Hombres, mujeres, psicólogos y sus cosas (o el amor y otras pasiones)

La lectura de “Cómo las mujeres manipulan a los hombres” me ha sugerido la lectura de algunos artículos algo más interesantes (al menos para mí) sobre el tema de las relaciones entre parejas estables. Es bien conocido que los hombres cuando buscan pareja prefieren mujeres físicamente más atractivas y que las mujeres por el contrario prefieren parejas masculinas con estado socioeconómico demostrable. ¿Pero realmente los hombres se despreocupan tanto del estado socioecómico (ESE) de sus parejas? El artículo “What do men and women want in a partner? Are educated partners always more desirable?“, Tobias Greitemeyer, Journal of Experimental Social Psychology, 2007, parece indicar que no, pero con una diferencia, los hombres prefieren parejas con menor ESE que ellos (tanto para relaciones “románticas” como para relaciones “esporádicas”), mientras que las mujeres los prefieren con mayor ESE. Estas diferencias son más pronunciadas cuando buscamos relaciones románticas que esperamos sean de larga duración. ¿Pero por qué? Este artículo propone que la razón es sencilla, a los hombres nos gustan más las mujeres “tontas” (¿manipulables?) y como un mayor ESE suele venir acompañado de una mujer con un nivel educativo más alto, nos gustan menos.

Las mujeres manipulan a los hombres, pero los hombres insultan más en la intimidad a sus parejas, lo que puede estar relacionado con la violencia de género. ¿Pero por qué los hombres insultamos más a nuestras parejas (de lo que ellas nos insultan a nosotros)? El artículo “Why do men insult their intimate partners?“, McKibbina et al., Personality and Individual Differences, 2006, trata esta cuestión desde un punto de visto psicológico. Entre el amor y el odio, la diferencia es pequeña. La idea de los investigadores es que los insultos dirigidos a la pareja tienen por objeto ¡¡ retener a ésta durante un mayor tiempo !! Curiosa hipótesis. Insultamos para mantener a nuestras parejas. Quizás lo sorprendente es que ¡¡ ellas se dejen !!

El inventario de cosas que los hombres hacemos para retener a nuestras parejas es sorprendente, “The Mate Retention Inventory-Short Form (MRI-SF)“, Bussa et al., Personality and Individual Differences, 2007, desde la vigilancia (celos) a la violencia (insultos ¿cariñosos?). No sólo es importante selecionar y atraer a una pareja, también es necesario retenerla, y para ello parece que hay que ser “muy macho” (“From vigilance to violence Tactics of mate retention in American undergraduates“, Buss, Ethology and Sociobiology, 1988). Seguramente estos resultados son productos de nuestra sociedad machista (miles de años de machismo) en lugar de resultado de improntas evolutivas desarrolladas durante la evolución primigenia del Homo Sapiens Sapiens (pero es mi opinión, la de un “aficionado”).

La teoría de la evolución de Darwin también se puede aplicar al estudio de la sexualidad humana (“The evolution of human sexuality” Thornhill, Gangestad, Trends in Ecology & Evolution, 1996) y parece que indica que en la dinámica de las relaciones heterosexuales la competición espermática (por conseguir con mi esperma fertilice el óvulo de mi mujer en lugar de que lo hagan otros hombres, dada la ¿infidelidad “natural” de la mujer?) no sólo a nivel fisiológico sino también a nivel psicológico es clave. El artículo no tiene desperdicio. Los estudios sobre la teoría de la competición espermática indica que la cantidad de esperma que eyaculamos crece proporcionalmente al tiempo que ha transcurrido desde la última relación sexual. Más aún, el tamaño de los testículos es mayor en los hombres que pasan menos tiempo con sus parejas que en los hombres que pasan más tiempo con ellas. Los celos en los hombres están relacionados con la defensa de la paternidad, el miedo a la pérdida de la exclusividad sexual. Los celos en las mujeres lo están con la defensa de la pareja y la garantía de la inversión del hombre en ella. Yo no soy experto, pero me parece que los investigadores (hombres) manipulan la ciencia sobre la sexualidad humana y las mujeres manipulan a los hombres en la práctica. 

