Lo que nos inspiran los cuerpos desnudos y semidesnudos de la gente

La psicóloga Helen Fisher descubrió que los hombres piensan en las mujeres en bikini como si fueran objetos, mujeres objeto. Un nuevo estudio indica que tanto hombres como mujeres objetivizan a otros hombres y mujeres cuando los ven semidesnudos o desnudos. Objetivizar significa creer que la otra persona tiene capacidades mentales más limitadas que nosotros, tiene menor autocontrol de sí misma, se comunica peor, pero también que tiene menor moralidad, mayor capacidad para el placer y menor umbral para el dolor. O dicho en positivo, las personas vestidas nos parece que tiene más autocontrol, se comunican mejor y son personas de moral más estricta que las semidesnudas (basta que tengan el pecho descubierto). Además, las personas semidesnudas inspiran cierto sentimiento de debilidad y de que están faltos de protección. Así lo han descubierto Kurt Gray, Joshua Knobe, Mark Sheskin, Paul Bloom, Lisa Feldman Barrett, “More than a Body: Mind Perception and the Nature of Objectification,” Journal of Personality and Social Psychology, In press, 2011 [pdf gratis]. Visto en Christie Nicholson, “How We View Half-Naked Men and Women,” Scientific American, November 13, 2011.

Este tipo de estudios psicológicos me resultan muy curiosos, pero me dejan con cierta inquietud. ¿Realmente los 6 experimentos realizados son estadísticamente significativos? Según los autores lo son, pero ya se sabe, qué van a decir los autores. El experimento 2 y el 3 son los que tienen menos (36) y más (565) sujetos, resp. También me surgen dudas respecto a la interpretación de los resultados. Los autores utilizan la teoría de Gray-Gray-Wegner de las dimensiones de la mente: agencia (actuar como un agente autónomo o mediante el libre albedrío) y experiencia (actuar en función de las experiencias emocionales o de los sentimientos). Según este estudio un cuerpo desnudo o semidesnudo inspira en quien lo ve una menor agencia y una experiencia mayor. No tengo conocimientos suficientes de psicología para saber cómo puede afectar el uso de esta teoría en la interpretación de los resultados de este artículo y si hay teorías alternativas que conducirían a una interpretación muy diferente de los mismos resultados empíricos. Si hay algún lector de este blog que sea psicólogo y puede ofrecer un poco de luz en los comentarios sobre estos asuntos se lo agradecería, pues este estudio me ha resultado muy curioso (y un blog también le sirve a quien lo escribe para aprender). 

La edad a la que un Premio Nobel obtuvo su mayor logro en Física, Química y Medicina

La imagen de un Premio Nobel de Física que muchos tenemos en mente es la de un físico joven, muy inteligente, que realiza grandes contribuciones teóricas con menos de 30 años (así ocurrió en los 1920 y los 1930 durante el desarrollo de la mecánica cuántica). Sin embargo, desde 1980 la edad media a la que se publicó la contribución más importante que permitió obtener el Nobel en Física fue de 48 años. Más aún, esta edad de máxima creatividad cambia de una disciplina a otra. Así lo concluye un estudio publicado en PNAS que analiza los 525 ganadores del Premio Nobel de Física (182), Química (153) y Medicina (190) entre los años 1901 y 2008. Las figuras que abren esta entrada muestran el porcentaje de descubrimientos realizados por treintañeros (curva marcada con 30) y cuarentones (curva con 40). Entre 1901 y 1905, el 60% de los físicos, el 69% de los químicos, y el 63% de los médicos realizaron su mayor logro con menos de 40 años, y el 20% de todos lo hicieron con menos de 30 años. A finales del s. XX, el porcentaje de grandes descubrimientos obtenidos con menos de 30 años tiende al 0%. El artículo técnico es Benjamin F. Jones, Bruce A. Weinberg, “Age dynamics in scientific creativity,” PNAS, Published online before print November 7, 2011 (los interesados en los detalles del análisis estadístico tienen que leer la información suplementaria).

La imagen del físico teórico veinteañero ganador de un Premio Nobel está asociada al periodo de desarrollo de la mecánica cuántica. Ejemplos como el de Werner Heisenberg, que desarrolló la mecánica matricial en 1925 con solo 23 años y descubrió el principio de incertidumbre con 25, no eran excepcionales en esta época. Pauli y Dirac también obtuvieron con 25 y 26 años el descubrimiento que les dio el Nobel. Más aún, Dirac y Einstein afirmaron en 1942 que un físico con 30 años que no hubiera alcanzado un logro para el Nobel ya no lo obtendría nunca. Sin embargo, en los 1920 y 1930 no se puede afirmar lo mismo para los químicos o los médicos, ni tampoco para los físicos experimentales. El número de contribuciones teóricas que obtuvieron el Nobel tuvo un pico del 46% en 1933 (con un intervalo de confianza del 95% entre 1925 y 1942). La figura de abajo muestra que los científicos experimentales obtienen su mayor logro unos 4,4 años antes que los teóricos. Además, la edad del máximo logro está relacionada con la edad de obtención del grado de Doctor (“High Degree” en la figura).