Las compañías farmacéuticas cada día menos interesadas en preservar la biodiversidad

Dibujo20090710_number_of_drugs_patented_in_USA_1981_2007

Siempre se ha dicho que las grandes compañías farmacéuticas estaban muy interesadas en conservar la biodiversidad de regiones en peligro como la Cuenca Amazónica. Un artículo de opinión publicado en Science nos sugiere que cada día están menos interesadas en sustancias y compuestos derivados de productos naturales, como muestra el declive de patentes de este tipo de productos por parte de la industria farmacéutica en los últimos 15 años (p.ej. ha caído un 30% entre 2001 y 2008).  Los autores creen que es un error ya que las nuevas técnicas de ingeniería genética, ingeniería metabólica y biología sintética, entre otras, permitirán descubrir de forma mucho más eficiente que en el pasado nuevos medicamentos basados en productos naturales. Nos lo cuentan en Jesse W.-H. Li, John C. Vederas, “Drug Discovery and Natural Products: End of an Era or an Endless Frontier?,” Science 325: 161-165, 10 July 2009.

Dibujo20090715_amazonia_peru_pabaya_plantas_medicinalesEl modelo de negocio de las farmacéuticas tiene que cambiar. Muchas han concentrado el grueso de sus beneficios en unos pocos productos. Por ejemplo, solo 8 productos son responsables del 58% de las ventas anuales del gigante Pfizer con un montante total 44.000 millones de dólares en 2007. Además, el mercado de las farmacéuticas especializadas en la fabricación de genéricos, que ni investigan ni desarrollan nuevas medicinas, que solo esperan a que las patentes de medicinas expiren para poderlas fabricar sin pagar derechos, está generando una gran competencia contra las farmacéuticas convencionales, habida cuenta de que los sistemas sanitarios de los países occidentales desean reducir costes a toda costa. Por ejemplo, en los próximos 4 años el 25% de las medicinas del mercado de EE.UU. se encontrará en esta situación, con patente liberada.

Las grandes farmacéuticas eran los “reyes del mambo.” Pero en el “país de jauja” les están complicando la vida. Cada día que pasa patentar productos naturales es más difícil. Extraer el principio activo de una planta medicinal a veces es muy difícil, pero al menos tan difícil es determinar si dicho principio activo es una sustancia desconocida (y por tanto patentable) o no. Además, uno de los problemas más urgentes en la farmacología actual es encontrar nuevos medicamentos para luchar contra los microorganismos que se han vuelto resistentes a los medicamentos actuales. En lugar de buscar productos naturales radicalmente diferentes, muchas farmacéuticas prefieren buscar sustancias análogas al medicamento ya conocido que se pueden fabricar con técnicas de biología sintética, algo mucho más barato y que puede ser apoyado por herramientas bioinformáticas.

Los autores del artículo opinan que, aunque la industria no favorece actualmente el desarrollo de nuevas medicinas a partir de productos naturales, los recursos que ofrece la Naturaleza son tan amplios, casi ilimitados, que merece la pena seguir aprovechando la biodiversidad para descubrir nuevas panaceas farmacológicas.

Un pensamiento en “Las compañías farmacéuticas cada día menos interesadas en preservar la biodiversidad

  1. Pues, como siempre, se trata del trillado asunto del dinero. Basar sus medicamentos en productos naturales les impide patentarlo, por lo que no es redituable. Y debido a esto es que no se ha estado desarrollando esa parte de la investigación farmacéutica. Los responsables de subsanar esto son las universidades, donde se debería fomentar la investigación, pero que requeriría que los gobiernos desembolsaran fuertes cantidades de dinero lo cual, evidentemente, no están dispuestos a hacer. Un problema que, al parecer, no tiene una solución al corto plazo.

    Me ha encantado el artículo.

Los comentarios están cerrados.