El sistema solar como un gran laboratorio para la gravedad (o ideas sobre la anomalía de las sondas Pioneer)

Hay muchos problemas todavía por resolver en relación a la gravedad en nuestro universo cercano, nuestro sistema solar (“Is the physics within the Solar system really understood?” Lämmerzahl, Preuss, Dittus, 2006). Entre ellos, destaca la anomalía de las sondas Pioneer, que aparentemente se han estado desacelerando levemente tras abandonar la órbita de Saturno (unos (8.74 ± 1.33)×10^(-10) m/s^2 dirigidos hacia el Sol). La sonda Pionner 10 se debe encontrar a unas 80 UA (unidades astronómicas) y fue contactada por última vez el 27 de abril de 2002, aparentemente ha dejado de emitir; la Pionner 11 se debe encontrar a unas 30 UA y dejo de emitir el 30 de septiembre de 1995. Esta aceleración ha sido observada como un efecto Doppler muy pequeño en las señales que recibimos de la sonda. Efectos similares se han observado en las sondas Galileo (unos (8 ± 3)×10^(-10) m/s^2 a unas 5 UA) y Ulysses (unos (12 ± 3)×10^(-10) m/s^2 a una distancia variable entre 1.3 y 5.4 UA). Muy interesantes es esta presentacion en PowerPoint.

¿Qué puede explicar esta anomalía? Aparentemente, el gas interplanetario o interestelar no explica la anomalía (tendría que ser unos 30 mil veces más denso). La existencia de masas desconocidas en el Sistema Solar (planetas, cometas, o similares) también se puede descartar ya que deberían tener una masa similar a la de nuestra Tierra lo que no es compatible con las mejores observaciones actuales. Otras explicaciones como que el Sol se está acelerando, o efectos locales debidos a la expansión del propio Universo, parece que se pueden descartar también.

Hay muchas posibles explicaciones basadas en la existencia de “Nueva Fïsica”, modificaciones de la gravedad como por ejemplo (“Pioneer anomaly: a drift in the proper time of the spacecraft“, Zaveri, 2008). Sin embargo, no podemos descartar que la anomalía sea debida a causas internas en la propia nave, sólo 65 W de radiación térmica emitida en la dirección correcta basta para explicarla, lo que supone sólo un 3% del calor generado por los generadores termoeléctricos radiactivos (RTG, basados en radioisótopos) que utilizan las Pioneer. Las sondas han emitido información sobre la cantidad de calor que emiten, que se conoce con gran precisión, pero lo que explica la anomalía es la anisotropía en el patrón de esta emisión, algo que aparece en los datos telemétricos recibidos.

“Pioneer Anomaly: Evaluating Newly Recovered Data”, Toth, Turyshev, 2007

¿Pero cómo podemos saber cómo es la distribución de calor emitida por las sondas? La técnica estándar es modelar mediante elementos finitos la sonda y tratar de resolver un problema inverso (“Pioneer Anomaly: Evaluating Newly Recovered Data“, Toth, Turyshev, 2007). Sin embargo, los cálculos requieren conocer la geometría detallada de la sonda y el coeficiente de emisividad infrarroja en todos los puntos de su superficie. Esta información no está disponible, sobre todo por que las propiedades de las superficies pueden haber cambiado mucho debido al envejecimiento de la sonda (con más de 30 años de edad) en el espacio profundo.

“Pioneer Anomaly: Evaluating Newly Recovered Data”, Toth, Turyshev, 2007

Actualmente los resultados explican muy bien los resultados telemétricos enviados por la sonda (como la figura de la distribución de calor en los dos RTG), pero aún así son muy pobres y no permiten explicar completamente la anomalía. Mejoras en estos modelos numéricos parecen muy prometedoras, quizás más que cambios en las leyes físicas de la gravedad. Quizás no necesitamos tantos imitadores de Einstein sino más ingenieros (¿Por qué quiero ser ingeniero?).

Vemos o miramos cuando analizamos un experimento (o quizás el bosón de Higgs de menor masa ya ha sido observado en el LEP2)

En Física son muchos los ejemplos de descubrimientos en los que un investigador ha mirado algo sorprendente y lo ha reportado por primera vez, resultando ser su primer descubridor, pero años más tarde se descubre que en realidad fue visto por muchos otros antes que él (precursores del descubrimiento), quienes no lo reportaron. Él lo miró, los primeros sólo lo vieron.

