Mujeres y científicas en España: un arduo camino aún por recorrer

Dibujo20090809_Datos_España_Hombres_Mujeres_Universidad_1999_2003

La Revista de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular dedica su núm. 158 de diciembre de 2008 al papel de las mujeres científicas en España. Nuevo presidente (masculino) de la SEBBM y un número sobre la “ciencia en femenino.”

Cristina Garmendia Mendizábal, nos habla desde un punto de vista doble, como científica y desde el entonces Ministerio de Ciencia e Innovación, “Una apuesta por la igualdad en la ciencia.” Como es habitual en ella, no dice nada. Bueno, lo único que dice es que una “Unidad sobre Ciencia y Mujer.” ¿Qué significa? Afortunadamente, Sònia Armengou Casanovas nos lo aclara (brevemente) en “El arduo camino de las científicas.” 

Las lectoras de este blog apreciarán “Los diez mandamientos… para ser científica y no quedarse en el camino.” Los lectores de este blog también apreciarán dichos mandamientos, pues son unisex, ideales para todos los jóvenes científicos independientemente de su sexo.

Capitolina Díaz, “¿Por qué es tan lento el proceso de las mujeres en la carrera científica?,” nos ofrece datos e información muy útil. Por ejemplo, “She Figures 2006,” de la Comisión Europea indica que sólo el 15% (13,9%) de las cátedras universitarias en Europa (España) están ocupadas por mujeres, aunque constituyen más del 50% de la masa de estudiantes (en España en el curso 2005/2006 más del 60%). Capitolina además ofrece un listado de medidas institucionales que podrían corregir esta deficiencia. Aunque en honor a la igualdad, ofrecen una discriminación positiva que puede ser muy criticada por muchos de los lectores de este blog (incluso lectoras).

 

Mary Osborn, “Cómo lograr la equidad de género en ciencia,” nos recuerda las conclusiones más importantes del informe ETAN y aunque promete ir directa al grano, ¿qué puede hacer a título personal una mujer para mitigar los efectos de la discriminación de género en sus propias carnes?, en realidad se queda mostrando el ejemplo de las políticas de discriminación positiva en EEUU desde 1970 que compara con las europeas (mucho más recientes).

Catherine Didion, “La tutela académica e investigadora: clave para el éxito de una institución,” nos ofrece el decálogo (los diez mandamientos) para mentores/tutores tanto a nivel docente como investigador, empezando por “1. No jugarás a ser Dios,” y acabando por “10. Enseñarás a no envidiar el éxito del vecino y que no es oro todo lo que reluce.”

 
Mª Teresa Miras Portugal, “Donde da la vuelta el aire,” cuyo título recuerda a Torrente Ballester (Los gozos y las sombras), nos habla desde un enfoque personal, recuerdos y vivencias de los inicios de su carrera académica, hasta llegar a catedrática y presidenta de la Real Academia Nacional de Farmacia. Su caso quizás es diferente a la de la mayoría de mujeres en España hoy en día ya que al acabar la carrera se fue a Francia a realizar su tesis doctoral, retorando a España tras obtenerla en 1975 (eran otros tiempos). El artículo está repleto de anécdotas y se lee agradablemente. Por ejemplo, en un acto de graduación en Harvard un eminente profesor afirmó lo siguiente.

“La mitad de lo que os hemos enseñado [en la carrera] es falso, pero no sabemos de qué mitad se trata”

En el mismo número de la SEBBM también encontramos un artículo/informe sobre “La ciencia y los niños,” de Josep M. Fernández-Novell. Curioso en un monográfico dedicado a la mujer. ¿Casualidad?

Dibujo20090809_Representacion_Ciencia_Alumno_Primaria

El superagujero negro en el centro de nuestra galaxia (Sagitario A*)

Dibujo20090809_apparent_size_as_function_actual_object_size_by_nonspinning_black_hole_with_and_without_lensing_effects_continuous_and_dashed_linesjpg

Un agujero negro no rotatorio simétrico tendrá un radio aparente mayor al ser observado bajo los efectos de lentes gravitatorias de su entorno (línea continua vs línea discontinua). Derecha: resultados de simulaciones del disco de acreción mediante magnetohidrodinámica compatible con la relatividad general.

En el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, se encuentra Sagitario A*. ¿Qué es? La opinión “oficial” es que se trata de un agujero negro supermasivo. ¿Podría ser otra cosa? ¿Podría ser otro tipo de objeto ultracompacto? ¿Hay evidencia de que esté tragándose la materia del centro de nuestro galaxia como haría un superagujero negro? Avery Broderick, del Canadian Institute of Theoretical Astrophysics, y sus colegas han estudiado numéricamente qué puede pasar con la materia y energía que cae en Sagitario A* debido a su gran masa. El resultado es que debería caer muchísima materia, luego si fuera un objeto ultracompacto se acumularía en su superficie, debería estar muy caliente y deberíamos ver dicha radiación térmica. Pero no la vemos. Esta es la mejor prueba hasta el momento de que Sagitario A* es realmente un agujero negro en el que la materia que atraviesa su horizonte de sucesos sencillamente desaparece en su interior. Nos lo cuenta David Shiga, “Vanishing matter points to black hole in Milky Way,” NewScientist 5 May 2009 , haciéndose eco del artículo de Avery E. Broderick, Abraham Loeb, Ramesh Narayan, “The Event Horizon of Sagittarius A*,” ArXiv, Submitted on 5 Mar 2009 (Astrophysical Journal 701: 1357-1366, august 2009).

