INTEGRAL detecta titanio-44 en el remanente de la supernova 1987A formado durante la explosión

Imágenes de rayos X duros que demuestran la emisión de Ti-44 en SNR 1987A.

Decía Carl Sagan (1934-1996) que “somos polvo de estrellas”  porque los elementos pesados de nuestro cuerpo, como el magnesio, azufre, silicio, níquel, cobalto, hierro, etc., tienen su origen en las estrellas; cuando éstas explotan como supernovas se esparcen estos elementos pesados por doquier, alcanzan planetas como el nuestro y acaban en nuestro interior. ¿Podemos verificar estas ideas con la reciente supernova 1987A? Para los isótopos de larga vida, como 26Al y 60Fe, es fácil hacerlo (ya se publicó hace bastante tiempo). Sin embargo, para los isótopos de vida corta (o radioactivos), como 44Ti (vida media de 58 ± 10 años) y 60Co (vida media de 5,27 años), los análisis son mucho más complicados. En el caso del 44Ti podemos buscarlo en los restos (remanente), SNR 1987A; se publica en Nature esta observación utilizando rayos X duros gracias a INTEGRAL (International Gamma-Ray Astrophysics Laboratory). En concreto, se ha detectado la emisión en las líneas de 67,9 y 78,4-keV asociadas al 44Ti que se cree que se sintetizó durante la explosión; su masa se estima en (3,1 ± 0,8) × 10−4 masas solares. Esta cantidad es mayor de la esperada según las simulaciones numéricas de la nucleosíntesis durante la explosión, en un factor entre 1,5 y 2, por lo que se cree que se podido formar por una combustión incompleta del silicio expulsado durante la explosión (durante el pico de luminosidad se detectaron trazas de elementos hasta el calcio que se formaron dentro de la estrella). El artículo técnico es S. A. Grebenev, A. A. Lutovinov, S. S. Tsygankov, C. Winkler, “Hard-X-ray emission lines from the decay of 44Ti in the remnant of supernova 1987A,” Nature 490: 373–375, 18 October 2012.

Más información en español en Kanijo, “La desintegración radiactiva del titanio alimenta a un remanente de supernova,” Ciencia Kanija, 19 octubre 2012 [traducción de esta noticia]. “La desintegración radiactiva del titanio puede haber estado alimentando durante los últimos 20 años el brillo de los restos” de la supernova 1987A, “situada en una de las galaxias satélite de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes, lo bastante cerca para verse a simple vista cuando su primera luz llegó a la Tierra en febrero de 1987. Durante el pico de la explosión, se detectaron huellas de los elementos desde el oxígeno al calcio, representando las capas exteriores del material eyectado. Poco después, las señales del material sintetizado en las capas interiores podrían verse en la desintegración radiactiva del níquel-56 al cobalto-56, y su posterior desintegración al hierro-56. Ahora, gracias a más de 1000 horas de observaciones de Integral, se han detectado por primera vez los rayos X de alta energía procedentes del titanio-44 en el remanente de supernova 1987A. Esta es la primera prueba sólida de generación de titanio-44 en la supernova 1987A y en una cantidad suficiente (0,03 % de la masa del Sol) como para haber alimentado los restos durante los últimos 20 años.”

2 pensamientos en “INTEGRAL detecta titanio-44 en el remanente de la supernova 1987A formado durante la explosión

  1. No quepa la menor duda que la vida es producto del polvo de las estrellas. Lo cierto es que en alguna actualmente en nuestra Via Lactea se este formando vida,

  2. Es cierto que Carl Sagan dijo que los núcleos de las estrellas constituyen los crisoles donde se forman los elementos pesados, y que las explosiones de supernovas podrían ser uno de los mecanismos que explicarían la presencia de estos elementos fuera de ellas, en el espacio interestelar y en las nubes de polvo de las que se nutre la formación de nuevos sistemas solares. Como el nuestro, que es de segunda o tercera generación. Con ello, divulgaba algo que pertenece al paradigma científico actual y, de ningún modo, podemos considerar que pretendió hacerse con la autoría de la idea. Por otra parte, es algo frívolo por tu parte la descripción que también atribuyes a Sagan, de cómo pasan a constituir estos elementos pesados (más allá del hidrógeno y el helio) la parte principal de los planetas rocosos o de nuestro cuerpo. Habida cuenta de tu normal seriedad y precisión, sería una frivolidad que no sé si he de entender como una desconsideración hacia Sagan, cuya ausencia entre los premiados por el Nobel no hace justicia a su perspectiva multidisciplinar (lo cual, por otra parte, es normal dado que, al parecer, no descubrió nada nuevo), tampoco a su poderosa capacidad de integración y relación, ni a su implicación (incluso política) en la gran historia de la Realidad y de la condición humana. Para mí es, quizá, el más humanista de los científicos, y el científico más humanista del siglo XX.
    En realidad es muy difícil criticarte, de modo que tenía que buscar alguna excusa. Por todo lo demás, por todo tu esfuerzo divulgativo, he de darte las gracias. Pero espero que si no tienes a Sagan en buena consideración, al menos, NO SEA POR QUE ERES CREYENTE en un dios todopoderoso, voluntarioso, bondadoso y creador del mundo en un momento de aburrimiento. Un saludo.

Los comentarios están cerrados.