Los profesores más sexys son menos respetados por sus compañeros, pero mejor evaluados por sus alumnos

Así lo afirma un artículo (no científico) publicado por The Chronicle of Higher Education [Christine Prichard, “Professors: Hot at Their Own Risk,” August 8, 2010]. Los profesores peor vestidos y menos sexys son más respetados por sus compañeros. Ser profesor y además guapo, atractivo, sexy, va en detrimento de la opinión que los demás profesores tienen de uno. El estudio indica que le ocurre a ambos sexos, pero la tendencia es más clara en el caso de las profesoras. Para una profesora sexy, siempre a la moda, siempre bien arreglada, su imagen es un problema: sus compañeros tienden a pensar que dedica más tiempo al salón de belleza que a hincar los codos y que su belleza es responsable de parte de su éxito. La otra cara de la moneda, según este estudio, son las evaluaciones de la docencia por parte de los estudiantes: reciben mejores evaluaciones los profesores más sexys (en especial, las profesoras más sexys).

¿Hay algún estudio científico que avale estas conclusiones periodísticas? Pues sí, hay varios, pero me centraré solo en James Felton, Peter T. Koper, John Mitchell, Michael Stinson, “Attractiveness, easiness and other issues: student evaluations of professors on Ratemyprofessors.com,” Assessment & Evaluation in Higher Education 33: 45–61, Feb. 2008 (requiere acceso universitario a las revistas de Taylor & Francis). Este estudio es continuación de un estudio previo, de conclusiones similares, pero con menos profesores estudiados: James Felton, John Mitchell, Michael Stinson, “Web-Based Student Evaluations of Professors: The Relations between Perceived Quality, Easiness and Sexiness,” Assessment & Evaluation in Higher Education 29: 91-108, Feb 2004. 

La web RateMyProfessors.com permite que los estudiantes universitarios evalúen de forma voluntaria y pública a sus profesores y es ideal para realizar un estudio de este tipo “a lo grande.” Felton et al. han evaluado a 6852 profesores de 369 instituciones universitarias (la mayoría son colleges) de EE.UU. en relación a su calidad global como profesores, lo fácil o difícil que es aprobar con ellos, y lo atractivo (sexy o hot) que le parecen a sus alumnos. Su conclusión es que los profesores considerados más atractivos (sexys) y los que ofrecen cursos de aprobado fácil son calificados como los mejores (calidad más alta). La correlación entre calidad y “hotness” es de 0’64, entre calidad y “facilidad” es de 0’62, y entre “facilidad” y “hotness” solo de 0’39 [todas estas correlaciones tienen un intervalo de significación bilateral de 0’01]. Por cierto, para profesores universitarios de Canadá los resultados (aunque el número de profesores estudiados es mucho menor y la intervalo de significación es mucho más bajo) son similares: la correlación entre calidad y “hotness” es de 0’60, y entre calidad y “facilidad” es de 0’40. 

¿Cómo afecta la disciplina/materia enseñada a estos resultados? Las tablas detalladas están en el artículo (cada tabla ocupa una página entera). Los profesores con mayor calidad global media (y también los más sexys de todos) son de filología, sociología y ciencias políticas; los de menor calidad global media (y también los menos sexys) son de ingeniería, informática y química.

¿Cuáles son las disciplinas con mejores profesores? La estadística matemática permite “eliminar” la correlación entre calidad y los demás factores (“facilidad” y “hotness“) resultando una medida fiable de la calidad global de los profesores. El resultado es que los mejores profesores son los de química, contabilidad (Accounting) y ciencia (Science). Me sorprende que los profesores de química serían los mejores (en calidad global) si los alumnos no tuvieran en cuenta lo “difícil” que es aprobar su asignatura y su poco atractivo físico.

¿Cómo influye la vestimenta (ir a la moda) en las evaluaciones? En una búsqueda rápida no he encontrado ningún artículo científico que estudie el efecto del modo de vestir en las evaluaciones de los alumnos. Pero quizás sea interesante un curioso estudio de las psicólogas Tiffany R. Gille-Knauf, Rachel M. Mittag, “Smart and Sexy? Major and Clothing’s Influence on Perceptions of Intelligence,” UW-L Journal of Undergraduate Research XI (2008). Su conclusión es que las mujeres vestidas con ropa más “conservadora” (menos “provocativa”) son consideradas más inteligentes, menos liberales y de moral más conservadora. El estudio detalla la opinión al respecto de hombres, mujeres jóvenes y mujeres no tan jóvenes. Os dejo que profundicéis en los detalles leyéndolo ya que el artículo es de acceso gratuito.

Por cierto, ¿alguien sabe de qué materia es profesor en la tercera temporada de la serie Californication el actor cuya foto abre esta entrada?

Y ya que estamos en ello, ¿alguien conoce algún estudio similar sobre la evaluación de profesores “calientes” en España o Latinoamérica?

