El experimento de la doble rendija de Hitachi o el experimento más bello de toda la física

En 2002 se hizo una encuesta entre los lectores de la revista Physics World para votar el experimento más bello de toda la Física (The most beautiful experiment). Ganó la encuesta el experimento de Young de la doble rendija para mostrar la naturaleza dual onda-partícula del electrón (The double-slit experiment). He visto varias realizaciones del experimento pero en mi opinión la que mejor lo ilustra es la realizada por Akira Tonomura y sus colaboradores de Hitachi en 1989. Aquí tenéis el vídeo de youtube.

En una palabra: espectacular.

A. Tonomura, J. Endo, T. Matsuda, T. Kawasaki, H. Ezawa, “Demonstration of single-electron buildup of an interference pattern,” American Journal of Physics 57: 117-120, 1989 [copia gratis en ion.elte.hu].

Página web del experimento en Hitachi.

Anuncios

Biografía del “mujeriego” Albert Einstein

Me lo ha comentado un amigo. En el Canal Historia emitieron una biografía de Albert Einstein que no paraba de recordar que Albert era un “mujeriego.” La he buscado, por curiosidad, en youtube y la he encontrado “pirateada” del  Canal Historia (en español). El documental se centra en las dos grandes obsesiones de Einstein: la ciencia y las mujeres. Poco aporta a las biografías que había leído. Aún así, aquí tenéis los enlaces, si todavía queda alguien que, como yo, no la conocía. Hay que verlos en secuencia desde arriba a abajo (son 5 de unos 10 minutos cada uno).

He tratado de buscar docugramas sobre la vida de Einstein en youtube y he encontrado los siguientes. Que también podrían ser de interés a algunos.

 

Medida cuántica del estado con incertidumbre mínima (squeezing quantum measurement)

El principio de incertidumbre de Heinsenberg afirma que toda medida (observación) cuántica de dos propiedades complementarias (como la posición y el momento o velocidad) está sujeta a un error (incertidumbre) que se reparte entre ambas propiedades. El principio de Heisenberg nos da una cota mínima para el producto de dichas incertidumbres. En la práctica dicho producto es muchísimo mayor, varios órdenes de magnitud mayor. Se puede reducir la incertidumbre de una propiedad utilizando una técnica llamada “squeezing” (“apretujamiento”) cuántico, pero a costa de incrementar la de la complementaria. En enero de este año se publicó una técnica que permite evitar esto último y que permite reducir la incertidumbre de una propiedad sin afectar a la complementaria hasta alcanzar, casi, el límite teórico del principio de Heisenberg. Se basa en manipular el spín de tres fotones en una fibra óptica de tal forma que se produce una partícula compuesta, el “trifotón,” sobre la que se aplica el “squeezing.” Las aplicaciones de esta técnica en medidas de alta precisión, fotolitografía y procesamiento cuántico de la información son increíbles. Nos lo cuenta Geoff J. Pryde, “Quantum physics: Squeeze until it hurts,” Nature News and Views, 457: 35-36, 1 January 2009 , que nos comenta el trabajo de L. K. Shalm, R. B. A. Adamson, A. M. Steinberg, “Squeezing and over-squeezing of triphotons,” Nature 457: 67-70, 1 January 2009 .

dibujo20090124quantumsqueezinginamplitudeandphaseofsinewaveLa existencia de un límite fundamental en la precisión de cualquier medida es un fenómeno puramente cuántico. Considera un haz de fotones que incide sobre un divisor de haz (beam splitter) que refleja el 50% de la luz que recibe y transmite el otro 50%. En Mecánica Clásica la intensidad de luz transmitida es exactamente la mitad de la incidente, con absoluta precisión. En Mecánica Cuántica la media estadística del número de fotones que atraviesa el divisor de haz cuando incide un haz formado por N fotones es de N/2 pero en un experimento concreto pueden pasar más fotones o menos. Es como tirar N veces una moneda. En media salen N/2 veces caras y otras tantas cruces. En la práctica el número de caras obtenido fluctúa y no es determinista en cada N tiradas que realicemos. Hay una probabilidad no nula de que en N tiradas sólo salgan caras, por ejemplo. Volviendo al fenómeno del “squeezing” cuántico, la figura lo ilustra utilizando la amplitud y la fase de una onda luminosa senoidal. A la izquierda tenemos una onda senoidal con cierta incertidumbre en amplitud que es constante en todo su periodo. Dicha incertidumbre genera una incertidumbre en su fase, en qué punto la onda cruza el eje de abcisas. La luz “apretujada” (squeezed) se presenta en la figura de la derecha. El error en la fase se ha reducido pero a costa de incrementar mucho el error en amplitud. La complementaridad cuántica en acción.

