendo rápidamente a cero entre 150 y 20 km (…) En resumen, la mayoría de los huracanes y tormentas tropicales tienen brazos espirales que se parecen bastante a una espiral logarítmica, que se parece bastante a una espiral áurea en los huracanes de menor magnitud y en las tormentas tropicales.”

Más información, incluyendo la ecuación de la espiral logarítmica, en Francis, “¿Por qué los huracanes tienden a formar una espiral logarítmica?,” Naukas.com, 2 nov. 2012.