Los tiempos muertos no revierten el resultado de un partido de baloncesto

El tiempo muerto es considerado una estrategia de juego capaz de cambiar el resultado de un partido de baloncesto. Un estudio estadístico de 3000 partidos de la NBA muestra que esta opinión es errónea, de hecho, concluye que el tiempo muerto refuerza el juego del equipo que en ese momento domina el partido (aunque no sea el que lo ha solicitado). No soy aficionado al baloncesto, así que no sé si esta creencia será común entre los entrenadores y buenos aficionados, como afirman los autores del estudio, quienes además recuerdan que otros estudios afirman que los descansos durante la jornada de trabajo no tienen ningún efecto sobre la productividad; sirven para mejorar el ambiente del entorno de trabajo, mejorar las relaciones personales y reducir la fatiga tanto física como mental; pero solo mejoran la productividad en los trabajos en los que la fatiga es un factor crítico, como en puestos de trabajo en los sectores de salud, policial, militar y judicial. Si eres aficionado al baloncesto, qué opinas sobre este estudio, ¿mejoran los tiempos muertos “estratégicos” las posibilidades de ganar o el rendimiento del equipo que los solicita? El estudio es Serguei Saavedra, Satyam Mukherjee, James P. Bagrow, “Can Timeouts Change the Outcome of Basketball Games?,” arXiv:1205.1492, 7 May 2012.

He de confesar que a mí este estudio estadístico no me gusta por razones puramente estadísticas. Los autores han estudiado los tiempos muertos de más de 3000 partidos de las temporadas de la NBA entre 2009 y 2012.  Para cada partido han calculado la diferencia entre los puntos de ambos equipos antes de solicitar el tiempo muerto y cierto tiempo después del mismo. La dispersión de los resultados (como muestra la figura de arriba) es muy grande y cualquier tendencia es discutible (la significancia estadística de que el tiempo muerto beneficia al partido que va ganando tiene un valor p < 0,0001, con una pendiente de 0,2). Afirmar que los tiempos muertos afectan al partido en beneficio del equipo que va ganando (haya pedido o no el tiempo muerto), me parece muy optimista a partir del análisis estadístico presentado; pero ya sabrás que los físicos solemos ser muy críticos respecto a los análisis puramente estadísticos si su significación “pobre.”

11 pensamientos en “Los tiempos muertos no revierten el resultado de un partido de baloncesto

  1. Como comentario de un jugador de baloncesto: Un tiempo muerto en un equipo que pierde puede provocar no ir a peor, cortar una mala racha negativa o un bajón defensivo del equipo que la solicita. Lógicamente, también sirve para animar al equipo ganador, pero normalmente se utiliza para cortar las buenas/malas rachas. Otra cosa es que en la NBA sea útil, siendo todos tan profesionales y a un nivel tan alto, pero eso ya es otra historia.

  2. Yo he jugado bastante al baloncesto y creo que el estudio está más o menos en lo cierto. Cuando el nivel de los dos equipos es parejo y la diferencia de puntos no es demasiado grande durante el desarrollo del encuentro (una diferencia de +-10), la psicología y el estado anímico de los jugadores tiene un papel importante. Cuando quedan pocos segundos de partido y se pide tiempo muerto, es normal que el equipo que va ganando refuerce su confianza en que va a ganar y el que va perdiendo le cunda un poco el pánico. Cuando se reanuda el encuentro, el que va ganando es más conservador en su juego y el que va perdiendo intenta alguna extravagancia o alguna jugada ensayada que le tiene que salir bien sí o sí para ganar.
    Y por otra parte, y aunque suene ridículamente obvio, el que va ganando tiene más probabilidades de ganar que el que va perdiendo.

