Carta abierta a la Sra. Garmendia: Gracias, no sé lo que la ciencia española podría hacer sin usted

Gracias, Sra. Garmendia, gracias. No sé lo que la ciencia española podría hacer sin usted. Un artículo en Nature vuelve a ponerle el punto sobre la “i” a su nombre. José Luis Rodríguez quizás reorganice los ministerios de su gobierno, pero el suyo, el icáreo MICINN, gracias a su gran labor, cual Dédalo, se salvará del sofocante calor estival. A mí, como a muchos, nos apena que la ciencia española aparezca en Nature, otra vez más gracias a su labor, de esta guisa: Lucas Laursen, “Spanish science spending lockdown. Young researchers and new projects will take brunt of cuts,” News, Nature, Published online 5 July 2010.

Muchos científicos jóvenes del CSIC van a tener que abandonar. “El CSIC no renovará los contratos de investigación ni contratará nuevo personal ni en 2011 ni en 2012, aunque esto debería cambiar en 2013.” Son palabras de su buen amigo Rafael Rodrigo Montero, presidente del CSIC. Por qué. Porque “vamos a tratar de mantener nuestra investigación a nivel internacional.” ¿Mande? Hay dinero para las grandes mentes pensantes, pero no para los curritos. Ellos serán los que pagarán el recorte del 20% en el presupuesto del CSIC. Sra. Garmendia tan pronto se ha olvidado usted que también fue currita. Tan pronto ha olvidado lo que le costó a su directora de tesis, la Excma. Margarita Salas, lograr la financiación para que usted completara su tesis doctoral con ella. Una buena tamborrada es lo que usted merece (con el Tambor de Oro que inmerecidamente recibió).

Sra. Garmendia, el presupuesto en I+D en España está en pleno declive. Nos lo recuerdan hasta en Nature para verguenza de nuestro País. Su amada “i” no, faltaría más. No la “i” de su nombre, sino la de I+D+i. Ya sabemos que usted respeta a su hija Genetrix. Ya sabemos que prevaricar para todos no es prevaricar. Pero le recuerdo que a nivel internacional no existen las siglas R&D+i, a nadie se le ocurre esta españolada. A nivel internacional solo se usa R&D, porque a nivel intercional todo el mundo sabe, todo el mundo acepta que R&D implica innovación. Y lo obvio no requiere retórica. Solo en España se disfruta del culteranismo institucional.

Sra. Garmendia nos tiene cegados a todos con su belleza, que eclipsa la mente de nuestros mejores bioquímicos. “Lo importante es seguir enviando el mensaje al resto del mundo de que España es un buen lugar para hacer investigación y de que es un país que está apostando por el talento,” como afirma sin glosa el bioquímico Joan Guinovart, presidente de la Confederación Española de Sociedades Científicas (COSCE) y bioquímico en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona. Guinovart, qué precio tendrá su amistad, dice que “los recortes presupuestarios en el Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN) no se están notando en la comunidad investigadora española ni se notarán.” Para Guinovart “la crisis obligó a una reforma financiera y una reforma laboral, tal vez lo próximo que necesitemos es una reforma en la producción de conocimiento.”

Sra. Garmendia, la prometida Ley de la Ciencia, promesa del Sr. Rodríguez, que usted parece que no sabe articular, cada día es más una contrautopía cervantina. Parece que está escogiendo a moco de candil cada uno de los artículos. Pero todos sabemos que nada va a cambiar. Minuta rubricada que acabará siendo pecata minuta. Otra oportunidad perdida. Cosas pasadas, llevadas por el viento. Como nos recuerda Luis Goméz Ullate, ya a punto de jubilarse, optimista como un niño, “hemos pasado por tiempos muy malos y el cambio ha sido grande, sobre todo por la entrada de gente nueva, jóvenes con más formación, con más capacidad.” Las palabras de un físico del CSIC especialista en acústica quizás sean el mejor epitafio sordo a su ministerio.

PS (7 jul. 2010): Alguno se preguntará, pero qué te ha hecho la Sra. Garmendia, Francis, si el culpable es el Sr. Rodríguez. No tengo respuesta. Solo puedo recordar las palabras del genial matemático ovetense Juan Luis Vázquez en Javier Neira, “El otoño de Garmendia,” La Nueva España, 9 junio 2010.

