Las redes sociales y las elecciones en EEUU

Cada año electoral en EEUU es un hervidero de artículos sobre el papel de la web y las redes sociales (Facebook, Twitter y YouTube) a la hora de predecir el resultado. Como solo hay un 50% de posibilidades de acertar (o errar) siempre hay artículos cuyos autores pueden presumir de haber acertado, incluso en más de una ocasión. Sin embargo, los medios de comunicación social y los resultados de los algoritmos de análisis pueden ser fácilmente manipulados. Por ejemplo, alterando el número de seguidores de los candidatos en Twitter (uno de los candidatos presidenciales de este año aumentó su número de seguidores en 110.000 en un solo día, pero un análisis demostró que la mayoría de estos seguidores no eran personas reales). Los organizadores de la campaña utilizan de forma regular “Google bombs” (que engañan al algoritmo PageRank de Google y logran posicionar ciertos sitios web en los primeros lugares en los resultados de búsqueda para ciertos términos) y “Twitter bombs” (que logran trending topics gracias a retuitear de forma automática los tuits que incluyen cierta etiqueta o hashtag). Predecir los resultados electorales de forma fiable gracias a la web y las redes sociales requiere técnicas avanzadas de detección de “bombas” y de spam, técnicas contra las que compiten los desarrolladores de “bombas.” Por ello, algunos algoritmos tienen éxito en sus predicciones y otros no, o solo en algunas ocasiones y no en otras. La verdad es que muchos no usamos Twitter para hablar de política y los estudios indican que solo el 1% de los usuarios es responsable del 30% del volumen de tráfico sobre política. Nos lo cuentan Panagiotis T. Metaxas, Eni Mustafaraj, “Social Media and the Elections,” Science 338: 472-473, 26 October 2012.

Los anuncios en los medios utilizados durante la campaña de un candidato presidencial pueden ser positivos (elogiando al candidato), negativos (en contra del otro candidato) o neutros (centrados en el contenido del programa electoral). El número de anuncios políticos negativos ha crecido desde 2000, en detrimento de los anuncios positivos. Un nuevo estudio afirma que el impacto de la publicidad negativa en las campañas políticas es mayor a finales de la campaña (en octubre en el caso de EEUU), más aún, al contrario de lo que se pensaba, incrementa la participación de los electores y es buena para la democracia (como ya indicó el politólogo John Geer en su libro “In Defense of Negativity,” publicado en 2006). Por supuesto, las cosas nunca son tan simples. Nos lo cuenta Eliot Marshall, “Want to Tear Down Your Rival? Here’s What Might Work Best,” Science 338: 465, 26 October 2012.

Por cierto, en relación al uso de las redes sociales me han gustado las charlas de la 6ª Jornada Tecnológica del Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC 2012). Puedes disfrutar de los vídeos de las charlas en youtube gracias en la siguiente página web. La mayoría me han gustado, pero quisiera destacar la de Esteban Moro (@EstebanMoro), “Marketing por influencia social y sus algoritmos.”

La charla de José Luis Iribarren, “Optimización organizativa por algoritmos,” tiene un curioso inicio, que creo que te sorprenderá.

Finalmente, quiero destacar también las bonitas ilustraciones de las transparencias de la interesante charla de Antonio Moreno, “Algoritmia de opiniones y sentimientos en la red.”

Realmente, tras ver todas las charlas de la 6ª Jornada IIC 2012, sorprende el gran nivel de la investigación española en redes sociales.

Un pensamiento en “Las redes sociales y las elecciones en EEUU

  1. He tenido la oportunidad de ver el planteamiento de uno de estos proyectos. Está claro que hay que usar redes neuronales o algún tipo de manejo de grandes cantidades de información. No importa lo mismo una opinión de alguien importante (10.000 seguidores), que de uno con 20 seguidores, hay que ponderarlo. Por muchos retweets que tenga un twit, sólo hay que contarlo como uno (con mucha fuerza). Es muy difícil, y es la clave, el procesamiento del lenguaje natural, sobre todo debido al lenguaje vulgar y todo eso. La opinión es positiva, negativa, neutra…?

Los comentarios están cerrados.