dibujo20090124quantumsqueezinginpolarizationfortriphotons1El trabajo de los físicos canadienses Shalm, Adamson y Steinberg, de la Universidad de Toronto, se basa en medir la polarización de la luz de tres fotones entrelazados en un estado llamado trifotón. La polarización de un haz de luz es  un vector de tres componentes que en la representación de Stokes está dada por 3 parámetros S1, S2 y S3, aunque sólo 2 son independientes, situados en una esfera tridimensional S1*S1 + S2*S2 + S3*S3 = S0*S0, donde So es la intensidad del haz. En la versión cuántica estos parámetros se sutituyen por operadores complementarios, que no conmutan entre sí, como la posición y el momento, por lo que no es posible determinar con absoluta precisión estos 3 parámetros simultáneamente, si se reduce la incertidumbre en uno de ellos crecerá en los otros dos. En la figura se representan dos proyecciones de la esfera de Stokes, donde en azul tenemos los valores poco probables, con cuasiprobabilidad de Wigner negativa de -0.2, en rojo los más probables, con cuasiprobabilidad positiva de +0.7, y en blanco los valores con cuasiprobabilidad nula. En los experimentos se han preparado los trifotones con un grado de “squeezing” T variable entre 0 y 1.7, donde los valores mayores de 1 son valores “sobreapretujados” (“over-squeezing”). Para T=0, la incertidumbre en los ejes S1 y S2 es la misma. Conforme T crece, la incertidumbre en el eje S2 se reduce (aparecen 2 regiones azules a izquierda y derecha en la figura). Para estados con T>1, la incertidumbre se “retuerce” en la esfera, de la que no puede salir, formando 3 regiones azules más o menos equiespaciadas en la esfera (para T=1.7 en la figura). Estos estados tan “retorcidos,” llamados “NooN“,  son capaces de alcanzar el límite en las desigualdades de Heisenberg. La figura de abajo muestra la incertidumbre en los parámetros S1 (verde) y S2 (rojo) para 11 estados trifotón con T creciente de 0 a 1.7. Conforme T se aproxima al valor 1, la incertidumbre en S2 decrece, pero al alcanzar dicho valor empieza a crecer de nuevo.  Las curvas continuas muestran los valores teóricos. Los físicos canadienses sólo han sido capaces de obtener estos estados con una fidelidad del 0.68 del caso ideal. La fidelidad de estos estados se puede mejorar si se repite el proceso de “over-squeezing” para cada uno de los 3 ejes de polarización con lo que han logrado una fidelidad de 0.80 (los puntos “gordos” rojo y verde en la figura de abajo). Los investigadores esperan mejorar esta fidelidad en el futuro.

dibujo20090124uncertaintyversussqueezinginpolarizationfortriphotons

Teletransporte cuántico de cubits en iones de iterbio (one meter, matter, quantum teleportation)

