El examen de selectividad y el éxito al acabar los estudios en la universidad

No he encontrado ningún estudio que correlacione el éxito en los estudios universitarios con la nota obtenida en el examen de selectividad (prueba de acceso que es obligatoria en España para entrar en la universidad tras el bachillerato). Por casualidad he encontrado un estudio de este tipo con alumnos de la Universidad de Oregón, cursos 2000-2004, pero para la prueba SAT (el examen SAT (Scholastic Aptitude Test o Scholastic Assessment Test) es un examen estándar para la admisión en algunas universidades de EE.UU.). Resulta que el éxito en las carreras de Física y Matemáticas está correlacionado con la nota alcanzada en el examen SAT (se requiere un mínimo de 600 sobre 1000 para tener éxito). Sin embargo, en otras carreras (Biología, Filología, Historia, Sociología, etc.) la nota obtenida en el SAT es independiente del éxito en la carrera. ¿Pasará lo mismo en España con la nota de selectividad? ¿Alguien conoce un estudio similar en España? El artículo con el estudio es Stephen D.H. Hsu et al., “Nonlinear Psychometric Thresholds for Physics and Mathematics,” ArXiv, 2 Nov 2010.

He escuchado (y leído) muchas veces rumores de que la nota de selectividad (o la nota de ingreso en la universidad) está correlacionada con la nota final del expediente del alumno (más/menos un punto). ¿Alguien conoce algún estudio de estos? Quizás lo he soñado, pero recuerdo haber leído alguno… ahora estoy torpe y soy incapaz de encontrarlo.

11 pensamientos en “El examen de selectividad y el éxito al acabar los estudios en la universidad

  1. En el fondo da igual cualquier estudio. El estado de la educación en España y la diferencia abismal entre venir de unos colegios/institutos y de otros tiraría por tierra cualquier estudio al respecto. Hay quien enseña a memorizar las cosas sin razonar, hay quien intenta hacer razonar a sus alumnos. Hay quien saca un 9 en Selectividad y cuando se le insta a razonar por sí mismo la solución a un problema en una ingeniería, es incapaz y se derrumba. Hay quien ha sacado un 5 luego ha sido un crack en la universidad…

  2. Yo he visto a los primerisima clase del bachiller quedarse atascados en la ingeniería y a los medianamente buenos, pero no los mejores, triunfar..
    yo que he sido un mediocre en el bachiller, fui un mediocre tambien en la ingenieria..por si te sirve el dato.

  3. En mi época, la nota para acceder a la Universidad se obtenía con la media del expediente de los 4 últimos años de estudio (COU y BUP) y la nota de la Selectividad.

    Con esto se podía comprobar la “calidad” de la enseñanza en los alumnos. Y me explico: En aquel momento se decía que en los colegios privados y concertados se notaba una bajada considerable en la nota media de la Selectividad. Esto era debido a que los profesores eran “generosos” con los alumnos, por lo que su nota media en Bachiller era mayor que en un alumno de la enseñanza pública con las mismas características. Por tanto el alumno que tuviese menor desviación entre la media de Selectividad y la del Bachiller, era el que había tenido una mejor enseñanza: el alumno brillante seguía siendo brillante y el mediocre, mediocre.

    • Una generalización como cualquier otra. Yo estudié en concertado y la nota de selectividad *subió* mi media.

  4. Pues da la casualidad de que yo sí hice ese estudio hace algunos años con alumnos de primero de una ingeniería. No hice un seguimiento hasta el final de la carrera, sino que me limité a ver la relación entre la nota en Selectividad y la nota en mi asignatura. Inicialmente no parecía haber relación. Luego me di cuenta de una cosa: la proporción de repetidores era muy grande, y no debía meter en el mismo saco a cohortes diferentes. Cuando desagregué los datos los resultados cambiaron completamente. Por decirlo esquemáticamente, lo que estaba ocurriendo era que tenía dos tipos de aprobados: los alumnos buenos que aprobaban en primera convocatoria (pero con notas generalmente modestas) y los alumnos mediocres que aprobaban al segundo o tercer año (pero a veces, después de tanto repetir, ya sacaban buenas notas). Los primeros tenían buena nota en selectividad, los segundos mala.

