El “suicidio” de los lemmings provocado por los humanos y el cambio climático

Este video (el original, no el de youtube) fue el causante del mito (hoax) de que los lemmings se suicidan periódicamente. Los realizadores de Disney siempre han tenido mucha imaginación y forzaron a algunos lemmings a “suicidarse” ante las cámaras (cual Félix Rodríguez de la Fuente que “forzaba” a los animales “actores”, criados por él, a comportarse ante la cámara como el animal salvaje (Félix suponía que) se comporta). No hay constancia científica de que los lemmings se suiciden.

Eso sí, las poblaciones de lemmings muestran un comportamiento periódico (ciclo límite) con superpoblaciones periódicas (que sus depredadores aprovechan para darse un festín). O las mostraban, como nos cuentan Tim Coulson y Aurelio Malo, “Case of the absent lemmings,” News and Views, Nature, 456, 43-44, 6 November 2008 , quienes comentan el artículo de los noruegos Kyrre L. Kausrud et al (12 autores), “Linking climate change to lemming cycles,” Nature 456: 93-97, 6 November 2008 .

Tasa de capturas de lemmings en función del año.

Tasa de capturas de lemmings en función del año.

El lemming noruego (Lemmus lemmus) que vive entre 3 y 4 años presenta hasta 3 camadas al año con hasta 12 crías por camada. Periódicamente (entre 3 y 5 años) presentaba superpoblaciones, que conducían a una escasez de alimentos y a su emigración. ¿Presentaba? En los últimos 15 años las superpoblaciones “periódicas” se han convertido en algo excepcional. ¿Por qué? Algunos investigadores afirman que eran un mito y que ahora que se hacen estudios rigurosos no se observan porque en realidad nunca existieron, como el mito del suicidio popularizado por el vídeo. ¿Realmente es así? ¿Ha pasado algo en las últimas décadas que ha cambiado la etología (comportamiento) de los lemmings?

Kausrud et al. han analizado varias poblaciones de lemmings en los últimos 27 años en Noruega. Sus datos indican que el cambio climático ha cambiado el ritmo de la nevadas y provocado un deshielo que dificulta que los lemmings se alimenten de musgo como debieran (o como les gustaría). De esta forma, las superpoblaciones no se producen (para “desgracia” de sus predadores naturales). El nuevo modelo para la dinámica de las poblaciones de lemmings que han desarrollado Kausrud et al. teniendo en cuenta los efectos del cambio climático explica la ausencia reciente de superpoblaciones de lemmings y se correlaciona bien con los resultados experimentales observados en las poblaciones estudiadas.

Por supuesto, los resultados basados en correlaciones observadas experimentalmente no implican una relación causa-efecto. Los autores lo saben, pero creen que hay “algo” de verdad en lo que han observado e interpretado según su modelo (no en balde, los revisores también lo creen, por eso lo han publicado en la prestigiosa Nature). Su confirmación y el cálculo de los detalles requiere estudios futuros.

No sólo los humanos (de Disney) hemos “alterado” la biología conocida de los lemmings (inventándonos sus suicidios colectivos) sino que también, gracias al cambio climático, parece que hemos alterado su biología de verdad. Los lemmings, de nuevo, un ejemplo “vivo” de la dinámica de poblaciones de libro.

Anuncios

Un pensamiento en “El “suicidio” de los lemmings provocado por los humanos y el cambio climático

Los comentarios están cerrados.