Los computadores cuánticos no son una utopía, serán una realidad. El avance es lento pero seguro. El entrelazamiento cuántico es la clave para uno de los fenómenos más misteriosos de la mecánica cuántica: el teletransporte (del estado) cuántico (quantum teleportation). Dos fotones entrelazados están “conectados” de tal forma que medir el estado de uno de ellos automáticamente nos da el estado del otro, aunque estén separados a una distancia enorme (mucho mayor de la necesaria para que una “señal oculta” se propague a la velocidad de la luz y los comunique entre sí). En el teletransporte cuántico se transfiere el estado cuántico de un sistema a otro. Propuesto en 1993, se demostró experimentalmente con fotones en 1997. El teletransporte cuántico es fundamental para el desarrollo de los futuros ordenadores cuánticos. “Teletransportar fotones” parece fácil, ¿pero se puede hacer con átomos? Sí, el año pasado se logró con iones pero a distancias muy pequeñas. Físicos norteamericanos de las Universidades de Maryland y Michigan han logrado teletransportar cuánticamente el estado de dos iones de iterbio (símbolo químico Yb, número atómico 70) separados una distancia de 1 metro. Nos lo cuentan M. S. Kim and Jaeyoon Cho, “Teleporting a Quantum State to Distant Matter,” Science 323: 469-470, 23 January 2009 , quienes nos comentan el artículo técnico de S. Olmschenk, D. N. Matsukevich, P. Maunz, D. Hayes, L.-M. Duan, C. Monroe, “Quantum Teleportation Between Distant Matter Qubits,” Science 323: 486-489, 23 January 2009 .

El teletransporte cuántico no es como en las películas, ni tampoco permite transmitir señales más rápido que la velocidad de la luz, sino violaría la teoría de la relatividad. Por ello, el teletransporte cuántico requiere que cierta información “clásica” se transfiera a través de un canal de comunicación clásico, lo que está limitado por la velocidad de la luz. Pero también requiere un canal de comunicación cuántico por el que se transfieren estados entrelazados, canal que no tiene ninguna restricción relativista.

 dibujo20090223yterbiumionsquantumteleportingscheme2

El procedimiento utilizado por estos físicos norteamericanos ha sido el siguiente. Emilio (el emisor) y Raúl (el receptor) tienen cada uno un ión de iterbio(Yb+) que han almacenado independientemente en dos trampas de átomos separadas por un 1 metro. Emilio (abajo) utilizando un pulso de microondas prepara su ión en un estado cuántico tipo cubit (a|0>+ b|1>) compuesto de dos niveles de energía electrónica. Esta será la información cuántica que se teletransportará. Raúl (arriba) prepara con otro pulso de microondas su ión en un estado de superposición conocido (pongamos |0>+|1>). Sendos pulsos láser ultrarrápidos ponen cada ión en un estado excitado (parte izquierda de la figura, transición de un nivel bajo S hasta un nivel alto P). Los iones desde el estado excitado emiten un fotón cuya energía (color azul o rojo) depende del nivel energético que tenían antes de ser excitados por el láser. Tras esta emisión del fotón vuelven a sus estados iniciales (sea |0> o sea |1>). Estos fotones emitidos están entrelazados con el estado del ión respectivo. Ambos fotones se envían por fibra óptica (FO, 2 metros) hasta un divisor de haz (DH) donde se mezclan y son medidos de forma conjunta. Esta medida “convierte” el entrelazamiento ión-fotón a un entrelazamiento ión-ión (interatómico) que será la clave del teletransporte. Tras el divisor de haz los fotones se dirigen a dos tubos fotomultiplicadores (TFM) donde serán medidos. Para finalizar, Emilio realiza una medida del estado de su ión, que puede dar como resultado |0> o |1>. Esta medida de Emilio es la que hace efectivo el teletransporte siempre y cuando los tubos fotomultiplicadores (TFM) detecten un par de fotones del mismo color. En dicho caso, el estado cuántico del ión de Raúl será idéntico al preparado por Emilio, o sea a|0>+ b|1>. Si se detectan fotones de diferente color el teletransporte no se habrá producido.

El teletransporte cuántico puede parecer poco espectacular, comparado con el teletransporte cinematográfico, sin embargo, es una operación clave en el desarrollo de los futuros ordenadores cuánticos. El cableado en estos ordenadores  no será fácil sin utilizar el teletransporte cuántico.

PS (26/ene/2009): Noticia en prensa “Teletransportan por primera vez información entre dos átomos separados,” José Manuel Nieves, ABC, 24-01-2009 . Visto en Menéame.

