La administración por vía oral de fullereno C60 disuelto en aceite de oliva podría duplicar la esperanza de vida en ratas

En ciencia hay muchos descubrimientos casuales que parecen imposibles de creer; mientras no haya una explicación convincente, debemos ser escépticos. Un estudio publicado en la revista Biomaterials de la editorial Elsevier afirma que administrar por vía oral un aceite que contiene buckybolas (fulerenos esféricos C60) logra duplicar la esperanza de vida en ratas. Investigadores de la Universidad de París  y sus colegas sugieren que la razón es el efecto del C60 como antioxidante. Estudios farmacocinéticos realizados durante los últimos 25 años han mostrado que el C60 disuelto es absorbido por el tracto gastrointestinal y eliminado en unas pocas horas, por lo que su toxicidad es muy baja; por ello, se había propuesto su uso para la encapsulación de ciertos fármacos (en aplicaciones biomédicas como las terapias contra el cáncer y enfermedades neurodegenerativas). Pero de ahí a que la administración oral de C60 disuelto en aceite de oliva (0,8 mg/ml) en dosis reiteradas pueda duplicar la esperanza de vida de las ratas hay un paso enorme; por ello creo que debemos ser escépticos respecto a este estudio hasta que no sea confirmado por otros investigadores. Aún así, me ha llamado la atención y me han sorprendido mucho sus resultados. El artículo técnico es Tarek Baati et al., “The prolongation of the lifespan of rats by repeated oral administration of [60]fullerene,” Biomaterials 33: 4936–4946, June 2012 [copia pdf gratis]. Me he enterado gracias a un tuit de J.J. Gallego ‏ (@Raven_neo): “Esto es coña, ¿no? “Duplican esperanza de vida de ratones usando fulerenos”.” Ciertamente, lo parece. Pero ya sabéis que a mí me encantan los resultados dignos de un Ig Nobel.

Lo primero que quiero destacar de este estudio es un dato importante que hay que tener presente. Las ratas de control fueron tratadas con agua. Puede parecer un dato de menor importancia pero no lo es. La esperanza de vida media estimada para las ratas tratadas con C60 fue de 42 meses, para las tratadas solo con aceite de oliva fue de 26 meses y para las tratadas solo con agua de solo 22; pero hay que recordar que la esperanza de vida de esta especie animal está entre 30 y 36 meses. Estos datos, que aparecen en la página 4 del artículo, columna derecha, arriba, dan que pensar, al menos a mí, que no soy experto en estas lides. Las ratas tratadas con C60 vivieron un 30% más de lo esperado, pero el doble que las ratas tratadas con agua (que vivieron menos de lo esperado). Como decimos los “borrachos,” beber agua mata (quiero decir beber agua en exceso). Un médico una vez me dijo que un “borracho” es quien bebe más de una copa de vino o una cerveza al día (me lo dijo para recomendarme beber más agua y menos cerveza); así que lo confieso, soy un “borracho” pues es raro el día que no bebo dos cervezas (también es raro el día que bebo más de tres). Al grano, el aceite de oliva extiende la vida de las ratas con respecto al agua con una probabilidad de 0,99, mientras que aceite de oliva con C60 disuelto la extiende (respecto a las tratadas con agua) con una probabilidad de 0,999 (y respecto a las tratadas con aceite de oliva de 0,995).

Lo segundo que vemos en la figura que abre esta entrada es que la administración de aceite de oliva incrementa la esperanza de vida de las ratas. Me gustaría recordar que en humanos ya se han realizado estudios sobre este tema que han concluido lo mismo, pero con una “pequeña” salvedad. En humanos se estima que el incremento debido a un consumo diario de aceite de oliva es de unos 2 años, como mucho; es decir, si en Alemania, pongamos, donde se consume poco aceite de oliva, la esperanza de vida es de 78 años, en Andalucía, pongamos también, donde se consume mucho aceite de oliva, la esperanza de vida alcanza unos 80 años. Sin embargo, la figura que abre esta entrada muestra que el aceite de oliva, solo, sin C60, logra incrementar la esperanza de vida de las ratas en un 30%. A mí este resultado me sugiere cautela a la hora de extender los resultados del estudio a nuestra especie.

Y lo tercero que se observa es que se ha comparado la esperanza de vida entre ratas a las que se ha administrado agua (de forma forzada y en mayor cantidad de la que demandan de forma natural), aceite de oliva y aceite de oliva con C60 disuelto. Administrar más agua de la cuenta puede ser tóxico. Cuentan los autores del artículo que tras cinco meses de tratamiento (mes 15) se observó que una rata tratada solo con agua mostró tumores palpables en la región del abdomen y murió en el mes 17. Por esta razón los autores suspendieron el tratamiento en todas las ratas (el mes 15). Todos los animales sobrevivieron hasta el mes 25, en el que los animales de control (alimentados con agua) mostraron signos de dermatitis ulcerosa asociados al envejecimiento, mientras que los animales tratados con aceite de oliva y con C60 se mantuvieron normales. Hasta el mes 30, todos los animales tuvieron un comportamiento y una alimentación similar. Todas las ratas de control (tratadas con agua) ya estaban muertas en el mes 38. En este momento, el 67% de las tratadas con aceite de oliva y el 100% de las tratadas con C60 estaban vivas.

En resumen, no soy experto en biomedicina, pero este estudio demuestra claramente que el “agua mata” (es broma).