  3. Me resulta curiosa la conclusion del estudio. El tiempo muerto pretende lo contrario de lo que consigue….eso si, el que lo solicita busca normalmente un cambio de signo en el partido…que suele tener cuesta arriba, es decir, que ya estaba ‘perdido’ antes de pedirlo. Seria conveniente realizar un estudio en el que analizasen el resultado de no pedir el tiempo muerto cuabdo se va perdiendo (complicado xq los entrenadores lo piden a menudo).
    Aun siendo un estudio sesgado por el hecho de no tener comparacion con no pedir el ‘time out’…agradezco que como fisico eches un ojo a las estadisticas NBA. Soy fanatico de loa numeros en el deporte.
    Un saludo

  4. En la NBA hay tiempos muertos solicitados por el operador de televisión (y son unos cuántos) ¿están estos contabilizados? De estar contabilizados entre esos 3000, y no ser solicitados por ningún entrenador, puede hacer que sean tomados datos externos a la muestra que se quería realizar, desvirtuando el análisis.

    Salu2

    • trebede, el artículo no dice nada al respecto de dichos tiempos muertos solicitados por la televisión. La omisión, creo, significa que no los han separado del resto en el estudio.

  5. Como aficionado al baloncesto me interesa mucho este estudio. Hay muchos aspectos a tener en cuenta que creo que no se han considerado de manera adecuada en este paper.

    – En la NBA hay una cantidad ingente de tiempos muertos por cada equipo, aparte de los que se incluyen de manera obligatoria por motivos promocionales. Debido a esto, muchos tiempos muertos se solicitan por motivos extremadamente puntuales, como puede ser preparar una jugada con poco tiempo por delante, o retener la posesión de un balón en una posición complicada. Aquí no se discrimina qué tipo de tiempo muerto se está usando.

    – No se está teniendo en cuenta quién solicita el tiempo muerto, de qué situación viene, y en qué situación queda. Un tiempo muerto tiene una utilidad concreta y sus efectos son a corto plazo. Como decía antes puede ser preparar una jugada, mantener la posesión del balón o tratar de cambiar cierta inercia durante un partido. Desde esta perspectiva creo que no tiene mucho sentido el tipo de análisis que usan ni las conclusiones que tratan de extraer. Para mí resulta más interesante analizar quién solicita el tiempo muerto, qué diferencial ha habido en los 2 minutos anteriores y qué diferencial ha habido en los 2 posteriores (por ejemplo). De esta forma vemos si el equipo que solicita el tiempo muerto realmente obtiene un beneficio del mismo. Incluso en el largo plazo, se podría realizar un acumulado de este tipo de diferenciales y ver qué impacto tiene, para así evaluar qué cantidad de puntos puede “anotar” el entrenador con un uso correcto del tiempo muerto.

    – Evaluar el resultado final de un partido en base a los tiempos muertos sería como evaluarlo en base al porcentaje en tiros libres. Es un aspecto más del juego que puede ser necesario estudiar y tener en cuenta pero que, aisladamente, no veo que pueda ser definitorio ni creo que haya nadie que lo considere como tal.

    Un saludo

    • Gracias, Kanijo. Yo he de confesar que de baloncesto sé muy poco, por no decir nada (aunque mi hijo juega en un equipo infantil).