Entrelazamiento de fotones mediante filtros ópticos (photon sieves and entanglement filters)

La computación cuántica es el futuro de la computación. Hay dos tipos de algoritmos cuánticos, los basados en el entrelazado (entanglement) y los que no lo usan. Los más populares son los primeros. Lograr que dos partículas se entralacen es difícil y costoso. Una vez que están entrelazadas lo seguirán estando incluso si los separamos a distancias muy alejadas, mientras no observemos alguna de ellas o mientras el “vacío cuántico” no lo haga por nosotros (la decoherencia cuántica). Los computadores cuánticos más sencillos son los ópticos, basados en el entralazado de fotones y las propiedades cuánticas de la polarización. Entrelazar fotones no es fácil. O no lo era. Físicos de Japón y Reino Unido han encontrado una manera de entrelazar fotones (ordinarios) simplemente haciéndolos pasar a través de un nuevo filtro óptico. Nos lo cuenta Adrian Cho, “Photon Sieve Lights a Smooth Path to Entangled Quantum Weirdness,” Science 323: 453, 23 January 2009 , quien nos comenta el artículo técnico de Ryo Okamoto, Jeremy L. O’Brien, Holger F. Hofmann, Tomohisa Nagata, Keiji Sasaki, Shigeki Takeuchi1, “An Entanglement Filter,” Science 323: 483-485, 23 January 2009 .

dibujo20090223entanglementfilterhowitworks

Para generar parejas de fotones entrelazados normalmente se utilizan materiales “no lineales” a través de los cuales se hace pasar un fotón de alta energía que se divide en dos fotones de baja energía pero entrelazados (parametric down-conversion). La óptica no lineal es más costosa y delicada que la lineal. Japoneses de la Universidad de Hokkaido, en Sapporo, Japón, y sus colegas británicos de la Universidad de Bristol, han desarrollado un filtro entrelazador (entanglement filter) que utilizan sólo elementos ópticos lineales y que actúa sobre una pareja de fotones no entrelazadas diagonalmente polarizados cuya polarización se entrelaza al atravesar dicho dispositivo, saliendo del mismo como un par de fotones con su polarización entrelazada de tal forma que es una combinación sólo de los estados con ambos fotones polarizados verticalmente o con ambos polarizados horizontalmente (la figura muestra el funcionamiento). El dispositivo utiliza el fenómeno físico de interferencia cuántica (quantum interference).

No “te hagas el sueco” al volante o a veces los infractores ayudan a la fluidez del tráfico

dibujo20090223trafficjaminswedenLos suecos a veces tienen unas cosas que nuestro carácter latino no puede entender. Lo mismo pasa con los japoneses. La excesiva higiene preconizada por los suecos les ha generado grandes problemas de alergias. Ahora tratan de no ser tan higiénicos. Los suecos aceptan las normas de tráfico y las cumplen a rajatabla. Hasta los peatones en un semáforo en rojo, nadie por un lado, nadie por el otro, esperan a que se ponga en verde. ¿No pasará lo mismo que con la higiene? Investigadores suecos y coreanos han encontrado que el flujo del tráfico es más fluido si algunos (pocos) conductores incumplen las normas de tráfico. El estudio muestra que los atascos son más comunes si todo el mundo cumple con todas las normas de tráfico, aunque si la mayoría los incumple es peor aún.

Seung Ki Baek, Petter Minnhagen, Sebastian Bernhardsson, Kweon Choi, Beom Jun Kim, “Flow improvement caused by traffic-rule ignorers,” ArXiv preprint, 22 january 2009 , han descubierto este “sinsentido” aparente en estudios del flujo de tráfico mediante autómatas celulares (sistemas de agentes basados en reglas simples). Por supuesto, si demasiada gente comete infracciones de tráfico, el flujo empeora. Es necesario que el número de infractores sea pequeño y sea el adecuado para que se minimice el número de posibles atascos.

