Huellas del pie de un Homo erectus confirman que caminaba como nosotros

 dibujo20090318footprintsfrompasthominins

Las huellas del pie de los Homo erectus son esencialmente iguales a las nuestras (Homo sapiens). Como un pie nos cuentan mucho sobre el modo de caminar de un hominino, hemos de pensar que esencialmente caminaban como nosotros. Las huellas del pie más antiguas son las de Laetoli, encontradas por la antropóloga Mary Leakey en Tanzania en 1978, tienen 3.7 millones de años, son muy similares a las de un mono y se sospecha que son de Australopithecus. Las siguientes más antiguas, encontradas cerca del Lago Turkana en el noroeste de Kenia, de 1.5 millones de años de antigüedad, son las de Homo erectus, que se acaban de descubrir. Nos lo cuenta Robert Adler, “Fossil footprints reveal modern walk,” New Scientist p. 10, 7 March 2009 , que nos comenta el artículo técnico con el descubrimiento, de Matthew R. Bennett et al., “Early Hominin Foot Morphology Based on 1.5-Million-Year-Old Footprints from Ileret, Kenya,” Science 323: 1197-1201, 27 February 2009 .

 El Homo erectus se desarrolló evolutivamente de forma muy rápida entre hace 1.8 y 1.5 millones de años diferenciándose claramente de sus antecesores. Brazos más cortos, piernas más largas y, como muestran sus huellas del pie que se acaban de descubrir, un modo de andar que minimiza el gasto energético con un arco en la planta del pie y dedo gordo similares a los nuestros. Homininos más antiguos gastaban mucha más energía para caminar erguidos, lo que limitaba su movilidad y su posibilidad de conquistar y explotar nuevos hábitats. Las nuevas huellas confirman la evidencia que ya se tenía respecto.