Sagitario A* (Sgr A*) es una fuente puntual de ondas de radio localizada en el centro de la Vía Láctea extremadamente masiva y compacta. Las observaciones mediante infrarrojo cercano (NIR) de las estrellas masivas que se encuentran orbitando a su alrededor indican que su masa es M = 4.5 ± 0.4 × 106 M⊙ (masas solares) y que su distancia más cercana es de unos D = 8.4±0.4 kpc (kiloparsec), luego Sgr A* es un objeto supermasivo y ultracompacto, confinado en unas 40 UA (unidades astronómicas, 1 UA equivale al radio de la órbita de la Tierra alrededor del Sol). La luminosidad de Sgr A* es extremadamente baja, unos 1036 erg s−1, muchos órdenes de magnitud por debajo de la esperada según el límite de luminosidad de Eddingon, 6 × 1044 erg s−1.

Broderick et al. comparan dos escenarios posibles. La materia que cae en Sgr A* atraviesa un horizonte de sucesos y desaparece de la vista, con una lumonisdad aparente para el disco de acreción de Lacc, o por el contrario se acumula a velocidad nula en una superficie a cierta distancia, con una luminosidad aparente de Lsurf. Utilizando las medidas más recientes del entorno de Sgr A* mediante infrarrojos y interferometría de banda muy ancha (Very Long Baseline Interferometry, VLBI) obtienen un valor estimado de Lsurf/Lacc = 0.003. Si se tratara de un objeto exótico ultracompacto, estas observaciones requieren que el 99.6% de la energía que cae se libere en forma de radiación gravitatoria (que no vemos) antes de acumular alrededor de Sgr A*. No es imposible, pero muy improbable, luego prácticamente con total seguridad hay un horizonte de sucesos en Sgr A*.

Dibujo20090809_apparent_size_as_function_actual_object_size_by_nonspinning_black_hole_with_and_without_lensing_effects_continuous_and_dashed_linesSiendo el horizonte de sucesos de Sgr A* el más grande que podemos ver desde el punto de vista de la Tierra, ¿cuándo tendremos tecnología sufiente para resolverlo? La tecnología VLBI actual de 1.3  mm. (milímetros) no permite resolverlo. Un reciente white paper nos comenta en detalle qué avances tecnológicos en la próxima década son necesarioas para desarrollar tecnología que permita observaciones VLBI submilimétricas. Es un proyecto ambicioso pero factible. Sheperd Doeleman et al. “Imaging an Event Horizon: submm-VLBI of a Super Massive Black Hole. A Science White Paper to the Decadal Review Committee,” ArXiv, Submitted on 21 Jun 2009. Este artículo es muy interesante y nos devela todos los estudios que se pretende desarrollar con dicha tecnología para definitivamente elevar a realidad indiscutible la existencia de horizontes de sucesos y con ellos de agujeros negros.

Una de las cosas más interesantes que se prentenden observar son los llamados puntos calientes (hot spots) en el disco de acreción de Sgr A*, que orbitaran al superagujero negro y nos darán una imagen distintiva muy difícil de rebatir. La imagen que os muestro es producto de simulaciones numéricas de lo que se debería de ver dentro de una década si todo va bien. Espectacular.

El irresistible “plástico de burbujas” del universo y la teoría de cuerdas

¿Quién se puede resistir al plástico de burbujas? Prueba si eres capaz. ¿Y si el universo fuera como el plástico de burbujas siendo cada burbuja un universo diferente? La teoría de cuerdas “pide a gritos” que así sea. La idea original es del físico ruso Andrei Linde (ahora en la Universidad de Stanford, California), especialista en la teoría del universo inflacionario, que notó que el periodo de inflación podría ser eterno (inflación eterna), lo que generaría infinitos universos “burbuja.” ¿Todos estos universos tendrán las mismas leyes físicas? Las ideas de Linde no permitían saberlo, pero según la teoría de cuerdas, lo más natural es que cada uno tenga sus propias leyes físicas (al menos, valores diferentes de las constantes fundamentales). ¿Por qué? Técnicamente se llama el problema del “landscape” en teoría de cuerdas, nada en dicha teoría parece favorecer un universo sobre otro, unas leyes físicas sobre otras.

El siguiente vídeo nos presenta cómo sería el universo si los valores de las masas de algunas partículas elementales fueran ligeramente diferentes a los que son en realidad. La animación considera nuestro universo y tres universos alternativos. Está en inglés, pero merece la pena. El vídeo ha sido preparado por el equipo de divulgación científica del LHC del CERN y lo ví originalmente en su versión en Vimeo gracias a Menéame (noticia que llegó a portada).

La teoría de cuerdas lo predice todo, luego no predice nada.

Algunos hablan de hasta 10500 universos posibles, muchos órdenes de magnitud más que átomos hay en “nuestro” universo (el universo observable). El problema del landscape es un gran problema, salvo que le demos la vuelta a la tortilla y pensemos que no es tan mala idea que nuestro universo sea uno de esos universos, uno de los pocos que permite que seres como nosotros puedan llegar a existir y cuestionarse cuales son las leyes que lo rigen. El principio antrópico ligado a la teoría de cuerdas.