Mi consejo: no “te hagas el sueco” con las normas del tráfico si en algo valoras tus “puntos.” Y si lo haces y te pillan, nunca le cuentes a un “picoleto” que lo leíste en este blog, que es un estudio de unos suecos, será peor que quedarse callado.

El papel de Mileva Maric en la obra de Albert Einstein

Una encuesta por internet afirma que el 75% de los encuestados creen que la primera esposa de Albert Einstein, Mileva Maric, contribuyó a sus famosos artículos de 1905, su “año milagroso.” Quizás muchos hayan visto el documental “Einstein’s Wife,” de la productora PBS sobre la vida de Mileva, donde se afirma que hay evidencia de que colaboró activamente con el gran genio en la producción de su obra de 1905. No hay pruebas en las biografías oficiales de Einstein de dicha colaboración, aunque hoy en día con las políticas de paridad por doquier, a todo el mundo le gustaría que las hubiera. La realidad “histórica” es que no las hay.

Varios artículos que rebaten los hechos expuestos en el documental nos lo aclaran, como Alberto A. Martínez, “Arguing about Einstein’s wife,” Physics World, Apr 10, 2004, y Alberto A. Martínez, “Handling evidence in history: the case of Einstein’s wife,” School Science Review 86: 49-56, March 2005 [si eres físico este artículo es lectura obligada]. La productora del documental respondió a las críticas en Michael Getler, “The Ombudsman Column. Einstein’s Wife: The Relative Motion of ‘Facts’,” December 15, 2006. Allí aparece un listado de los 27 errores del documental relativos a la vida de Mileva de los que les acusan, la respuesta de la productora a dichos 27 errores, una respuesta a dicha respuesta, etc. Es largo y pesado de leer. En resumen, obviamente, aceptan las críticas ya que no les queda otro remedio que aceptarlas, pero siguen en sus trece y se centran en las ideas y libros del escritor Desanka Trbuhovic-Gjuric (que no aparecía mencionado en el documental original). Este señor ha encontrado un buen filón en este tema. Buscadlo en Google si os interesan su libros más de “prensa rosa” que otra cosa, supuestamente basados en unos microfilms secretos rusos que el propio autor ha visto y nadie más los ha visto.

Si no has visto el documental y no te interesa verlo y quieres saber cual es el argumento más fuerte que esgrimen a favor de la coautoría (secreta) de Mileva en los trabajos de Albert te lo resumo. “En 1955, un físico soviético (ya fallecido cuando se rodó el documental) afirmó que él personalmente había visto los manuscritos originales de los artículos de Einstein en los que aparecía el nombre de Mileva como coautora.” El documental se refiere a Abram Fedorovich Joffe (Ioffe) y reproduce un fragmento de una página en la que aparece escrito en ruso el nombre “Einstein-Marity”. Mileva Maric solía escribir su apellido como “Marity” cuando Joffe la conoció en una visita a Einstein cuando vivía en Suiza. 

Sin embargo, Joffe nunca dijo nada por el estilo. Lo que escribió Joffe en un obituario de Einstein [escrito en ruso] “In Remembrance of Albert Einstein”, Uspekhi Fizicheskikh Nauk 57: 187, 1955, [por cierto en la web ha quitado este número para evitar que les colapsen el servidor, supongo]. Al grano, lo que escribió Joffe fue “En 1905, aparecieron tres artículos en los Annalen der Physik que fueron el inicio de tres importantes ramas de la física del siglo 20. Fueron la teoría del movimiento browniano, la teoría de la luz basada en el fotón, y la teoría de la relatividad. El autor de estos artículos, completamente desconocido entonces, era un funcionario de la Oficina de Patentes de Berna, [apellidado] Einstein-Marity (Marity – es el nombre de soltera de su mujer, que siguiendo la costumbre suiza, se añade al apellido del marido).” Esta última aclaración aparece en dicho obituario para que no se extrañen los lectores rusos, que como los norteamericanos, están acostumbrados al “olvido” del apellido de soltera de la esposa.

