Los recién nacidos son capaces de contar números de 4 a 18

Vídeo de lo que le han mostrado visual y auditivamente a los recién nacidos.

¿Es genético o intuitivo el concepto de número? Si a un bebé le enseñas 4 puntos mientras oye 4 sonidos repetidos su respuesta es diferente que si al ver 4 puntos oye un número diferente de sonidos. No sólo 4, también 5 y hasta 18. ¿Cuéntan los bebés recién nacidos los objetos que ven o los sonidos que oyen? ¿Son sólo capaces de asociar información visual y auditiva biyectivamente (una a una)? Un estudio parece que demuestra esta asociación, en concreto, “Newborn infants perceive abstract numbers,” de Veronique Izard, Coralie Sann, Elizabeth S. Spelke, Arlette Streri, PNAS 106: 10382-10385, June 23, 2009.

¿Cómo saben los experimentadores que un recién nacido ha contado los objetos que ve y los sonidos que oye? Cuando el número de objetos coincide con el número de sonidos el bebé presta más atención a la pantalla, la mira más veces (un observador que no ve la pantalla cuenta cuántas veces el niño mira la pantalla y durante cuanto tiempo). Si el número de sonidos no corresponde al número de objetos, el niño no presta tanta atención a la pantalla. Es como si se diera cuenta de que son diferentes y por tanto no están relacionados entre sí y no merece la pena preocuparse por ambas cosas simultáneamente. Así lo interpretan los investigadores.

Por cierto, hicieron el experimento con 66 bebés, pero 50 o se durmieron, o no prestaban atención, o se distraían con otras cosas, … solo 16 lograron responder al experimento como los investigadores querían. ¿Sesgo? ¿Eran los bebés más “numéricos”? Quien sabe… Curiosidades que se publican en revistas internacionales de prestigio, nunca se sabe si para progresar la ciencia o para lograr salir en los mass media.

Cual Galileo jugando con serpientes en planos inclinados

El mecanismo por el cual se mueven las serpientes (reptan) ha sido estudiado desde hace mucho tiempo. Artículos muy famosos al respecto son los de W. Mosauer, “On the locomotion of snakes,” Science, 76:583–585, 1932, y J. Gray, “The mechanism of locomotion in snakes,”  J. Exp. Biol., 23:101–120, 1946. Entonces ¿qué es lo que ha descubierto el nuevo estudio publicado en PNAS que hasta ha aparecido como noticia en RTVE.es? El estudio es David L. Hu, Jasmine Nirody, Terri Scott, Michael J. Shelley, “The mechanics of slithering locomotion,” PNAS published online before print June 8, 2009. Han estudiado el movimiento en una superficie plana teniendo en cuenta la fricción entre las escamas de la serpiente y la superficie. La fricción anisotrópica debida a las escamas de la serpiente, como cualquiera en su sano juicio pensaría, es la clave del reptar de estos reptiles ápodos. Antes no se había estudiado su efecto en detalle. Gran avance… o no… así es la ciencia.

Por cierto, ¿cómo medirías el coeficiente de fricción o rozamiento entre una serpiente y una superficie de un material dado? Muy fácil, esperas a que la serpiente se duerma en un plano inclinado recubierto por este material e inclinas el plano hasta que la serpiente se deslice (lo mismo que hizo Galileo).

¿Te interesa el tema? Disfrutarás con los vídeos de la siguiente página web http://www.me.gatech.edu/hu/Snakeweb/snakeweb.html .

¿Falta alguna ilustración en esta entrada? Es que a mi mujer le dan asco (y miedo) los ofidios.