Anuncios

WMAP-1, WMAP-3, WMAP-5, WMAP-7, Penrose y el multipolo l=40

WMAP-1

WMAP-3

WMAP-5

WMAP-7

Hace tiempo que quería presentar en una entrada los espectros de momentos multipolares obtenidos por el satélite WMAP tras el análisis de 1, 3, 5 y 7 años para el fondo cósmico de microondas. El reciente artículo de Penrose y Gurzadyan que ha copado todos los medios es una excusa tan buena como cualquier otra. El pequeño pico en el momento multipolar l=40, que en la figura para WMAP-1 está muy clarito, pero es bien visible en todos los espectros, no tiene una explicación (fácil) dentro del modelo cosmológico de consenso. El pico para l=22 tampoco. ¿Son meros datos espurios o se esconde en ellos nueva física? Para Penrose y Gurzadyan el pico l=40 es una señal de la física anterior a la gran explosión (big bang), una señal de que el universo es cíclico. Círculos concéntricos separados por una distancia angular de aproximadamente 5º en el fondo cósmico de microondas. ¿Exagerado? Quizás, pero si Penrose abre la boca todo el mundo se hace eco de lo que diga y muy pocos se atreven a criticarlo, aunque haya que tener mucha imaginación para ver los susodichos círculos en las imágenes del WMAP. Pero ya sabe, miras una nube, ves un elefante, ves un gallifante, o recuerdas que sobre gustos no hay nada escrito. 

Si te apetece leer el artículo técnico (si eres de los pocos que no lo ha leído aún) es V.G. Gurzadyan, R. Penrose, “Concentric circles in WMAP data may provide evidence of violent pre-Big-Bang activity,” ArXiv, 16 Nov 2010. Me enteré de este artículo gracias a Philip Gibbs, “Concentric Circles in WMAP,” viXra log, Nov. 20, 2010. Me pareció curioso pero pensé “Kanijo ya lo traducirá.” Pero no, Kanijo, “Penrose afirma haber atisbado el universo antes del Big Bang,” Ciencia Kanija, 22 Nov. 2010, tradujo en su lugar a Edwin Cartlidge, “Penrose claims to have glimpsed universe before Big Bang,” PhysicsWorld.com, Nov. 19, 2910. Muchos otros se han hecho eco de este “gran” trabajo de Penrose, como Lubos Motl, “Penrose’s CCC cosmology is either inflation or gibberish,” The Reference Frame, Nov. 27, 2010. Pero lo que me ha sorprendido mucho es que la noticia no apareciera en Menéame hasta ayer domingo, obviamente, llegó a portada, pero con un título “curioso” y en inglés: “Un afamado astrofísico británico afirma haber hallado rastros de otro universo (ING)” [noticia de la BBC]. Pero, bueno, te estoy aburriendo, vayamos al grano.

Me ha gustado la explicación de Lubos Motl, “What Penrose and Gurzadyan have rediscovered is the WMAP excess at L=40,” The Reference Frame, Nov. 29, 2010. Si no la has leído aún, te la recomiendo (la traduciría, pero estoy cansado). Merece la pena, aunque no te guste el estilo habitual de Lubos, esta entrada está muy bien trabajada.

Todo esto y la entrada de J.L. Rodri, “La esfera de Poincaré, ¿la forma de nuestro universo?,” Juegos Topológicos, Feb. 14, 2009, me ha recordado el trabajo de Jean-Pierre Luminet que publicó en Nature la hipótesis de que el universo es multiplemente conexo y tiene la geometría/topología de una esfera homológica de Poincaré. Su objetivo era explicar la divergencia de los multipolos l=2 (cudripolo) y l=3 (octopolo) en los datos de WMAP-1 (primera figura de esta entrada) respecto al modelo cosmológico de consenso (que asume que el universo es simplemente conexo y plano). Las figuras de WMAP-3 a WMAP-7 muestran que el octopolo l=3 se aproxima muy bien por un universo plano y solo queda por explicar el comportamiento del cuadripolo l=2. El modelo de Luminet queda descartado, pero ¿por qué el cuadripolo difiere de lo esperado para un universo plano? Seguramente porque el error en las medidas del fondo cósmico de microondas es muy grande ya que el ruido de fondo (quizás con origen en el polvo de nuestra galaxia o algo por el estilo) impide una medida con la precisión suficiente (ver la banda azul grisáceo en las figuras).

Habrá que esperar al año 2012 cuando se publiquen los primeros datos del satélite Planck para saber si el comportamiento de los multipolos l=40 y l=22 es un artefacto de WMAP o por el contrario es una realidad física que merece una explicación. No creo que Planck pueda aportar nada respecto al cuadripolo l=2, pero quien sabe. Por cierto, os recomiendo “Lo que se descubrirá sobre el universo gracias al satélite Planck,” 22 Febrero 2010.