Mileva fue una gran estudiante, como no, si logró entrar en el Politécnico de Zurich, la única mujer de su promoción, la quinta desde que se creó dicha Universidad, una de las pocas en el mundo en aquella época (finales del s. XIX). Eran otros tiempos. Estudió lo mismo que su marido, lo que podríamos llamar “Física” o “Física-Matemática” hasta 1901. Nunca llegó a obtener el título pues suspendió dos veces el examen final (único en toda la carrera). Se sabe que colaboró durante sus estudios con su novio y futuro marido. De hecho en aquella época los estudiantes tenían grupos de trabajo y estudio y estas colaboraciones eran habituales (el de Einstein se llamaba “Academia Olympia”). Hay una carta de Einstein fechada en 1901 en la que afirma que espera acabar pronto su trabajo en común (con Mileva) sobre el “movimiento relativo.” Alguien que desconozca la biografía científica de Einstein puede pensar que se refiere a la Teoría de la Relatividad. Pero no, no es así. En el aquel tiempo Einstein creía en la teoría éter que él y Mileva habían estudiado. Einstein (y Mileva) querían hacer lo que en aquel momento muchos físicos estaban tratando de hacer, diseñar experimentos para verificar el movimiento relativo en el éter.

Las famosas cartas de Mileva Maric, que envió a una íntima amiga (Helene Savic), que publicó la nieta de ésta y que nos informan de muchas cosas sobre la vida “íntima” y la personalidad de Albert y su relación con Mileva, ayudan poco a esclarecer el asunto. Sólo una aporta algo, fechada a principios de 1906, en la que Mileva comenta “Mi marido pasa la mayor parte de su tiempo libre en casa jugando con el niño; pero, la verdad, debo reconocer que no es su única ocupación aparte de su trabajo oficial; los artículos que él ha escrito apuntan bastante alto.” Aunque en algunas traducciones se escribe la frase final como “él está escribiendo un gran número de artículos científicos.” En otra carta, fechada en 1909, ella afirma “Estoy muy contenta por su éxito, realmente se lo merece.”

Por cierto, alguien dirá y quién es Alberto Antonio Martínez. Bueno, cuando escribió el primer artículo era becario en el Center for Einstein Studies, de la Universidad de Boston, EE.UU, en el segundo artículo era instructor (profesor) de Historia de la Ciencia en el Caltech (Instituto Tecnológico de California) y actualmente es profesor del Departamento de Historia de la Ciencia y las Matemáticas de la Universidad de Texas en Austin, EE.UU. Su tesis doctoral fue “The neglected science of motion: The kinematic origins of relativity,” en la Universidad de Minnesota y es autor del libro de próxima aparición “Kinematics: The Lost Origins of Einstein’s Relativity,” The Johns Hopkins University Press, verano de 2009. Su página web sobre sus libros.

La evolución de crisis financiera o el contagio del “virus” de las “hipotecas basura”

 dibujo20090122crisiscontagionsp500andnasdaq100

Las instantáneas de la crisis financiera global que muestra la imagen han sido obtenidas mediante el análisis de los índices bursátiles S&P 500 y Nasdaq-100. Muestran como el “virus” de las hipotecas basura (el primer nodo en rojo) ha “contagiado” a prácticamente todo el sistema financiero mundial. Los nodos en verde representan las acciones que han perdido menos de un 10%, en amarillo las que han perdido entre un 10 y un 25% y en rojo las que han perdido más del 25%. Dos nodos están conectados por un enlace si su comportamiento promedio de subidas y bajadas en un año es simlar. Para determinar esta conexión se ha utilizado una distancia basada en la correlación estadística entre las series temporales de retornos de las acciones de empresas consideradas.

Más detalles en el breve artículo de Reginald D. Smith, “The Spread of the Credit Crisis: View from a Stock Correlation Network,” ArXiv preprint 10 January 2009 , quien ofrece más información y vídeos AVI con animaciones en su web “Credit Crisis: The Movie. A short take on the current financial turmoil from the network physics/econophysics perspective.” El vídeo de youtube es una de los dos que aparecen en dicha web.