    En realidad, descubrí que la manera más sencilla de ver el efecto de la nota de Selectividad era estudiar una sola variable: si el alumno acababa por superar la asignatura o no. Y con esto la correlación era brutal: no tengo aquí los datos, pero todos los alumnos que tenían más de un 8 (o así) en Selectividad aprobaban todos, tarde o temprano, mientras que de los que tenían menos de un 6.5 (o así) creo recordar que más de la mitad abandonaba la asignatura (y por tanto la carrera).

    No sé por qué parece que queda bien decir que las notas no sirven para mucho, que gente con muy buenas notas luego fracasa, etc. Es más o menos el mismo argumento de quien dice que su abuelo fumó toda la vida y se murió de un corte de digestión, ergo el tabaco no mata. Lo cierto es que la correlación del éxito en ingeniería con la nota de selectividad es fortísima.

  5. Mi experiencia, de hace veinte años, es que para física hay una correlación parcial, en el sentido de que hay un segundo grupo que se “va para arriba” cuando empieza a tocar hierro en el laboratorio y le coge gusto, y ese grupo es menos detectable en las notas de selectividad.

  6. Lo que era hace años ya no sirve de nada, desconozco si hubo una correlación entonces. Lo que sí sé es lo que pasa ahora. Casi todo el mundo aprueba la selectividad, que ha dejado de ser un indicativo de algo. La LOGSE destruyó cualquier posibilidad de buena formación y ahora con Bolonia el mismo esquema nefasto se ha trasladado a la Universidad.
    La gente que llega a la universidad (lo sé por mis alumnos) muchas veces no sabe leer y escribir correctamente, y su base de Matemáticas o Física es casi nula (como lo compensan con otras asignaturas en selectividad no pasa nada). A pesar de todo alguien les ha dicho que sin trabajar ni estudiar ni tener ni idea de Matemáticas se puede estudiar una ingeniería, que tienen derecho por genética a un título. Y están en lo cierto, porque tanto en universidades públicas como privadas los profesores recibimos presiones para que los aprobemos sin merecerlo.
    Una exigencia como la de mis tiempos haría que no aprobara ninguno. A todo esto se suma un “grado” de cuatro años en el que es casi imposible formar bien a cualquiera, incluso a los buenos estudiantes (que los hay).
    Pero también da igual porque la sociedad no necesita de titulados.
    En definitiva, el sistema educativo está podrido hasta la médula y unos (PSOE, CCOO) con sus psicopedagogos y otros (PP) con sus curas lo han destruido.
    Pero no nos preocupemos, porque más adelante será incluso pero, cuando los formados por Bolonia pasen a ser profesores de enseñanza básica y media.
    La posible correlación indicada es, ante este panorama, una cosa sin importancia.
    Estamos acabados.
    ya sé que suena a cuento del abuelo papanatas y a “lo mala que es la juventud actual”, pero no es así.
    la degradación es objetiva y los jóvenes las víctimas que ni siquiera se quejan por no ser conscientes del problema.

  7. Por cierto, que hice OFFTOPIC, pero no comenté mi caso.

    Yo, por ejemplo, fui la 3ª mejor nota de entrada en Matemáticas, y al final, acabé como mejor expedciente. Los 2 alumnos qe entraron antes que yó, fueron 2º y 3º mejor expediente.

    si embargo, lo curioso de mi caso es que , en Selectividad, mi PEOR nota fue, precisamente, la de MATEMÁTICAS (7) seguida de FÍSICA (7’2), frente al 9’5 de Dibujo Técnico y mi maravilloso e inexplicable 9 en Comentario de Texto.

    En fin, que lo de corrrelación… quizás en general sí, pero particulariizando, o bien soy el punto raro que se sale de la recta de regresión, o bien no hay correlación.

  8. En una universidad del estado se está llevando a cabo un estudio similar. Puedes contactar con el correo que facilito en el comentario.

Los comentarios están cerrados.