Un nuevo mecanismo por el que los aviones influyen en las nubes y producen nevadas

Las estelas blancas de condensación producidas por los aviones (contrails) influyen en la formación de nubes. Investigadores de EE.UU. han descubierto que los aviones, cuando atraviesan nubes con agua superenfriada (en estado líquido por debajo del punto de congelación) producen agujeros donde se forman cristales de hielo que crecen y pueden dar a lugar a nubes productoras de nieve. Heymsfield et al. publican en Science sus resultados obtenidos gracias al análisis de imágenes de satélites y a simulaciones numéricas por ordenador. Cuando un avión atraviesa la cobertura nubosa, las partículas de hielo crecen absorbiendo calor latente y debido a la convección producen un agujero como el mostrado encima de la Antártida en la figura de arriba (estos agujeros han sido observados en múltiples ocasiones desde hace unos 50 años). También se puede dar el fenómeno contrario, la siembra de nubes accidental en un cielo despejado. Heymsfield et al. detallan en su artículo mecanismos plausibles para la formación, desarrollo y duración de estos fenómenos, gracias a comparar datos experimentales con resultados de simulaciones por ordenador. Según este trabajo, el efecto climático (o global) de este fenómeno es despreciable, aunque puede ser importante a nivel local, cerca de los aeropuertos más importantes, donde se puede inducir un incremento en las nevadas. El artículo técnico es Andrew J. Heymsfield et al., “Formation and Spread of Aircraft-Induced Holes in Clouds,” Science 333: 77-81, 1 July 2011. Más información en español en “El paso de los aviones por nubes muy frías favorece que nieve,” SINC, 30 junio 2011.

Esta figura muestra los resultados de las simulaciones por ordenador para la aparición y crecimiento de agujeros en las nubes (izquierda) y para la siembra de nubes (derecha). Estas simulaciones se basan en un proceso llamado Bergeron-Findeisen (B-F): si se introduce hielo en una nube superenfriada, las gotas del líquido estarán subsaturadas con respecto al hielo, por lo que el líquido se evaporará, condensará y enfriará formando pequeños cristales de hielo que se pondrán a crecer. Este proceso es la razón por la que se forman nubes que convierten gotas superenfriadas en nieve. En estas figuras el rectángulo gris tiene aristas de 14,5 km y 7,5 km.

Anuncios