El efecto en el cambio climático del mesozoico del metano producido por los grandes saurópodos

Hay estudios que merecen un premio Ig Nobel solo por el título. El metano es un gas con un potente efecto invernadero y su producción en la ganadería intensiva influye en el calentamiento global. En España, se estima que las flatulencias y el estiércol del ganado representan el 5,75% de las emisiones; en ciertos países se efecto alcanza el 30% del total. Se publica en Current Biology un breve artículo que afirma que en el mesozoico, la producción de metano por los grandes dinosaurios tuvo un efecto importante en el cambio climático en aquella época. Obviamente, cuantificar la producción de metano durante la digestión de la comida de un dinosaurio no parece fácil. Los saurópodos, dinosaurios de cabeza pequeña y largo cuello, se encuentran entre los animales más grandes que han poblado la Tierra. Estimar su densidad es difícil y los números varían entre pocos ejemplares por kilómetro cuadrado a varias decenas. David Wilkinson, Universidad de Liverpool John Moore, y sus colegas de la Universidad de Londres y de la Universidad de Glasgow estiman una densidad de megaherbívoros de 11 a 15 animales por kilómetro cuadrado, con una densidad de biomasa de alrededor de 42.000 kg/km². Este valor medio implica que en las áreas de la Tierra con gran vegetación, el valor alcanzaba los 200.000 kg/km² (unos diez saurópodos con una masa de 20.000 kg). Se estima que la producción de metano de un herbívoro rumiante moderno es de 0,18 litros por día por cada kilogramo de masa corporal. Aplicando este valor a los saurópodos se obtienen unas emisiones de unos 2675 litros de metano por día para cada animal (en peso son unos 1,9 kg de metano para condiciones estándares de temperatura y presión). Las emisiones anuales se estiman en 6,9 toneladas de metano por kilómetro cuadrado al año, totalizando unos 520 millones de toneladas de metano al año en todo el planeta. Este valor es comparable a la emisión moderna de metano (como muestra la figura que abre esta entrada). Los autores del estudio creen que su estimación es pesimista y que siendo un poco más optimistas se podría duplicar este valor de emisiones. Por ello concluyen que estos grandes dinosaurios contribuyeron de forma sustancial a la composición global de metano en el medio ambiente del mesozoico. David M. Wilkinson, Euan G. Nisbet and Graeme D. Ruxton, “Could methane produced by sauropod dinosaurs have helped drive Mesozoic climate warmth?,” Current Biology 22: R292-R293, 8 May 2012. Me he enterado gracias a “Dinosaur gases ‘warmed the Earth’,” BBC News, 7 May 2012. Ver también Lubos Motl, “Brontosauruses’ flatulence: as much methane as civilization,” TRF, 8 May 2012.

¿Qué importancia tiene este estudio? Si se confirma este estudio se podría utilizar el mesozoico para estudiar el efecto global a largo plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que ayudaría a la mejora de los modelos climáticos actuales.

PS: EFEverde, “El metano de las “flatulencias” de dinosaurio pudo calentar el planeta,” Madri+d, 8 mayo 2012. Copio el primer párrafo: “La investigación, realizada por un grupo de científicos de universidades británicas y publicado en Current Biology, calcula que los dinosaurios gigantes herbívoros -saurópodos- podían emitir conjuntamente hasta 520 millones de toneladas anuales del gas con efecto invernadero. Para hacer el cálculo, los expertos analizaron la proporción de metano emitida por los herbívoros actuales, como vacas y otro tipo de ganado, según su biomasa.”

PS: Michael Marshall, “Sauropod farts warmed the planet,” NewScientist, 07 May 2012.

PS (16 mayo 2012): Miguel Vicente, “Las ventosidades de los dinosaurios y el cambio climático,” Microbichitos, Blogs El País, 14 de mayo de 2012.

Los tiempos muertos no revierten el resultado de un partido de baloncesto

El tiempo muerto es considerado una estrategia de juego capaz de cambiar el resultado de un partido de baloncesto. Un estudio estadístico de 3000 partidos de la NBA muestra que esta opinión es errónea, de hecho, concluye que el tiempo muerto refuerza el juego del equipo que en ese momento domina el partido (aunque no sea el que lo ha solicitado). No soy aficionado al baloncesto, así que no sé si esta creencia será común entre los entrenadores y buenos aficionados, como afirman los autores del estudio, quienes además recuerdan que otros estudios afirman que los descansos durante la jornada de trabajo no tienen ningún efecto sobre la productividad; sirven para mejorar el ambiente del entorno de trabajo, mejorar las relaciones personales y reducir la fatiga tanto física como mental; pero solo mejoran la productividad en los trabajos en los que la fatiga es un factor crítico, como en puestos de trabajo en los sectores de salud, policial, militar y judicial. Si eres aficionado al baloncesto, qué opinas sobre este estudio, ¿mejoran los tiempos muertos “estratégicos” las posibilidades de ganar o el rendimiento del equipo que los solicita? El estudio es Serguei Saavedra, Satyam Mukherjee, James P. Bagrow, “Can Timeouts Change the Outcome of Basketball Games?,” arXiv:1205.1492, 7 May 2012.

He de confesar que a mí este estudio estadístico no me gusta por razones puramente estadísticas. Los autores han estudiado los tiempos muertos de más de 3000 partidos de las temporadas de la NBA entre 2009 y 2012.  Para cada partido han calculado la diferencia entre los puntos de ambos equipos antes de solicitar el tiempo muerto y cierto tiempo después del mismo. La dispersión de los resultados (como muestra la figura de arriba) es muy grande y cualquier tendencia es discutible (la significancia estadística de que el tiempo muerto beneficia al partido que va ganando tiene un valor p < 0,0001, con una pendiente de 0,2). Afirmar que los tiempos muertos afectan al partido en beneficio del equipo que va ganando (haya pedido o no el tiempo muerto), me parece muy optimista a partir del análisis estadístico presentado; pero ya sabrás que los físicos solemos ser muy críticos respecto a los análisis puramente estadísticos si su significación “pobre.”