Las ballenas asesinas de ballenas

La orca (Orcinus orca) se llama “ballena asesina” en inglés. En el Golfo de Alaska unos biólogos marinos observaron como un grupo de orcas se estaba dando un festín con un ballenato y estaban bloqueando la migración de un grupo de ballenas grises. La falsa creencia de que las orcas no se comen a otras ballenas parece ser falsa. Durante 102 días (en 4 años), los biólogos observaron siete ataques de orcas a ballenas grises durante su migración, incluyendo tres muertes. Las orcas cazan a las ballenas grises jóvenes en grupos de tres o cuatro, bien coordinadas, mordiendo a su presa en múltiples lugares para que se desangre y nadando encima de su orificio nasal para ahogarla. En varias ocasiones las madres de los ballenatos arremetieron con ferocidad contra las orcas en defensa de sus retoños, abortando con éxito la cacería. Estos biólogos han publicado un estudio sobre el efecto de la depredación de las orcas sobre otros cetáceos en peligro de extinción. Según ellos, las orcas cambiaron de dieta debido a la presión de los balleneros que esquilmaron sus presas, pasando de cazar a otras ballenas a cazar a leones marinos y otros mamíferos que el cambio climático ha puesto a su alcance. Gracias a las políticas de protección de los cetáceos, las orcas están volviendo a disfrutar de sus presas de siempre. Nos lo cuenta Virginia Morell, “Marine Biology: Killer Whales Earn Their Name,” Science 331: 274-276, 21 January 2011, haciéndose eco del artículo técnico de Lance G. Barrett-Lennard, C.O. Matkin, J.W. Durban, E.L: Saulitis, D. Ellifrit, “Predation on gray whales and prolonged feeding on submerged carcasses by transient killer whales at Unimak Island, Alaska,” Marine Ecology Progress Series 421: 229-241, In Press, 2011.

Las orcas son miembros de la familia Delphinidae, de los delfines marinos, y en cautiverio comen pescado. Sin embargo, los balleneros en el siglo XIX y principios del XX sabían que las orcas también se comían a otras ballenas y algunas incluso se alimentaban de los cadáveres de cetáceos que estaban atados a los balleneros. ¿Cuál es el efecto de la depredación de las orcas sobre la población de ballenas grises? Barrett-Lennard ha estimado que las orcas eliminan al menos al 33% de la población de ballenatos de ballenas grises nacidos cada año. Las fotografías de individuos adultos de ballenas grises muestran gran número de cicatrices que Barrett-Lennard y sus colegas asocian al rastro de los dientes de las orcas. No solo la población de ballenas grises sufre los estragos de las orcas, también se han documentado en ballenas jorobadas (Balaena mysticetus) y en ballenas de cabeza arqueada (Balaena mysticetus). También se cree que las orcas están causando problemas en la población de narvales (Monodon monoceros).

Según Barrett-Lennard las políticas de conservación para mamíferos marinos deben tener bien presente la depredación de las orcas. ¿Hay que proteger la población de orcas? ¿O hay que proteger las poblaciones de otras ballenas de los ataques de las orcas?