Intentamos hacer un informe sobre la nueva Ley de Ciencia y echar una mano al Ministerio (MICINN). Lo terminamos de redactar en mayo de 2009 y lo presentamos en el consejo consultivo de junio. No supimos nada hasta diciembre en que Carlos Martínez, secretario de Estado, dimitió. El otro día en un periódico se mostraba partidario de hacer cambios importantes, profundos y de calado. En enero dijeron que iban a retomar el proyecto de ley. En febrero nos dieron un borrador, muy pobre; en marzo presentamos un informe, pero no nos hicieron caso. Tenían, por lo visto, en su agenda una prioridad, los sindicatos obreros, que decían al respecto cosas inadecuadas. Divergimos con el Ministerio y no se nos ha tenido en cuenta. Tiré la toalla, para hacer política científica hace falta un interlocutor.” Juan Luis Vázquez, catedrático de Matemática Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid, miembro de la Junta Directiva (hasta 2009 incluido) de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), que representa a la mitad de los científicos de España (unos 30000 miembros) y que colaboró con el departamento de Garmendia. Os recuerdo que Joan Josep Guinovart es el actual Presidente de la COSCE.

Entrevista a Juan Luis Vázquez, Presidente de la Comisión de la COSCE para el Estudio de la Ley de Ciencia: “A hombros de gigantes,” RTVE.es, 12 marzo 2010.

La Ley de la Ciencia no aborda los problemas que tenemos. España ha pasado de ser irrelevante a nivel a internacional (en los 1960s) a ser la novena potencia mundial en producción científica, pero solo la décimonovena en calidad científica. El árbol de la ciencia española ha crecido, pero está mal cultivado. España por su tamaño e importancia en el mundo debe competir por los Premios Nobel

Los científicos españoles, estadísticamente hablando, se han vuelto muy cómodos, porque el sistema es muy permanente y no existe una carrera que promocione a los mejores, que les haga asumir riesgos, que si salen bien te dan más posibilidades y si no te recortan la financiación. No hay posibilidad de tomar riesgos. Hay que imitar a Europa (cuya ciencia tiene 300 años) porque nos llevan ventaja (imitar a Francia, Gran Bretaña, Alemania, Suecia, etc.). Tiene que haber un sistema de asunción de responsabilidades que permita que la gente que funciona bien tenga más libertad de acción.

No se trata de invertir más. Si no de invertir mejor. Queremos instituciones modélicas como las que hay Francia, Gran Bretaña y Alemania. Queremos una carrera científica como la norteamericana (que ha funcionado muy bien en los últimos 100 años). Se trata de que uno haga la tesis (doctoral) en una muy buena universidad con un muy buen director de tesis. Después de lo cual la Universidad le dice a uno que no se puede quedar en dicha Universidad bajo ningún concepto. Uno entra en una etapa postdoctoral, aún no permanente, pero tiene un contrato para hacer una estancia entre 2 y 4 años en un centro distinto, en el cual uno termina su formación como investigador capaz de llevar una vida intelectual autónoma, que es de lo que se trata. Formar científicos y formar innovadores como Steve Jobs o Bill Gates. En todos los países donde la ciencia funciona hay un periodo de formación predoctoral, que suele durar entre 3 o 4 años, y un periodo de formación postdoctoral, otros 3 o 4 años, pero no más. La situación en España en la que hay personas con 41 años con un buen rendimiento que ni están en el sistema ni fuera de él es una situación anómala. En EEUU un buen postdoc antes de 2 años recibe un contrato permanente, pero no antes. Tiene que demostrar que es bueno y que lo merece. Pero en su caso, tiene trabajo sin problemas. La idea de los sindicatos en España de que los investigadores en formación reciban un contrato (casi) permanente es sencillamente absurda.

Hay que luchar contra la endogamia, no promoverla. La endogamia es la palabra tabú de la ley de la Ciencia (ni siquiera es mencionada en la ley). La movilidad es una palabra maravillosa en la ley, pero, ¿qué zanahoria ofrece la ley para favorecer la movibilidad? La endogamia se produce porque los beneficios de romperla son bajos. Las personas en España no quieren moverse, España es un país de baja movilidad laboral. Si tu te tienes que mover y tienes que mover a tu familia, será por algo. ¿Qué ofrece la ley para favorecer la movibilidad?

Anuncios