El Laboratorio Nacional de Gran Sasso cumple 30 años

La construcción del Laboratorio Nacional de Gran Sasso (LNGS), Italia, se inició hace 30 años. Un laboratorio de 180 mil metros cúbicos excavados bajo 1400 metros de roca se accede a él gracias al túnel de 10 km de longitud de la autopista italiana A24 que pasa bajo la montaña de Gran Sasso. Pocos sabíamos que existía hasta que el experimento OPERA copó todos los medios al observar que los neutrinos parecían superlumínicos. LNGS cuesta unos 10 millones de euros al año al Instituto Nacional de Física Nuclear (INFN) italiano que lo diseñó orientado en dirección hacia el CERN previendo su uso como detector de neutrinos. En este presupuesto no se incluye la financiación específica para cada uno de los 18 proyectos en curso (como DAMA, XENON, ICARUS, etc.), en los que trabajan unos 950 científicos de 32 países. El presupuesto se ha ido reduciendo en estos últimos años debido a la crisis financiera. El futuro de LNGS es cada día más incierto, pero muchos esperamos que cumpla muchos lustros más. Nos lo cuenta Nicola Nosengo, “Gran Sasso: Chamber of physics,” Nature 485: 435–438 (24 May 2012). Una versión interactiva de la imagen que abre esta entrada, con un breve comentario sobre cada experimento se puede acceder en este enlace.