Los dos primeros bosones vectoriales Z observados en el detector ATLAS del LHC del CERN

Primer bosón Z observado en el experimento ATLAS el 9 de mayo de 2010 (decae en un par electrón-positrón). (C) CERN

Otro bosón Z observado en el experimento ATLAS el 10 de mayo de 2010 (decae en un par muón-antimuón). (C) CERN

El LHC del CERN ya lleva acumulados unos 10 inversos de nanobarn de colisiones, por lo que los experimentos CMS y ATLAS ya tienen que haber observado, en teoría, unos 1000 bosones W, unos cientos de bosones Z y unos pocos quarks top. Acaba de aparecer en la web del experimento ATLAS las que se afirma que son las dos primeras observaciones de bosones Z en su detector, un Z que decae en un par electrón-positrón (9 de mayo) y otro Z que decae en un par muón-antimuón (10 de mayo). La web del experimento CMS todavía no ha sido actualizada desde que presentó los primeros eventos observados el 30 de marzo. Los científicos y técnicos de los experimentos del LHC están trabajando duramente para presentar sus primeros resultados en las conferencias de física de partículas que se han organizado para este verano, quizás por ello no están interesados en mostrarnos dichos resultados en la web de sus experimentos de forma anticipada. Aún así, todos agradeceremos cuando en la web de ATLAS nos ofrezcan la “foto” del primer evento que haya producido un quark top (el primero en Europa). En este blog trataremos de estar al tanto… Visto en “Z boson candidates in 7 TeV Collision Data,” Event Displays, ATLAS Experiment, CERN, 22 may 2010. Obviamente, estos eventos aparecen ya en algunos blogs, como en “Meanwhile at the LHC,” Resonaances, 22 may 2010.

Entrevista vía webcam a Craig Venter por su descubrimiento

Entrevista realizada desde la revista Science, gracias a Skype, al genial Craig Venter. Merece la pena, aunque está en inglés. Vista en The Guardian.

J. Craig Venter Institute, “First Self-Replicating Synthetic Bacterial Cell,” PRESS RELEASE, 20-May-2010.

¿Qué opinan los expertos sobre el logro de Venter? La mejor fuente es Nature y han preparado el artículo, “Life after the synthetic cell,” Opinion, Nature, Advance Online Publication, Published online 20 May 2010 [enlace PDF gratis].

Nature asked eight synthetic-biology experts about the implications for science and society of the “synthetic cell” made by the J. Craig Venter Institute (JCVI). The institute’s team assembled, modified and implanted a synthesized genome into a DNA-free bacterial shell to make a self-replicating Mycoplasma mycoides.”

Opiniones contradictorias pero complementarias. Mark Bedau en “The power and the pitfalls” y Steen Rasmussen en “‘Bottom-up’ will be more telling” nos recuerdan la importancia de la “vida sintética” a la hora de entender qué es la vida y por qué ha surgido en la Tierra. Por el contrario, George Church en “Now let’s lower costs” cree que el avance de Venter aportará muy poco a nuestro conocimiento básico sobre la vida; sintetizar el ADN completo de un Mycoplasma sólo indica lo avanzada que están las técnicas de síntesis química de ADN, nada más; lograr copiar el “libro de la vida” no ayuda a entenderlo. En la misma línea, Steven Benner en “Synthesis drives innovation” nos pone los pies sobre la tierra y no recuerda que la primera síntesis de un gen (300 pares de bases) se logró en 1984 y que se han requerido 26 años para lograr sintetizar un genoma con 1’08 millones de pares de bases; además, nos indica que estos trabajos sobre Mycoplasmas están resucitando la investigación biológica de bacterias arcaicas, quizás entre las primeras formas de vida, pero de ahí a crear “vida artificial” hay un paso enorme. Y lo mismo opinan Jim Collins en “Got parts, need manual” y Martin Fussenegger en “Nature’s limits still apply;” el primero afirma que “francamente, los científicos saben muy poco sobre lo que es la vida como para crear vida” y los que así lo crean sufren “delirios de grandeza.” Arthur Caplan en “The end of vitalism” es optimista en cuanto al futuro de estas técnicas, igual que David Deamer en “Origin of life just got closer,” aunque desde otro punto de vista, la industria química basada en organismos genéticamente modificados (aunque este último recuerda que, desde el punto de vista industrial, los Mycoplasma son mucho más frágiles que Escherichia. En resumen un interesante artículo de opinión cuya lectura desde aquí recomiendo a todos.