Canibalismo y fratricidio entre estrellas jóvenes

Nuesto Sol nos parece grande, pero es una estrella más bien pequeña. Una más del montón. Las estrellas grandes de verdad, son grandes de verdad, cientos de veces nuestro Sol. ¿Cómo “engordan” las estrellas jóvenes tanto? Simulaciones numéricas tridimensionales indican que gracias al canibalismo y al fratricidio, técnicamente, a la acreción de estrellas más pequeñas formadas en su misma “cuna” (nube protoestelar). Nos lo cuenta Phil Berardelli, “Big Stars Resist Dieting,” ScienceNOW Daily News, 16 January 2009 .

Se pensaba que la glotonería de las estrellas jóvenes tenía límite. Las estrellas jóvenes se forman por condensación del gas y polvo interestelar que las rodea, hasta que por la presión de la gravedad empiezan a brillar gracias a una ignición termonuclear. En ese momento se pensaba que la gran cantidad de radiación emitida por la estrella arrastraría el gas y polvo que su entorno, expulsándolo lejos e impidiendo que la estrella siguiera consumiéndolo. A finales de los 1960 los astrofísicos calcularon que las estrellas no podrían tener una masa superior a unas 20 veces la masa de nuestro Sol. El problema es que los astrónomos han encontrado gran número de estrellas mucho más masivas, hasta 100 veces más que el Sol. ¿Cómo es posible?

Se ha descubierto que la glotonería de las estrellas jóvenes no tiene límites. Los astrofísicos Mark R. Krumholz, Richard I. Klein, Christopher F. McKee, Stella S. R. Offner, Andrew J. Cunningham, describen en “The Formation of Massive Star Systems by Accretion,” Science, Published online January 15 2009 (ArXiv preprint 20 jan 2009, incluye Información Adicional), los resultados de simulaciones tridimensionales mediante supercomputadores que muestran que contradicen las ideas anteriores (el vídeo muestra una de sus simulaciones). Las estrellas al arrancar su motor termonuclear no expulsan todo el gas y polvo que las rodea, por lo que pueden seguir creciendo a su costa.

Las estrellas jóvenes son tan glotonas que canibalizan a sus “hermanas” enanas. Las nubes de gas y polvo protoestalares que no son expulsadas por la estrella joven permiten el crecimiento de pequeñas estrellas (enanas) que no llegan a brillar y son canibalizadas por sus congéneres mayores. Un fratricidio interestelar al más puro estilo de Caín y Abel. La lucha del más fuerte ante el más débil. La gravedad sin escrúpulos.

dibujo20090122snapshotsofananimation4scales

dibujo20090122anothersnapshotsofananimation4scales

El sexo de los mosquitos requiere sincronizar sus zumbidos

Pon el sonido de tu ordenador y podrás escuchar el zumbido de un mosquito macho (a 600 Hz) persiguiendo a una hembra (zumbido más grave, a 400 Hz). En el momento del apareamiento sincronizan sus zumbidos a un armónico común, zumbido más agudo a 1200 Hz. Hasta hace poco se pensaba que los mosquitos no eran capaces de oir frecuencias tan altas. Un estudio que se publicará en Science muestra que el oído del mosquito es sensible a frecuencias hasta 2000 Hz.

El estudio de Lauren J. Cator, Ben J. Arthur, Laura C. Harrington, Ronald R. Hoy, “Harmonic Convergence in the Love Songs of the Dengue Vector Mosquito,” Science, Published online January 8 2009 , se ha centrado en el mosquito transmisor del dengue, Aedes aegypti. Las imágenes del vídeo “a cámara lenta” son de una cámara de alta velocidad, 8 mil fotogramas por segundo, y la pista de sonido es de una grabación independiente (si no se distorsionaría el sonido).

El estudio es curioso por sí mismo, pero yo destacaría una cosa: no se sabe el porqué, pero las hembras se sincronizan mucho peor a la grabación del zumbido de un macho que al zumbido de un macho en vivo y en directo. ¿Por qué será?