El LEP2 en el CERN trató de buscar (mirar) el bosón de Higgs, al menos uno compatible con el Modelo Estándar de Partículas Elementales o con el Modelo Minimal SuperSimétrico. Aunque hubo cierta evidencia (por debajo de lo considerable como un descubrimiento) de que había un Higgs con una masa del orden de 115 GeV, actualmente se considera que no es suficiente y que será el LHC también en el CERN quien haga el descubrimiento. Sin embargo, otros modelos “no estándares” permiten la existencia de bosones de Higgs (en casi todos los modelos se requiere más de uno) de masa inferior al límite experimental del LEP2. Quizás hayan visto un bosón de Higgs de masa inferior a 90 GeV, pero como no lo han mirado, les ha pasado desapercibido.

Esta idea apareció en un preprint (“Light MSSM Higgs boson scenario and its test at hadron colliders“, Belyaev et al. 2006) que recientemente ha sido aceptado para publicación en la prestigiosa revista Physical Review Letters. Esto le da suficiente caché como para que sea algo razonable a tener en cuenta. En una variante del Modelo Minimal Supersimétrico (que presenta al menos 5 bosones de Higgs, llamada Next-To-Minimal Supersymmetric Model) es posible la existencia de un bosón de Higgs poco masivo (menor que la masa del bosón vectorial Z, aunque puede llegar a tener una masa máxima de hasta 130 GeV), que puede haber pasado desapercibido entre los datos del LEP2 o en los del Tevatron, ya que interactúa muy débilmente con los bosones vectoriales Z. Hay cierta evidencia teórica (“Neutralino Dark Matter in Light Higgs Boson Scenario“, Asano et al., 2007) de que esta posibilidad es consistente no sólo con los resultados de múltiples experimentos en colisionadores sino también con la abudancia de matería oscura compatible con el Modelo Cosmológico Estándar con Materia y Energías Oscuras.  

Muy interesante es el artículo “A Comparison of Mixed-Higgs Scenarios In the NMSSM and the MSSM“, Dermisek and Gunion, 2007, en el que utilizan estas ideas para sugerir que la escala de ruptura de la simetría electrodébil corresponde a la de la ruptura de la supersimetría, resultando en un Higgs ligero del orden de 98 GeV. Este Higgs (neutro) es poco interesante, ya que el Higgs que genera la masa de los bosones vectoriales W y Z (el realmente predicho por Higgs, Weinberg, Salam y Glashow) es uno de los Higgs (cargado) más masivos (con al menos 130 GeV, que todavía tendría que ser “descubierto” por el LHC).  El artículo anterior complementa muy bien a “A Solution for Little Hierarchy Problem and b –> s gamma“, Kim et al., Physical Review D, 2006.
El grupo de investigación del detector DELPHI del CERN ha escrito un artículo muy recientemente al respecto (“Higgs boson searches in CP-conserving and CP-violating MSSM scenarios with the DELPHI detector“, DELPHI Collaboration, 2008). La mirada a los datos (re-análisis) con énfasis en el sector de Higgs aparentemente no previamente explorado parece indicar que los datos no revelan un exceso significativo con respecto a lo esperado si este bosón de Higgs ligero existe. De esta forma han obtenido límites para las masas de los bosones de Higgs más ligeros compatibles con 8 posibles escenarios (8 versiones de la N-MSSM que conservan la simetría CP) han de ser superiores (en los casos más ligeros) a 82 GeV y (en los menos ligeros) 112.8 GeV. Por ejemplo, el más ligero > 89.7 GeV y el siguiente > 90.4 GeV para varios parámetros razonables del modelo e independientemente de la masa del quark top (supuesta 183 GeV). Por supuesto, como el LEP2 no está actualmente en funcionamiento no es posible concluir que realmente se haya visto (o no) un bosón de Higgs ligero.
El LHC, sin lugar a dudas, nos sacará de dudas. Estos nuevos resultados muestran otros lugares en los que mirar que hace un par de años no habían sido considerados. Quizás todavía queden más lugares inexplorados. Esperemos que el LHC empiece a funcionar a finales de año y que para finales del 2009 ya tengamos los primeros resultados “interesantes”.