  6. Al principio, esto me ha recordado al supuesto efecto de la “mano caliente” y a la puesta en evidencia estadística de que las rachas de aciertos en el tiro que se dan son las que se podían esperar sin que tal efecto sea una realidad, esto es, sin que el acierto o el fallo en el tiro enésimo incremente o disminuya la probabilidad de acierto en el n+1.
    Sin embargo, no creo que muchos aficionados piensen que los tiempos muertos tengan un valor estratégico fundamental a gran escala.
    Su característica principal es, más bien, que su coste es cero (salvo el coste de agotarlos), esto es, si se va perdiendo no se pierde demasiado por pedir un tiempo muerto. Si sale bien, pues estupendo y todo el mundo dirá que la causa de la mejoría es la habilidad del entrenador y si sale mal, nadie sabe qué habría pasado de no haberlo pedido. Por otro lado, sin tiempos muertos parecería que el entrenador no se gana el sueldo. Quizá es que la profesión de entrenador se base en que nadie sabe el coste de la alternativa a la decisión tomada, al menos a la escala del desarrollo de un partido.
    De hecho, las maneras legales de interrumpir el juego que tiene el entrenador son el tiempo muerto y el cambio (que suele aplicarse, entre otros, en el caso de racha negativa de un tirador). Son herramientas para parar el juego, poco o mucho tiempo. A su uso subyace la creencia de que el juego se mueve determinado por ritmos y rachas que hay que reforzar o interrumpir. En el caso de la “mano caliente” hay quien ha dicho que incurrir en tal falacia tiene un valor adaptativo porque fijarse en las rachas es una manera de seleccionar a los jugadores con mayor probabilidad de acierto o negativamente a los que tienen menos. O sea, que es una falacia con resultados positivos, es una métrica para estimar la probabilidad de cada jugador. En el caso de los tiempos muertos, es más difícil pensar en un efecto colateral de esta naturaleza.
    Por otro lado, creo que el dato básico para el análisis sería el de la constancia en ir por delante a lo largo del partido del equipo ganador. En cuántos partidos, el ganador va por delante más del 90% del tiempo, por ejemplo. Si los ganadores suelen ir ganando, la conclusión está cantada.
    Pero quizá el hecho de que los autores lleven razón no quita que en algunos casos el tiempo muerto haya sido un recurso crucial y decisivo más allá de la ilusión del relato deportivo, algo que se parece demasiado a una hipótesis que no se puede contrastar.

  7. La verdad es que son pocos los tiempos muertos que se utilizan para revertir el resultado de juego; la mayoria se utilizan para otras cosas: dar descanso a los jugadores, cambiar de tácticas, aplicar alguna jugada concreta en un momento concreto, echar la bronca alguno que hace el tonto en la pista o animar a los jugadores simplemente para que no abandonen o sigan manteniendo el ritmo. De hecho, el basket es como la crisis esconómica: Si sólo te fijas en los resultados llegas tarde a encontrar las soluciones. Hay que fijarse en los ritmos del partido y utilizar el tiempo muerto no para revertir resultados sino los ritmos de juego, puestos que éstos son los que luego repercutirán en el resultado. Un buen entrenador pide tiempo muerto justo antes que se dé un mal resultado siendo capaz de intuir que el ritmo de partido no es el adecuado.

    En este sentido cabe destacar que son muy pocos los entrenadores que sepan aprovechar y pedir el tiempo muerto… porqué no sólo importa lo que se dice y cómo se dice en el tiempo muerto(algunos entrenadores, incluso profesionales, tienen grandes problemas de comunicación) sino que también es muy importante saber cuando se debe pedir, sobretodo cuando se quiere utilizar para revertir rápidamente una tendencia negativa. Para que sea efectivo el tiempo muerto es crucial pedirlo en el momento oportuno… y eso es como saber cuando es el momento oportuno de sacar el dinero de la Bolsa… y luego saber en qué reinvertirlo. Y esta capacidad (intuición) es cosa de pocos, porque no se enseña: se tiene o no se tiene.

  8. Existe una asimetria fundamental en el estudio, uno de los dos equipos mete mas puntos (y/o tiene mas secuencias de rachas positivas de puntos) que ya se que es un perrogrullada pero con esto quiero decir que si se distribuyeran de forma aleatoria los tiempos muertos, el resultado invariablemente concluiria que “el tiempo muerto refuerza el juego del equipo que en ese momento domina el partido”. ¿Se ha descontado ese efecto?. Porque si descontaramos dicho sesgo estadistico es posible que el resultado si que sea otro.

  9. Me corrijo. Leyendo el estudio veo que si se ha descontado dicho efecto.

Los comentarios están cerrados.